nación

Los secretos de la reunión entre el embajador de Cuba y la canciller

El embajador de Cuba, José Luis Ponce, se negó a entregar mayor información sobre el posible atentado terrorista del ELN en Bogotá. Esa actitud sorprendió a las autoridades colombianas.


Este jueves el embajador de Cuba en Colombia, José Luis Ponce, se reunió durante hora y media con la canciller Claudia Blum; el ministro de Defensa, Diego Molano; el comisionado de paz, Miguel Ceballos; y el consejero de seguridad Rafael Guarín. Ponce llegó acompañado de Yoel Marrero, uno de sus colaboradores en la embajada.

El motivo del encuentro fue el memorando que Ponce le entregó a las autoridades colombianas, advirtiendo sobre un posible atentado terrorista del ELN en Bogotá. Como el escrito solo tenía dos párrafos, y no entregaba mayores detalles del supuesto ataque, fue necesario convocar a Ponce para tratar de obtener más información.

Sin embargo, en el encuentro en la Cancillería, el embajador no aportó mayores detalles y no se salió de lo que dijo por escrito en el memorando. Llegó con un escrito, el cual leyó pausadamente. SEMANA conoció que dos cosas llamaron la atención del documento que leyó el diplomático.

En primer lugar se dedicó a recordar durante varios minutos las gestiones de Cuba en el proceso de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc. En segundo lugar, atacó directamente al comisionado Ceballos, a quien calificó de “hostil” y de ser el funcionario que se interpone en el deseo de avanza en la paz.

Este señalamiento generó mucha tensión en la reunión. Ceballos, de manera calmada, le pidió respeto al embajador, mientras que la canciller Blum, que conducía el encuentro, además de pedir respeto para el funcionario colombiano, conminó a Ponce a evitar personalizar las relaciones bilaterales entre Cuba y Colombia.

La molestia de Cuba consiste principalmente en que, por mandato presidencial, Ceballos ha sido contundente en pedirle a la isla que extradite a la cúpula del ELN que permanece protegida en La Habana bajo el argumento del cumplimiento de los protocolos de la mesa de diálogo que se rompió con esa guerrilla hace dos años, tras el atentado terrorista contra la Escuela General Santander, que dejó 22 cadetes muertos.

Aunque la canciller Blum trató por todos los medios de encontrar respuestas en el embajador cubano sobre el posible atentado en Bogotá, no lo logró. En ese sentido se podría decir que la reunión fue estéril, ya que el diplomático se mantuvo en que no revelaría su fuente, lo cual dejó sorprendidos a los funcionarios colombianos, puesto que Cuba, como miembro de la ONU, está en la obligación de dar cumplimiento a la resolución 1373 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, del 2001, publicada después del atentado terrorista contra las Torres Gemelas, en Nueva York.

En dicho documento los países se comprometieron, entre otras cosas, a no alojar terroristas en su territorio, a no financiarlos, a establecer normas internas en cada nación, que los penalicen, y a colaborar con los países que dan una lucha frontal contra el terrorismo y sufren sus estragos, como es el caso de Colombia. Es claro que los países no pueden argumentar causas políticas para no actuar contra los grupos dedicados al terrorismo.

Al terminar la reunión, la canciller leyó un comunicado, en el cual insistió en solicitar la extradición de los miembros del ELN que están en Cuba y anunció que tramitará una petición ante la Cancillería de ese país para tratar de conocer mayores detalles sobre el posible atentado terrorista del ELN en Bogotá. Además, dejó claro que ese grupo constantemente planea ataques en Colombia.

Finalmente, quedan muchas preguntas. ¿Contra quién era el atentado y en qué sector de Bogotá? ¿El embajador recibió la información por parte del Frente de Guerra Oriental o cuál es su fuente? ¿Por qué no se atreve a revelarla? ¿Hasta qué punto no revelarla podría llevar al embajador a estar rayando el Código Penal colombiano? Si un atentado del ELN se llevara a cabo en territorio colombiano, ¿Cuba ahora sí estaría dispuesta a expulsar a la cúpula del ELN de ese país? ¿Quién financia la estadía por tanto tiempo del ELN en Cuba?