Home

Cali

Artículo

Salomé Burbano Delgadillo, investigadora de la Universidad Nacional de Colombia.
Salomé Burbano Delgadillo, investigadora de la Universidad Nacional de Colombia. - Foto: Instagram @burbano.salome

nación

El impactante relato de una investigadora de la Universidad Nacional que asegura haber sido abusada sexualmente por un profesor de la Universidad del Valle

Salome Burbano Delgadillo afirma que el docente abusó de ella, en Cali, después del lanzamiento de un libro.

En un video difundido en sus redes sociales, Salome Burbano Delgadillo, investigadora de la Universidad Nacional de Colombia, denunció haber sido abusada sexualmente por un reconocido miembro de la Universidad del Valle, en Cali.

Relata detalladamente que la agresión ocurrió el 14 de octubre, cuando se desplazó a la capital del Valle del Cauca para asistir al lanzamiento de un libro del cual es coautora. Este evento, asegura, fue organizado por su presunto violador, el directivo y profesor Luis Alberto Pérez Bonfante.

“Es uno de esos profesores que sobreabundan en las universidades, que están llenos de títulos de doctor, pero que no respetan a las mujeres, que se aprovechan de sus posiciones de poder y del control de los espacios para abusarnos sexualmente”, asegura Burbano.

De acuerdo con su relato, después del lanzamiento del libro decidió ir a cenar y celebrar en compañía de Pérez y otros autores. Luego de unos tragos durante el agasajó, dice, perdió la consciencia. Cuando la recuperó, estaba en un lugar desconocido.

La investigadora contó lo que ocurrió después y dio a conocer las razones que la llevaron a concluir que había sido víctima de abuso sexual: “Amanecí en un cuarto totalmente desconocido para mí. Estaba sin mi ropa, únicamente con mi panty. Me sentía mal, desconcertada, tenía miedo y físicamente mi cuerpo no respondía muy bien, intenté buscar mi celular por todos lados, pero no lo tenía conmigo, encontré mi vestido y me lo puse, después entró mi agresor y tuve más miedo, porque supe donde estaba, estaba en la casa de un tipo que hasta el día anterior no conocía personalmente”.

Continúa diciendo “él me dijo que, como estaba tan mal la noche anterior, había decido no sé quiénes, que lo mejor era que me quedara en su casa, aquí me pregunto por qué si todos sabían que en esa ciudad había familia esperándome. Me dijo que como había vomitado, cosa que no pude corroborar porque mi vestido no tenía mancha alguna de vómito, había decido quitarme la ropa y me reafirmó que había dormido desnuda. Ahí ya no era yo, estaba enajenada, muerta del susto. Me pasó una camiseta suya para que me la pusiera y, con mucho miedo, obedecí y me la puse”.

Empezó a tocarme la pierna, se metió por debajo de la camiseta, recorrió mi torso, mi cintura y llegó hasta debajo de mis senos. Ese fue el peor momento de mi vida. Cuando pude hablar de eso, estando en Bogotá con mis padres y mi hermana que es enfermera, ella me preguntó si aparte del abuso que era evidente por los tocamientos y porque me quitó el vestido, yo había encontrado algún signo en mi cuerpo que me hiciera pensar sobre una posible violación, ahí caí en cuenta que ese día, en la casa de mi agresor, cuando entré al baño y me bajé los panty, encontré el protector lleno de una sustancia que no era flujo vaginal y que el olor de mi vagina había cambiado por uno completamente fétido. En ese momento todo era más claro, el abuso era evidente”.

Asegura que llamó a uno de los autores que estuvo en el evento en busca de respuestas y que este le confirmó que, junto a otras personas, habían decido llevarla con su familia, por lo cual acaba de entender cómo acabó en la casa del docente de la Universidad del Valle.

La mujer afirma que pese a la tristeza que la invade y a sabiendas de las implicaciones de su denuncia, decidió hablar porque las preguntas que se ha hecho desde el 14 de octubre se llevaron su paz y amor propio. “Esto no me está dejando vivir”, reflexiona.

Burbano dijo que su caso ya está en manos de la Fiscalía General de la Nación y pidió al Gobierno Nacional, al Ministerio de Educación y las universidades a darle garantías en su caso y a proporcionar espacios libres de abusos sexuales. “Le pido a la sociedad que nos crea en estos procesos y no nos juzgue”, concluyó.

¿Qué dice la universidad?

La Universidad del Valle, se pronunció a través de un comunicado, firmado por el rector, Edgar Varela Barrios, en el que indicaron que tuvieron conocimiento de las denuncias en donde resultaba implicado “el profesor de la facultad de ciencias de la administración y jefe del departamento de administración y organizaciones, Luis Alberto Pérez Bonfante”.

“Ya hemos remitido los videos y solicitado que la oficina de control disciplinario único de nuestra universidad formaliza de manera inmediata una investigación disciplinaria contra el profesor Pérez Bonfante, tomando como referencia la citada denuncia”, dice el escrito.

Destacaron que el profesor tendrá como cualquier otro implicado en denuncias y procesos legales su oportunidad de defenderse, pero que son “cero tolerantes” con denuncias de este tipo.

“Estaremos muy atentos, desde la dirección universitaria, para que este proceso disciplinario avance con toda la celeridad necesaria. Manifestamos que Univalle ha tenido una política firme en este campo, expresada en numerosas acciones que incluso involucran expulsiones, suspensiones y la apertura de procesos disciplinarios contra miembros de la comunidad universitaria que han sido acusados de cometer este tipo de acciones”, concluye el pronunciamiento.