Joe Biden
Con estas armas se genera una “violencia que desgarra el alma misma, el alma misma de esta nación”, afirmó. - Foto: Getty Images via AFP

estados unidos

Estados Unidos | “Podemos hacerlo de nuevo”: Joe Biden promete otra vez prohibir fusiles de asalto

Biden volvió a pedir que se resucite una ley que expiró en 2004, que prohíbe los rifles de estilo militar con cargadores de gran capacidad.

El presidente estadounidense, Joe Biden, prometió de nuevo el miércoles prohibir los fusiles de asalto, durante una emotiva ceremonia conmemorativa de la matanza en la escuela de Sandy Hook, ocurrida hace diez años, en la que encabezó un minuto de silencio.

Biden volvió a pedir que se resucite una ley que expiró en 2004, que prohíbe los rifles de estilo militar con cargadores de gran capacidad.

Esto incluiría el rifle AR-15, que es un éxito de ventas entre los entusiastas legítimos de las armas, pero que aparece regularmente como el arma elegida en los tiroteos masivos.

Recordando que Estados Unidos prohibió las armas semiautomáticas entre 1994 y 2004, el demócrata de 80 años dijo: “Funcionó”.

“Se salvó un número significativo de vidas”, aseguró, cuando asistía a la décima “Vigilia nacional anual por todas las víctimas de la violencia armada” en la iglesia episcopal de San Marcos de Washington.

“Podemos hacerlo de nuevo”, dijo Biden, en un discurso teñido de tristeza, añadiendo que los cada vez más frecuentes tiroteos masivos están destruyendo el país.

Es una “violencia que desgarra el alma misma, el alma misma de esta nación”, afirmó.

Biden describió, como ha hecho antes, la sensación de un “agujero negro que se abre en tu pecho y te absorbe”. Ante ello también recordó que él también había experimentado el duelo, con la muerte de su primera esposa y su hija pequeña en diciembre de 1972, y luego la muerte de su hijo mayor, Beau Biden, en mayo de 2015.

Tras expresar su admiración por los familiares y amigos de las víctimas, así como por los sobrevivientes que lo acompañaban, invitó al público a guardar un minuto de silencio.

Es habitual ver entre las noticias estadounidenses las de atentados con armas de fuego en sitios como escuelas, lugares de culto o supermercados.

Según el Gun Violence Archive, se han producido más de 600 tiroteos masivos (con al menos cuatro personas muertas o heridas) en Estados Unidos desde principios de este año.

Biden ha aprobado por decreto medidas de regulación. Pero la mayoría de los congresistas republicanos y la NRA, poderoso lobby de armas, se oponen a cualquier legislación verdaderamente vinculante, argumentando que sería inconstitucional.

Estudio señala que violencia con armas de fuego cuesta más de 550.000 millones de euros al año en EE. UU.

La violencia con armas de fuego en Estados Unidos cuesta cada año unos 557.000 millones de euros, lo que supone el 2,6 % del PIB, según una investigación de la Facultad de Medicina de Harvard publicado en la revista académica JAMA.

Los investigadores afirman que la violencia, que causa decenas de miles de muertes en EE. UU. cada año, está teniendo un impacto negativo en la economía del país. La mayor parte del costo se atribuye a las pérdidas de calidad de vida de los heridos por armas de fuego y sus familias.

“Los empresarios y sus aseguradoras de salud soportan una carga financiera sustancial por las lesiones por armas de fuego y tienen un incentivo financiero para prevenirlas”, ha explicado Zirui Song, profesor de la universidad estadounidense, en un comunicado recogido por la agencia Bloomberg. “Sin embargo, las empresas estadounidenses no se han comprometido públicamente con el tema de las armas de fuego, a pesar de gastar grandes sumas en otros esfuerzos para promover la salud de los empleados”, ha agregado Song.

La economía del país se ha visto afectada por los crecientes índices de violencia armada, puesto que en los registros de las empresas con seguro médico la tasa de lesiones por armas de fuego se ha cuadriplicado desde 2007 hasta 2020, al pasar del 2,6 al 11,7 % por cada 100.000 afiliados. Además, los supervivientes tienen unos costes directos de la atención sanitaria de 30.000 dólares (cifra similar en euros) en el primer año.

*Con información de AFP.