entrevista

“Muchas veces no somos conscientes de las brechas entre hombres y mujeres”: presidenta de J.P. Morgan en Colombia

La ejecutiva Ángela Hurtado propone la regulación de licencias de maternidad y paternidad, de acceso a la salud reproductiva, entre otras, para cerrar brechas de desigualdad. La propuesta forma parte del proyecto Women Working for the World.


SEMANA: Usted, que viene de un mundo que históricamente ha sido manejado por hombres, como es el de la banca, ¿cómo siente que está el debate de la equidad de género?

Ángela Hurtado (A.H.): Yo creo que está empezando a coger fuerza el tema de la equidad de género. Creo que si bien ha estado presente en algunos escenarios, solamente hasta ahora lo estamos haciendo de una forma mucho más consciente, proactiva, conjunta entre distintos actores de distintos sectores, y creo que eso es lo que va a marcar la diferencia.

SEMANA: ¿Qué tan masculino es el mundo de los bancos? ¿Qué tan abierto está a mujeres líderes?

A.H.: Creo que el sistema financiero colombiano es un sector que si bien los números todavía muestran una participación masculina en roles de liderazgo mucho más fuerte, creo que el espacio está dado, que la participación de las mujeres en muchos segundos niveles se está dando de una forma más profunda y eso nos va a permitir dar el paso a los roles de liderazgo más rápidamente. Pero las cifras todavía están lejos de lo que queremos llegar porque cuando uno ve el discurso y ve las cifras, ve que todavía hay una brecha importante, y lo importante es garantizar que tanto el cambio cultural como las cifras muestren que el cambio se está dando.

SEMANA: ¿Qué la inspiró a meterse en una carrera que está dominada por hombres?

A.H.: La verdad siempre lo hice pensando más en lo que me gustaba, nunca pensando en particular si era para hombres o mujeres. Simplemente lo hice pensando en las cosas que más me apasionaban, y las matemáticas y los temas financieros me han encantado siempre. El mundo en el que estoy, que es mucho más enfocado en mercados financieros, ha sido una experiencia espectacular. Soy la primera en invitar a mujeres a que formen parte del mercado financiero en las distintas líneas de negocio que hay porque creo que es la posibilidad. De hecho, está estadísticamente comprobado que las mujeres tienden a tomar decisiones de inversión bastante acertadas y eso genera la posibilidad de que uno pueda tener una carrera creciente, sobre todo en estos momentos donde hay una necesidad de visibilizar a las mujeres en el mercado financiero.

SEMANA: ¿Cómo ha visto que la pandemia ha afectado a la mujer en los temas que usted trata?

A.H.: Muy difícil. La verdad, creo que desafortunadamente, y por eso es tan importante que ahorita tengamos una estrategia muy alineada de cómo vamos a enfrentar los temas, porque los avances que hemos tenido en los últimos 15-20 años, en muchos sentidos, desde el avance en temas de pobreza, en cerrar brechas, en la participación de las mujeres en muchos sectores, claramente se está viendo retrasada. Si comparamos las tablas de desempleo que todos conocen, el desempleo femenino es mucho más fuerte. Si vemos el desempleo de las mujeres jóvenes, es 31 % en el país. Es una cifra absolutamente peligrosa, triste. Nosotros tenemos que garantizar que evidentemente le estamos dando como sociedad las oportunidades a las mujeres para que salgan a buscar trabajo. Uno de los factores más relevantes ha sido el tema del retorno a los colegios. Si bien hay muchos colegios privados que han estado mucho más activos en volver a sus actividades, la realidad es que los colegios públicos están a un paso muy lento, y mientras que los colegios no vuelvan a abrir sus puertas de forma contundente, la posibilidad de la recuperación del empleo femenino va mucho más allá de la generación de las oportunidades. Son mujeres que no pueden acceder a esa posibilidad de ir a trabajar si sus hijos todavía están en la casa.

