nación

Barranquilla: con millonaria inversión empieza la recuperación del agua en la ciénaga de Mallorquín

Las actividades iniciarán en 15 días. El propósito es optimizar la calidad del recurso hídrico y aumentar la disponibilidad de agua necesaria para el desarrollo de los ciclos biológicos de las especies de flora y fauna.


Por medio de un proceso de biorremediación con microalgas, la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA) y el Distrito de Barranquilla inician en dos semanas el proyecto de recuperación de la ciénaga de Mallorquín, con el cual mejorarán las condiciones fisicoquímicas y microbiológicas del cuerpo de agua.

La biorremediación es un proceso que consiste en eliminar contaminantes y toxinas del suelo y el agua con el uso de organismos vivos, en este caso con microalgas.

La bióloga Ayari Rojano, asesora en temas de recurso hídrico de la CRA, explicó que el proceso consiste en la extracción de microalgas de la misma ciénaga para su procesamiento.

“Actualmente la ciénaga presenta altos niveles de contaminación. El uso de microorganismos, como las microalgas, es capaz de disminuir las concentraciones de los contaminantes que se encuentran en este humedal. Las microalgas son obtenidas de la misma ciénaga (nativas) y son llevadas a la planta de producción (ficocultivo) para su bioacumulación acelerada. Posteriormente, son arrojadas a la ciénaga para que realicen su proceso ficorremediación de los contaminantes”.

Estos contaminantes son convertidos en nitrógeno y fósforo (energía), nutrientes que necesitan para su crecimiento. “Esto significa que el proceso de descontaminación puede ser exponencial”, señaló Rojano. El proceso de recuperación de la calidad del agua será evidente por medio de los análisis de laboratorio y monitoreos que se realizarán en el humedal. “Desde el punto de vista organoléptico, esto presentará una mejoría en el olor y color del agua. Y a su vez mayor posibilidad de crecimiento de especies nativas como son los moluscos y peces”, puntualizó la experta.

Con una inversión que supera los 7.000 millones de pesos de la CRA, la entidad está al frente del proyecto que tiene dos finalidades: una ambiental y otra de carácter social, buscando, en principio, optimizar la calidad del recurso hídrico y aumentar la disponibilidad de agua necesaria para el desarrollo de los ciclos biológicos de las especies de flora y fauna.

Asimismo, buscará restituir las aguas de la ciénaga de Mallorquín para contacto primario, lo que permitirá el acceso de los bañistas y mejorará las condiciones para la fuente de trabajo y alimentación en más de 300 familias que históricamente han derivado sus recursos económicos y su propia manutención del recurso hidrobiológico en este ecosistema.

Al final, las aguas recuperadas quedarán integradas al megaparque ecológico que el Distrito construye en el complejo de mangles, el tren turístico y la playa de Puerto Mocho.

El alcalde Jaime Pumarejo Heins señaló que este proceso se lleva a cabo en el marco de la iniciativa global de biodiverciudades, que lidera Barranquilla. “Estamos recuperando de manera integral este pulmón de la región y todo el planeta”, dijo el mandatario, al recordar que mientras la desaparición de estos ecosistemas de manglares son una preocupación en el mundo, “en Barranquilla los acogemos, protegemos y consentimos”.

Para el director de la CRA, Jesús León Insignares, la recuperación de este sistema reviste gran importancia ecológica para el Distrito de Barranquilla y la región: “Hoy queremos anunciar, junto con el Distrito de Barranquilla, que en 15 días iniciarán las actividades de recuperación ambiental de la ciénaga de Mallorquín. Este es un gran paso que permitirá no solo mejorar la calidad del agua, sino que, además, tendrá un impacto sobre todo el ecosistema, sus condiciones para el sostenimiento y el equilibrio de las poblaciones naturales que tienen su hábitat en este importante cuerpo de agua”, dijo León Insignares.