investigaciones

Regaño de la Corte por intentar revivir caso contra Nancy Patricia Gutiérrez con un falso testigo

Los magistrados del Alto Tribunal hicieron un fuerte llamado de atención contra la Sala de Justicia y Paz de Bogotá. Aseguran que el desmovilizado que declaró contra la exministra, además de mentir, volvió a delinquir e intentó inducir al error a la justicia con sus declaraciones.


La Corte Suprema de Justicia acaba de ponerle punto final a una investigación que intentó revivir el fantasma de la parapolítica para la exministra y ahora consejera presidencial para los Derechos Humanos Nancy Patricia Gutiérrez.

Con un fuerte llamado de atención a los magistrados del Tribunal Superior de Justicia y Paz, la Corte Suprema de Justicia expulsó al exparamilitar Luis Alberto Medina Salazar, alias ‘el Negro Julio’, cuya declaración a pesar de estar suficientemente desacreditada intentó ser usada para desarchivar un caso que está clausurado para la justicia en contra de Gutiérrez.

El origen de este lío jurídico fue una decisión del Tribunal de Justicia y Paz que se negó a quitarle los beneficios al Negro Julio, al considerar que su versión contra la exministra podría ser corroborada con la que también rindieron otros dos desmovilizados. Los magistrados de Justicia y Paz no tuvieron en cuenta que fue la misma Corte Suprema de Justicia la que encontró graves inconsistencias en la declaración de este exintegrante del bloque Tolima de las AUC y que por cuenta de una petición hecha por ellos mismos fue condenado como falso testigo en el año 2017. De hecho, el mismo Medina Salazar aceptó los cargos.

La Sala de Justicia y Paz intentó darle un reversazo a la actuación de la justicia manteniéndole los beneficios a Medina, quien en un lapso de 12 años se negó a comparecer con la verdad y la reparación de las víctimas. “Se negó reiteradamente a comparecer por hechos ocurridos hace más de 12 años, no ha confesado los crímenes cometidos, develado el accionar del grupo ilegal al que perteneció, informado la ubicación de los desaparecidos, entregado bienes para la reparación de las víctimas y, en general, no ha contado la verdad de su accionar ilegal, como lo certificó la Fiscalía que lleva el caso", cuestionó la Corte.

Según la versión del desmovilizado, asistió a una reunión en diciembre de 2001, en la que el bloque Tolima supuestamente acordó otorgar apoyo a la candidatura de la exsenadora. También dijo haber recibido órdenes de un comandante para conminar a políticos regionales y distintas personas para apoyar dicha campaña. Esta declaración la entregó en el año 2013 y resultó estar plagada de inconsistencias y mentiras para los magistrados de la Corte Suprema de Justicia que escucharon a alias el Negro Julio. “En evidente desafío de su compromiso de aportar verdad, compareció ante la Sala de Casación Penal a declarar bajo la gravedad del juramento información carente de veracidad”, señaló el máximo tribunal penal.

Corte Suprema de Justicia
"(El Tribunal de Justicia y Paz) no podía controvertir y desconocer una sentencia en firme en la cual se declaró, tras admitirla el propio implicado, la responsabilidad penal del postulado Luis Alberto Medina Salazar por los cargos de falso testimonio y fraude procesal,"

Producto de estas irregularidades advertidas por la Corte Suprema, el 31 de marzo de 2017 el Juzgado 50 Penal del Circuito de Bogotá condenó a Medina –previa confesión de culpabilidad– como autor de falso testimonio y fraude procesal. Con esta condena, Medina tenía que quedar automáticamente expulsado de todos los beneficios de pena alternativa de ocho años por volver a delinquir. No obstante, el tribunal de Justicia y Paz intentó hace unas semanas darle un nuevo vuelco al caso.

“(El Tribunal de Justicia y Paz) no podía controvertir y desconocer una sentencia en firme en la cual se declaró, tras admitirla el propio implicado, la responsabilidad penal del postulado Luis Alberto Medina Salazar por los cargos de falso testimonio y fraude procesal”, advirtió la Corte. Además, advierten que “resulta incomprensible” el hecho de que se intente desconocer la doble presunción de acierto y legalidad el fallo del juzgado que lo condenó como falso testigo.

“Algunos desmovilizados de los grupos organizados al margen de la ley han acudido al proceso transicional, no para cumplir lealmente el compromiso de verdad que adquirieron al candidatizarse a los beneficios de la Ley de Justicia y Paz, sino para continuar con su proceder delictivo. Unos se han atribuido delitos que no cometieron para dejar a salvo a los verdaderos autores. Otros han acusado falsamente a personas de participar en crímenes o han ocultado la identidad de autores y partícipes, prevalidos de que la pena máxima que obtendrían sería de 8 años de prisión sin importar el número de delitos que reconozcan”, cuestionó la Corte.

Así las cosas, la Corte Suprema de Justicia acaba de revocar esa compulsa contra la exministra Nancy Patricia Gutiérrez y ordenó la expulsión inmediata de Medina de cualquier beneficio. Esta directriz vino acompañada de un regaño para los magistrados de Justicia y Paz que excedieron sus funciones para darle fuerza a un caso que está cerrado.