política

Que soldados y policías usen sus armas para defenderse, la propuesta de Uribe que no cayó bien

El expresidente lanzó la propuesta tras los desmanes de vándalos contra la fuerza pública y los destrozos en Cali y otras ciudades, pero la oposición le cayó encima.


Los policías atacados e irrespetados por los vándalos durante las manifestaciones de la semana en el país llevaron al expresidente Álvaro Uribe a lanzar una propuesta este viernes que generó reacciones en su contra. La oposición se le vino encima y rechazó su idea.

“Apoyemos el derecho de soldados y policías de utilizar sus armas para defender su integridad y para defender a las personas y bienes de la acción criminal del terrorismo vandálico”, propuso.

Aunque las imágenes del uniformado del Esmad de la Policía afectado con fuego por algunos vándalos, entre otros ataques cuestionables, develan la magnitud de la agresividad de los protestantes contra la fuerza pública, la idea de Uribe tiene de largo como de ancho.

Lo suficiente para que el expresidente escribiera otro trino aclarando su inicial propuesta: “me critican mucho porque de presidente permití las marchas, pero acompañadas del Ejército en las aceras urbanas, sin vandalismo. Se marcha por bermas de carreteras sin afectar a la ciudadanía. El Ejército cuidaba al marchante y al transeúnte. “Libertad y Orden”.

“Las armas del Estado no pueden usarse para aplastar a la población”, respondió el secretario de Gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez, quien siempre ha tenido diferencias ideológicas con el líder de Centro Democrático. “En un Estado de derecho un vándalo y un criminal también tienen derechos, incluido el debido proceso y el uso desproporcional de la fuerza. A ellos se les captura y se les judicializa, no se les dispara”.

El exjefe negociador de Paz con el ELN, Álvaro Leyva Durán, tildó la idea de Uribe como draconiana y peligrosa. “Una barbaridad, hoy los tiempos son otros, los fusiles del Ejército no tienen porqué ser utilizados para controlar las marchas cívicas”, resaltó en un video que divulgó a través de su red social Twitter.

Leyva también aseguró “que al presidente le falta criterio cuando se trata de temas tan delicados, el Ministro de Defensa es una novato y los colombianos, en su inmensa mayoría, no tienen idea quién es el Ministro del Interior”.

Ángela María Robledo, contradictora aguda del exmandatario, resaltó que desde su finca, “Álvaro Uribe prácticamente pide romper el orden constitucional y abrir fuego contra todos los manifestantes. Esta ya no es una dictadura blanda, asistimos a un golpe policial contra la población civil”.

Por su parte, el exconcejal del Partido Verde, Julián Rodríguez afirmó que el exmandatario está dando la orden desde el Ubérrimo de atentar contra la ciudadanía con las armas del Estado. “No solo está envalentonando a los uniformados a romper su mandato constitucional de protegernos, sino que está avivando el actuar paramilitar en el país”.

Uribe volvió a referirse al tema en un nuevo trino y aclaró ”que hemos apoyado el desarme de civiles con casos muy excepcionales, pero no puede permitirse que también desarmen a las instituciones legítimas obligadas a proteger a las personas y bienes. No puede negarse el derecho a un policía de defender su integridad”.

La propuesta de Uribe no cayó bien, así el exmandatario la haya aclarado en dos siguientes trinos. Tampoco generó algún tipo de comentario del ministro de Defensa, Diego Molano, ni del director y comandante de la Policía y Ejército en Colombia.