Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/17/2018 8:58:00 AM

¿Quién responde por una muerte y un accidente en maratón de Medellín?

En la Maratón de las Flores, que se realizó este domingo 16 de septiembre en Medellín, murió un atleta que, según varios testimonios, no fue atendido oportunamente y un corredor keniano fue atropellado por fallas en el cierre vial. Dos hechos gravísimos en una competencia de esta envergadura.

Nadie explica la muerte y el accidente de dos atletas en maratón de Medellín ¿Quién responde por una muerte y un accidente en maratón de Medellín? Foto: Archivo particular

Yamid Hernández planeaba celebrar al llegar a la meta del kilómetro 21 en la Maratón de las Flores de Medellín, pero cien metros antes, cuando se veía al fondo la llegada, se dio cuenta de que los corredores trataban de sortear una obstáculo, se corrían a la derecha y él hizo lo mismo pero con el rabillo de ojo vio cómo un hombre flaco, de tatuajes en el brazo izquierdo, se tambaleaba como un hombre inexperto parado en una canoa. Vio que el hombre, que minutos después moriría, trataba de sostenerse, así que lo enganchó por el brazo derecho para ayudarlo a cruzar. Otro hombre, lo tomó por el brazo izquierdo. Faltando cincuenta metros Yamid empezó a gritar que necesitaban ayuda porque el hombre —Juan Camilo Arboleda, profesor de la Universidad de Antioquia, 38 años— no aguantaba más, entonces desde el micrófono que un funcionario público usaba para animar a los corredores se pidieron primeros auxilios, pero nadie llegó.

Cruzaron la meta y Juan Camilo Arboleda seguía tambaleándose, quería sentarse, quería tirarse en el separador vial de la Calle San Juan, mientras tanto Yamid seguía pidiendo ayuda médica y de repente apareció una mujer, corredora también de 21 kilómetros, dijo que era enfermera, pidió azúcar, agua, una bebida energizante, oxígeno. Yamid se hizo con la tarea, buscó lo necesario. Calcula que cinco minutos después apareció un paramédico oficial que le ayudó a la enfermera a practicarle a Juan Camilo reanimación inmediatamente. Yamid tomó una foto con su celular. “Fueron cinco minutos porque ese fue el tiempo que pasó desde el momento de llegada hasta la fotografía, eso sin contar con que veníamos pidiendo ayuda unos cincuenta metros antes de cruzar la meta”.

Luego apareció, a lo lejos sobre la Calle San Juan, una ambulancia. Yamid recuerda que estuvo obstruida unos cuantos minutos, no podía ingresar totalmente. Cuando llegó al lugar donde estaba acostado Juan Camilo, el paramédico pidió algunos implementos pero le dijeron que lo tenía que subir. Bajaron la camilla pero las patas se enredaron con el guardabarros del carro. “Todo parecía muy improvisado. Finalmente lo montaron y luego vi en las noticias que de la Alcaldía decían que lo había atendido inmediatamente, eso no es verdad, así no sucedieron las cosas”.

Según la organización de la  Maratón, “Juan Camilo Arboleda Alzate sufrió un desmayo al llegar a la meta, donde fue atendido por parte del personal médico de Vigías Antioquia, entidad de socorro encargada de los servicios de primeros auxilios en la prueba atlética, antes de ser remitido al Hospital General de Medellín, donde resultaron infructuosas las maniobras de reanimación”. Pero la versión oficial no corresponde con lo que se vivió en la meta, con lo que los corredores vieron cuando el animador y Yamid pedían la ayuda inmediata de un equipo paramédico que no apareció inmediatamente.

Martha Henao, directora del Grupo Vigías le dijo a El Colombiano: “El primer grupo de intervención que lo atendió activó el código azul e inmediatamente acudieron los médicos de Vigías y de la ambulancia medicalizada que hizo el traslado. A pesar de la atención brindada en el sitio y corroborada por los médicos del hospital, no se pudo hacer nada más”. Pero Yamid Hernández recalca: “Ya cuando vine a la casa me dio rabia la manera en que dijeron que hicieron todo lo posible, porque no fue así. No lo atendieron inmediatamente. Se perdió tiempo, tiempo muy valioso”.

Pero la Maratón no solo falló a la hora de atender a un hombre con claros síntomas de infarto. También tuvo errores a la hora de cerrar las calles. En un caso que parece irrepetible en otro lugar del mundo, el atleta keniano Joseph Kiprono fue atropellado. Según la organización, todo sucedió por “la violación del cierre vial por parte de un vehículo”, y agregaron que fue atendido con primeros auxilios y luego “trasladado a un centro asistencial de la ciudad, donde a esta hora recibe atención médica”.

Sin embargo, parece que no se trató de un conductor que violó el cierre vial, pues en un video que Gustavo Sepúlveda, quien a esa hora pasaba por la calle 33, donde fue el accidente, y se ve a un solo guarda de tránsito controlando el flujo vehicular en una calle que, en total, tiene seis carriles. Fácilmente se ve cómo conductores de moto y carro tratan de violar el cierre mientras los maratonistas trotan. Sepúlveda escribe en Facebook: “El vídeo anterior, donde están atendiendo al atleta keniano, fue realizado a las 7 y 43 AM. Este fue realizado a las 8 y 03 AM. La secretaria de movilidad aún no montaba un buen operativo para cerrar la avenida 33 (o calle 37, como es su real nomenclatura) y los medios salen a decir que la desafortunada conductora que atropelló al atleta había violado el cierre de la calle”.

Nadie asumió responsabilidades: ni por la falta de atención inmediata y mucho menos por un descuidado cierre vial. Mientras tanto el alcalde Federico Gutiérrez dio un paso en falso en su cuenta de Facebook, donde al mismo tiempo se “entristecía” por la muerte de Juan Camilo Arboleda y sentía alegría porque llegó a la meta de los 21 kilómetros.

El mensaje muy criticado en redes sociales por su falta de empatía, por su falta de tacto, dice: “Tantos sentimientos encontrados en la carrera @maratonmedellin. Me entristece la muerte de Juan Camilo Arboleda uno de los corredores de la categoría #21k. La muerte no debe ser noticia en estos eventos deportivos, justamente cuando corremos es por la vida. El otro corredor de la categoría #42k que tuvo un accidente, está siendo atendido y será dado de alta en unas horas. Yo mismo estoy pendiente de estos casos. Fuimos más de 15 mil participantes. Al mismo tiempo siento la alegría y la emoción de llegar a la meta una vez más. Fueron #21K que corrí con el alma. Además nada mejor que mejorar tu propio tiempo. Llegué en 1 hora 48 min 40 seg. Me gustan los espacios en los que todos somos iguales”.

Por ahora, nadie da explicaciones convincentes de una competencia de categoría internacional, las respuestas sobre si hubo negligencia en la atención médica y en el cierre de vías estarían en las cámaras de seguridad que la alcaldía de Gutiérrez ha instalado en estos últimos tres años por las principales calles de Medellín, pero esa no parece ser una posibilidad.  

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1946

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.