justicia

Tribunal declara improcedente tutela con la que Álvaro Uribe pretendía tumbar la imputación en su contra

El proceso deberá seguir a la fase de acusación, tal y como lo había determinado el juez Cuarto Penal del Circuito de Bogotá.


El proceso de Álvaro Uribe estaba pendiente de la resolución de un recurso judicial que era clave para el caso. Como se sabe, el expediente del expresidente fue traslado de la Corte Suprema a la justicia ordinaria. Por cuenta de esa decisión, que fue tomada por la misma Corte después de la renuncia al Senado de Uribe, el exmandatario recuperó su libertad luego de que su abogado solicitara la revocatoria de la medida de aseguramiento. Su argumento fue que en el proceso de la Corte no se presentó una formulación de imputación, que es un requisito necesario para decretar una detención preventiva. En ese momento, la jueza accedió a esa petición y dejo libre al expresidente.

Lea la tutela

Tutela Uribe by Semana on Scribd

Esta decisión, sin embargo, fue apelada por los apoderados de las víctimas y por eso fue revisada por el juez Cuarto Penal del Circuito de Bogotá. El funcionario confirmó la libertad de Uribe, pero señaló un dato procesal clave. En su providencia aseguró que debía entenderse que el expresidente ya había sido imputado en el proceso y, por lo tanto, la Fiscalía debería decidir en el término legal si presentaba una acusación en su contra.

Por cuenta de esa decisión, la Fiscalía tenía que decidir en un término que se vence en el próximo mes de febrero si acusa o precluye la investigación a favor el expresidente. En los últimos días, el exmandatario –por intermedio de sus abogados– presentó una acción de tutela que buscaba tumbar esa decisión para que el proceso pudiera reiniciarse totalmente en la Fiscalía.

En los últimos días había mucha expectativa por la decisión que pudiera tomar el tribunal. La razón es que si le concedía la acción de tutela, el proceso habría tenido que volver a iniciarse y no arrancar en una etapa de imputación, ad portas de la acusación.

Finalmente, el Tribunal decidió declarar improcedente la tutela. Los magistrados consideraron que no se configuraba el requisito de subsidiaridad, esencial en una acción de esta naturaleza, porque el proceso del expresidente está en curso y por lo tanto sus argumentos podrían analizarse directamente en el trámite del mismo.

El tribunal analizó jurídicamente esta pregunta. “¿Vulneró el Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Conocimiento de Bogotá los preceptos del debido proceso y defensa del ciudadano Álvaro Uribe Vélez, al determinar que tiene la calidad de imputado, cuando equiparó la indagatoria de la Ley 600 de 2000 con la formulación de imputación de la Ley 906 de 2004?”.

En ese estudio, lo primero que se recordó es que la Corte Constitucional ha establecido tres escenarios en los cuales resulta procedente la tutela: el primero, cuando no exista otro mecanismo de defensa judicial; el segundo, se configura en el evento de que aquel exista, pero la intervención del juez constitucional es necesaria para evitar la consumación de un perjuicio irremediable; y el tercero, en situaciones que los mecanismos de defensa judicial no resultan idóneos o eficaces para lograr la protección de los derechos presuntamente conculcados, caso en el cual procederá de manera definitiva.

Con base en estos argumentos, el Tribunal concluyó que cuando “el proceso aún se encuentra en trámite, la intervención del juez constitucional está vedada, toda vez que la acción de tutela no constituye un mecanismo alternativo o paralelo para resolver problemas jurídicos que deben ser resueltos al interior del trámite ordinario, salvo que se esté ante la posible configuración de un perjuicio irremediable; es más, en los eventos que la actuación hubiese culminado, se deben interponer y agotar los medios de defensa que se encuentran previstos en el ordenamiento jurídico”.

Así las cosas, el magistrado determinó que no debe “ser posible que el juez de tutela suplante a los funcionarios competentes para exponer cuestiones que todavía son objeto de debate”. Con estos argumentos le negó al expresidente su petición.

El caso sigue su curso y la Fiscalía deberá decidir si presenta o no la acusación en las próximas semanas.