política

“Quizás, quizás” y otros sarcasmos y cinismos de Santrich

El líder guerrillero abatido en territorio venezolano utilizó cantos, juguetes y sátiras para amenazar y enviar mensajes al país.


Jesús Santrich se había convertido en uno de los guerrilleros más reconocidos de la nueva disidencia de las Farc, uno de los hombres que usó la sátira y el sarcasmo para burlarse del país, uno de los subversivos que dividió judicialmente a Colombia y que logró que su nombre le diera la vuelta al mundo.

Santrich, abatido al parecer en enfrentamientos por grupos armados en Venezuela, según conoció el país este martes, utilizó su discurso y sus canciones cargadas de burla para no pasar de agache en la Nueva Marquetalia, o el nuevo grupo disidente que lidera Iván Márquez y Óscar Montero, alias ‘El Paisa’.

Uno de los episodios más recordados de este hombre, la mano derecha de Márquez, ocurrió durante la instalación de los diálogos de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc a finales de 2012. Allí, la prensa internacional le preguntó si la guerrilla respondería a las víctimas y Seuxis Pausias Hernández respondió cantando: “Quizás, quizás, quizás”. Su comentario generó reacciones, las víctimas se ofendieron, mientras la derecha atacó el inicio del proceso de negociación.

Santrich- buscado por las autoridades colombianas y de Estados Unidos- pidió excusas a sus víctimas por su respuesta en 2019. “Perdón por el daño que hubiese causado por aquel comentario que hice en octubre de 2012…”.

En marzo de 2021, en una de sus últimas apariciones, se le vio en un video vestido de camuflado, armado, con una gorra, gafas oscuras, sin varios de sus dientes, en la selva y subido en un carro de juguete desde donde amenazó a la directora de SEMANA, Vicky Dávila, y la periodista Claudia Gurisatti.

“Dávila, aquí te mando para que actualices el archivo de SEMANA”, dijo mientras permanecía subido en su juguete.

Ese video intimidatorio lo cerró con la canción de fondo El Reloj, específicamente con la frase donde decía: “reloj no marques las horas porque voy a enloquecer. Ella se irá para siempre. Cuando amanezca otra vez”.

Las imágenes estaban acompañadas de una caricatura elaborada por el propio ex guerrillero con fecha 1 de septiembre de 2020 donde cuestionaba la intervención de Estados Unidos en Colombia.

El fallecido subversivo también amenazó desde Venezuela al presidente Iván Duque. En un video conocido por la prensa, le dijo: “Memento mori, Duque. A todo procusto le llega su deseo, es decir que a todo marrano gordo le llega su diciembre. Nos vemos”.

Santrich puso en jaque al país y a la administración del fiscal Néstor Humberto Martínez, quien tras varias investigaciones y videos probó que el exguerrillero seguía en el negocio del narcotráfico luego de la firma de los acuerdos de paz, hecho que desató un tsunami jurídico entre organismos de seguridad y marcó divisiones entre la Casa de Nariño, la Fiscalía, las Cortes y la JEP que tranzaron casi una disputa entre quién debería investigarlo. Y posteriormente, sobre la aprobación de su extradición hacia Estados Unidos.

Sin embargo, mientras en Colombia se debatía su suerte jurídica, después de su captura y su puesta en libertad, el exjefe guerrillero escapó del país por la Guajira, se refugió con Iván Márquez en Venezuela y desde allá empezó una andanada contra las instituciones y figuras políticas del país con un tono desafiante y sarcástico hasta encontrar su muerte.