Acá vale la pena mencionar los esfuerzos que se están haciendo. Hay sectores claramente llamados a generar un mayor nivel de recuperación. Acá estamos hablando del sector de la construcción, de la infraestructura, donde la participación de las mujeres históricamente ha sido baja. Yo sé que muchas veces es difícil asumir que los cambios los vamos a hacer de un día para otro, pero tenemos que garantizar que hay una estrategia integral donde nosotros podamos ofrecer la posibilidad a que ese sector se vincule con una estrategia de generación de oportunidades laborales para las mujeres. No es necesariamente quitarle el empleo a los hombres, pero es garantizar que la participación de las mujeres sea mucho más activa en sectores que van a estar vinculados con la creación de empleo en los próximos años. El sector servicios, si estamos hablando de hoteles, turismo, restaurantes, tiene una participación femenina alta; es uno de los sectores que también está llamado a generar equidad para el otro lado, pero lo importante es que como país generemos oportunidades, entrenamiento, mentorías, todo lo que estamos haciendo como país, que permita que las mujeres tengan mayores oportunidades y una mejor visibilización del talento, que se está dando en muchos sectores y que muchas veces no necesariamente como sistema le estamos dando la oportunidad de acceder a trabajos o a roles en los que realmente puedan marcar la diferencia y generar valor agregado para la sociedad.

SEMANA: ¿Cuál es la mejor forma de superar la desigualdad de género? ¿Qué se puede hacer en el día a día para romper esas barreras?

A.H.: Primero, la equidad de género no puede estar solamente en responsabilidad de las mujeres. Eso tiene que ser un trabajo conjunto, donde hombres y mujeres nos sentamos a buscar las oportunidades para las mujeres. Creo que hay unos elementos muy claros en lo que se tiene que hacer. Primero, desde el punto de vista de políticas públicas, tenemos que garantizar que desde la generación de políticas no solamente estemos generando elementos de discriminación, sino que proactivamente estemos generando unos mejores niveles de equidad. Con política pública estamos hablando de temas transversales como la regulación de edad de pensiones, de licencia de maternidad y paternidad, de acceso a la salud reproductiva; es decir, una cantidad de cosas que son relevantes para garantizar una mejor equidad de género. Por otro lado tenemos que, como sector privado, estar buscando que las políticas corporativas de nuestras empresas sean proactivamente hechas para generar una equidad de género dentro de nuestras compañías. Acá podemos hablar de muchas cosas: desde el reclutamiento, si estamos garantizando que cuando estamos haciendo procesos de reclutamiento estamos incluyendo talento femenino; si al interior de nuestras organizaciones estamos haciendo una visibilización importante del talento femenino, y si las estamos entrenando en esas habilidades que cada uno de nuestros sectores y nuestras empresas necesitan. Tercero, si vemos, muchas veces las mujeres tienen una participación muy relevante en las empresas en la base de la pirámide, pero cuando están llegando a los cargos de liderazgo, en los roles en los que se tienen que tomar decisiones, las mujeres no están llegando. Por distintas razones puede haber temas culturales, de predisposición de los sectores y, evidentemente, también hay un tema de políticas corporativas. Entonces, tenemos que ser proactivos buscando generar esas oportunidades para las mujeres.

Creo que los planes de sucesión son muy relevantes. Las empresas tienen que acostumbrarse, porque es un tema de política corporativa muy relevante, garantizar que siempre tengamos planes de sucesión para todos los roles, y en esos planes tenemos que garantizar que por lo menos el 50 % sean mujeres. Así, vamos a estar entrenando a las mujeres en esos roles.

Culturalmente hemos tenido unos impactos muy relevantes en nuestra educación y mientras no cambiemos la cultura no podemos cambiar muchas de las cosas que estamos haciendo. Realmente el cambio social se va a dar cuando nuestra conciencia y la cultura realmente vea, en la diversidad y la inclusión, una oportunidad de ser todos mejores como sociedad.

SEMANA: ¿Por qué sacar de su tiempo laboral para pertenecer a este tipo de plataformas de género? ¿Por qué le parece relevante?

