Tendencias

Home

Nación

Artículo

Invierno en Bogotá.
Foto Guillermo Torres Reina / Semana
Invierno en Bogotá. Foto Guillermo Torres Reina / Semana - Foto: Semana.

bogotá

¿Por qué llueve tanto en Bogotá y hasta cuándo durará este fenómeno?

Las lluvias recientes han generado inundaciones en las principales vías de la ciudad y caída de árboles que generan riesgo en la movilidad de los ciudadanos.

La capital del país ha sido fuertemente impactada por la primera temporada de lluvias del año, que comenzó a consolidarse en la primera semana de marzo y que, según el Ideam, podría extenderse hasta mayo, como parte del fenómeno de La Niña.

Tan solo este martes se generaron diferentes tipos de emergencias que colapsaron el tránsito de la ciudad. La principal se generó en la carrera 30 con calle 7, en donde producto de las lluvias y la acumulación de residuos en los sistemas de alcantarillados se generó una inundación que detuvo el tráfico y dejó atascados varios vehículos, que quedaron parcialmente cubiertos por las aguas.

“Queremos poner en conocimiento de toda la ciudadanía que frente a las altas precipitaciones que se presentaron hoy en la ciudad, tuvimos alguna situación de empozamientos. Tal vez el más importante de ellos [fue] el de Avenida NQS con 7. A partir de esa situación, nuestros hombres y mujeres en vía se volcaron a ayudar a todos los actores viales que en ese momento quedaron atrapados en dicho lugar”, señaló el coronel Héctor González, jefe de la Seccional de Tránsito y Transporte de la Policía de Bogotá.

Las lluvias constantes seguro lo han hecho cuestionarse por qué está haciendo tanto frío en Bogotá y a qué se deben estas emergencias.

En primer lugar, parte del territorio nacional está viviendo los impactos del fenómeno de La Niña, por lo menos en 14 departamentos según han registrado las autoridades. Esto hace que los días estén parcialmente nublados, tengan lluvias sectorizadas y se produzcan tormentas eléctricas. Los fenómenos, junto con las corrientes de vientos que se generan en la costa Pacífica, hacen que la sensación térmica sea mayor y el frío en la capital se sienta mucho más.

En segundo lugar, las lluvias generan más humedad en la ciudad, y según Alexánder Martínez, meteorológo del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) en marzo “se sube la zona de confluencia intertropical más hacia el centro del país, lo cual hace que haya mayor nubosidad y comienza a variar la temperatura, porque si hay mayor nubosidad hay menos entrada de radiación solar”.

El Ideam ya había pronosticado una condición de lluvias por encima del promedio para el mes de marzo y cercana a la normalidad en los meses de abril y mayo, según su más reciente informe.

Asimismo, la entidad habló de importantes volúmenes de precipitaciones en los departamentos andinos y en sectores de las regiones Pacífica y Amazónica. “Continúa la presencia del fenómeno de La Niña que se mantendría hasta mitad de año, aumentando volúmenes de lluvias en el país”, señaló el Ideam.

La primera temporada de lluvias, según los pronósticos, podría extenderse hasta mayo, y aun en junio, podría permanecer un coletazo de las lluvias, aunque ya no en todo el territorio nacional.

¿Qué pasará después de junio?

Para los siguientes tres meses (junio, julio y agosto), el Ideam proyecta que “existe una incertidumbre frente a la predicción, ya que sus probabilidades de ocurrencia no son muy altas. No obstante, para el trimestre consolidado correspondiente a junio, julio y agosto, en principio se presentaría con valores cercanos a los registros históricos en gran parte del territorio nacional, excepto en el centro de la región Pacífica, altiplano cundiboyacense y trapecio amazónico, donde las precipitaciones podrían excederse entre un 10 % y 20 % con respecto a la climatología de referencia”.

Por el contrario, se podrían presentar déficits de lluvias entre un 10 % y un 20 % sobre el archipiélago de San Andrés y Providencia, en el centro-sur de la región Pacífica y a lo largo de los piedemontes de los Llanos Orientales y la Amazonia.