Tendencias
Así luce el recorrido que prevé el Centro Nacional de Huracanes de este sistema atmosférico
Así luce el recorrido que prevé el Centro Nacional de Huracanes de este sistema atmosférico. - Foto: Centro Nacional de Huracanes

estados unidos

Atención: depresión tropical se convierte en tormenta; su nombre es Ian y amenaza al estado de Florida

Los pronósticos de especialistas apuntan a que toque tierra siendo un huracán de categoría 2.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos le dio nombre a la nueva tormenta tropical que se formó en el mar Caribe: se llama Ian. El fenómeno natural, que inició como una depresión tropical, ya incrementó la fuerza de sus vientos y se transformó en tormenta en las últimas horas.

Debido a la trayectoria, el Centro de Huracanes estimó que las autoridades de Cuba y las islas ubicadas a lo largo de la costa este del Golfo de Estados Unidos deberían monitorear de cerca este sistema, aunque por el momento todavía existe incertidumbre si evoluciona a huracán y sobre los efectos que tendría.

De acuerdo con las previsiones, el martes 27 de septiembre podría pasar por el oeste (occidente) de Cuba y dirigirse hacia el sur de Florida. Por el momento no se ha emitido alguna medida especial, pero sí se ha pedido a los habitantes a mantenerse atentos a las informaciones que suministren las autoridades locales.

Meteorólogo alertó sobre Ian y su posible evolución a huracán de categoría 2

El meteorólogo de la cadena de televisión Telemundo, Carlos Robles, había advertido sobre el posible recorrido que puede tener este fenómeno natural y cómo se estaría convirtiendo en huracán en los próximos días.

“Lo que usted debe saber es que del día viernes (23 de septiembre) al día lunes (26 de septiembre), estará transitando por el mar Caribe y en ese momento pasará de tormenta a huracán; ahora bien, el día martes (27 de septiembre) ya entrará en la isla de Cuba siendo huracán categoría 2 y es así que se dirigirá al estado de la Florida el día miércoles (28 de septiembre) con vientos sostenidos de hasta 110 de millas (177 kilómetros aproximadamente)”, aseguró Robles en Telemundo.

Además, también aseguró que el huracán podría llegar a tocar tierra siendo uno de mayor categoría, ya que las aguas del mar Caribe presentan un “alto nivel calórico”, lo cual haría crecer los vientos del sistema atmosférico. Eso sí, no se tiene claro cuál será la ciudad de este Estado la que más sufrirá los embates del huracán, pero sí se determinó que el destino será Florida.

Por el momento, el Centro Nacional de Huracanes sigue de cerca esta tormenta tropical y continuará informando sobre su recorrido minuto a minuto. Según investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte en Estados Unidos, la temporada de huracanes del Atlántico de 2022 verá la formación de 17 a 21 tormentas con nombre en la cuenca del Atlántico.

El número de tormentas con nombre pronosticadas está por encima del promedio a largo plazo, según explicó en un comunicado Lian Xie, profesor de ciencias marinas, terrestres y atmosféricas. El promedio a largo plazo (1951 a 2021) de tormentas con nombre es 11.

De las 17 a 21 tormentas con nombre pronosticadas, siete a nueve pueden crecer lo suficientemente fuertes como para convertirse en huracanes (el promedio histórico es seis), con la posibilidad de que tres a cinco tormentas se conviertan en huracanes importantes.

El golfo de México verá una temporada de huracanes activa, aunque más en línea con los promedios históricos, ya que los datos de Xie indican la probabilidad de que se formen de tres a seis tormentas con nombre en la región, de las cuales dos a cinco se convertirán en huracanes y una a dos convirtiéndose en un gran huracán. Los promedios históricos para el golfo son tres tormentas con nombre y un huracán.

La metodología de Xie evalúa más de 100 años de datos históricos sobre las posiciones e intensidad de los huracanes en el océano Atlántico, así como otras variables, incluidos los patrones climáticos y las temperaturas de la superficie del mar, para predecir cuántas tormentas se formarán en cada cuenca oceánica.