nación

Por falsos positivos, general (r) Leonardo Barrero entregó su versión ante la JEP

La Jurisdicción Especial para la Paz investiga la muerte de más de 200 personas que fueron presentadas como abatidas en combate.


La Sala de Reconocimiento de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), en el marco del Caso 03, “Muertes ilegítimamente presentadas como bajas en combate por agentes del Estado”, las ejecuciones extrajudiciales, también conocidas como falsos positivos, recibió la versión voluntaria, en el marco del Caso 03, del general (r) Leonardo Alfonso Barrero Gordillo, quien fue comandante general de las Fuerzas Militares en 2013.

La diligencia se inició el pasado 30 de abril y se desarrolló por medios virtuales, garantizando la participación de las víctimas. En el Caso 03 se han acreditado 939 víctimas y se han desarrollado 434 sesiones de versión voluntaria con 370 comparecientes. Cinco representantes de diversas organizaciones de víctimas intervinieron en la diligencia, de acuerdo con las reglas establecidas en el Auto 080 para el Caso 03.

Con esta versión voluntaria, la Sala de Reconocimiento avanza en la instrucción del subcaso Casanare, en el que se están estudiando más de 220 presuntas muertes ilegítimamente presentadas como bajas en combate por la Brigada XVI, que habrían ocurrido entre 2005 y 2008 en municipios de Casanare; Pisba, Pajarito y Labranzagrande, Boyacá; Tame, en Arauca; Barranca de Upía, Meta, y Paratebueno, Cundinamarca. Sobre este subcaso, la Sala deberá determinar los hechos y conductas, y llamar a reconocer a aquellos que tuvieron las máximas responsabilidades. Durante el año 2005, el entonces coronel Barrero Gordillo se desempeñó como comandante de la Brigada XVI.

El general (r) Leonardo Alfonso Barrero Gordillo es el undécimo oficial de alta graduación que es convocado a rendir su versión ante la JEP. Como lo había informado la Jurisdicción previamente, ha podido escuchar a generales en retiro, excomandantes del Ejército Nacional, comandantes de División, de la Brigada XVI, de la Brigada 30, antiguos miembros del Estado Mayor de la Brigada XVI, además de ejecutivos y segundos comandantes de diferentes batallones.

El general retirado Leonardo Barrero
El general retirado Leonardo Barrero - Foto: Diana Sánchez

En 2014, SEMANA reveló que el general retirado Leonardo Barrero, entonces comandante de las Fuerzas Militares, tuvo comprometedoras conversaciones con un coronel detenido por falsos positivos. Las comunicaciones en las que el alto oficial conversó ocurrieron entre los años 2012 y 2013, cuando se desempeñaba como jefe del Comando Conjunto de Occidente, una de las unidades más importantes del Ejército. El alto oficial conversó con el coronel Róbinson González del Río, quien fue detenido y sindicado por un caso de falsos positivos.

En las comunicaciones, el hoy general retirado sabía que estaba llamando y recibiendo llamadas desde el celular de un preso que no debería tener ese tipo de aparatos en la cárcel. Es evidente que los dos oficiales son cercanos, a tal punto que el coronel González tiene dos de los números que usa el general, incluido su celular personal. En otros audios, incluso una mujer que trabajaba en el propio Ejército al momento de este informe, acudió al coronel preso para que le ayude a ubicar al general. Esa cercanía se nota también en que el general acepta y realiza los favores que el detenido coronel le solicita.

No menos polémico es que el general se refirió en términos despectivos y vulgares a los fiscales que investigan a sus subalternos por falsos positivos e incluso les sugirió que “se organicen como una mafia” para denunciar a los fiscales. Como si todo lo anterior fuera poco, en otras grabaciones el coronel González habló de la consecución de millonarios contratos del Ejército y mencionó la supuesta anuencia de generales.

El general Barrero nació en 1960 en Ibagué (Tolima) y en 1975, con apenas 15 años, ingresó a la Escuela Militar de Cadetes General José María Córdova. Luego de conseguir el ascenso a subteniente inició una carrera a lo largo y ancho del país en diferentes cargos.

Antes de ser comandante del Comando Conjunto del Suroccidente, había sido jefe de Operaciones Conjuntas del Comando General de las Fuerzas Militares. Fue comandante de la Tercera División, de la Sexta División, de la Vigésima Novena Brigada y de la Séptima Brigada. También estuvo al frente del Batallón de Infantería No. 38 ‘Miguel Antonio Caro’, del Batallón de Infantería No. 8 ‘Batalla de Pichincha’ y del Batallón de Infantería No. 33 Batalla de Junín.