A.H.: Yo creo que el poder y el liderazgo tienen una responsabilidad inmensa con nuestra sociedad. Uno sabe que en roles de liderazgo la voz es muchísimo más escuchada. Y es una voz que seguramente está hablando no solamente por cada una de las personas que son las que estamos hablando en temas de diversidad e inclusión, sino por aquellas personas que no lo pueden hacer. El verdadero liderazgo es cuando nosotros generamos un liderazgo con propósito, cuando estamos buscando trascender en cambios reales de la sociedad. Yo en este momento tengo un rol dentro de una organización, pero creo que lo más importante es garantizar que nosotros como sociedad, como sector privado, estamos aportándole al cambio real en la sociedad. El sector privado ya no se permite ser un agente independiente de todos los cambios que se están haciendo. Si no lo hacemos, el impacto dentro de nuestras comunidades va a ser mucho más irrelevante, entonces casi que es como una obligación. Yo respeto a las personas que no piensan de la misma manera, pero para mí, tener la oportunidad de ejercer un rol de liderazgo es utilizar la voz para generar esos cambios que realmente son importantes en nuestra sociedad. Lo disfruto porque siento que es la forma real de trascender, de generar cambio. Creo que nosotros como líderes no podemos trabajar por nosotros, debemos trabajar por nuestros jóvenes, por nuestros niños. Yo soy una convencida completa del potencial de Colombia, y creo que si como sociedad nos unimos a generar esos cambios, podemos dar la posibilidad de que el desarrollo sea mucho más sostenible, más repartido, y creo que eso es finalmente lo que nos va a generar mucha más satisfacción y plenitud en el largo plazo.

SEMANA: ¿Siente que el hecho de ser mujer influyó en su desarrollo personal? ¿Cómo superó esos obstáculos?

A.H.: Sí, te diría que muchas veces uno no es consciente de las discriminaciones o de las brechas que existen entre hombres y mujeres, sino hasta cuando uno realmente tiene un rol y se toma el tiempo para entender y aprender muchos de estos temas. Yo creo que uno puede tener la aproximación de querer cambiar el sistema. Yo soy una convencida en el sistema; creo que se le pueden hacer unas mejoras, y los temas de equidad y género, diversidad en general, son de las mayores deudas que nosotros como sociedad le debemos al país, y a nivel global. Si uno se pone a pensar en el impacto en tu educación, en cómo fuiste formada, claramente el ser mujer es parte de lo que soy, ha forjado en las buenas y las malas lo que soy ahora. Seguramente me hicieron más difícil algunas de las cosas del crecimiento que he tenido en mi carrera, pero creo que también muchas veces ser diferente te genera la oportunidad de poder generar valor, ver la diferencia, pensar diferente, y si tienes la posibilidad de tener esos espacios en los que libremente puedes dar tu opinión y generar el valor agregado, es valorable. Creo que es llegar a ese punto; que ser mujer no sea lo que te define, sino que cada una de las personas esté definida por su esencia, con sus pros y sus contras, sus valores claros, con sus talentos… creo que el talento es algo con lo que se nace, pero realmente las oportunidades son lo que lo forman. Entonces creo que tenemos que garantizar que esas oportunidades estén dadas para que quien quiera potencializar sus talentos estén ahí.

SEMANA: ¿Qué mujeres le han inspirado?

A.H.: Mi mamá, es una persona muy trabajadora, lo que llamamos echada pa’ lante en todo sentido. Tiene 6 hijos, entonces es una familia grande. Trabajadora, asumiendo muchos de los retos. Hay muchas mujeres que he tenido la posibilidad de que me apoyen en mi carrera. Además, las mujeres unidad tenemos una fuerza inmensa. Tengo unos ejemplos maravillosos de mujeres en Colombia que me han inspirado: está Silvia Escobar, María Fernanda Suárez, Mónica Contreras, Rosario Córdoba… mujeres que realmente admiro. A nivel internacional, veo mujeres como Melinda Gates, Michelle Obama, que realmente están buscando utilizar su potencial y su poder para generar cambios para otras mujeres. Esas son las que me inspiran, las que buscan trascender generando cambios positivos en nuestra sociedad.

SEMANA: ¿Qué tipo de consejos tiene para las mujeres?

A.H.: Creo que acá los consejos no son muy diferentes a los que le daría a cualquier persona. Es trabajar duro, hacer y perseguir los sueños que quieren, y que esos sueños siempre vayan acompañados de un propósito. Cuando uno tiene un propósito en la vida, cualquier tarea que desempeñe la va a hacer con dedicación, con entrega, y eso va a marcar la diferencia en la carrera. Personalmente veo que cuando trabajo y cuando veo gente a mi alrededor que lo hace de manera apasionada, dedicada, con un nivel de propósito, eso genera niveles de empoderamiento muy altos, un nivel de confianza, y creo que eso marca la diferencia tanto para hombres y mujeres y tanto en lo personal como en lo profesional.