Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2018/01/27 10:43

    Un silencio politizado

    Que terceros quieran decir por Claudia lo que ella ha decidido callar no es un aporte a la justicia ni a la verdad, sino una dolorosa manipulación para incidir en el proceso electoral.

COMPARTIR

Era obvio que en un país como Colombia pasara lo que al final sucedió. La revelación más íntima y la más dolorosa que Claudia Morales haya hecho en su vida no iba a generar empatía -como escribió acertadamente en su última columna Ricardo Silva- ni el sentido de su silencio iba a recibir comprensión alguna por parte de la inmensa mayoría de sus lectores. Es más, me atrevería a decir que esa misma mayoría nunca leyó la columna sino que se alimentó de los distorsionados resúmenes de las redes sociales para entender lo que estaba ocurriendo y luego, con base en ello, hacer lo que más le gusta a la galería: emitir su juicio final sobre la situación.

La sociedad no entendió el mensaje, como dice el editorial de El Espectador y, en tiempos electorales, la confesión -y reflexión- de Claudia Morales quedó reducida al morbo de imaginarse que Álvaro Uribe fue su agresor. 

Un morbo espontáneo por parte de muchos, orgánico, si se quiere -usando el lenguaje digital-, pero también un morbo inducido por quienes ven en una situación desgarradora y en un silencio justificable la oportunidad de incidir en el proceso político que vivimos. 

De las redes nada distinto podía esperarse; pero que algunos periodistas y opositores calificados en contra del uribismo le estén sacando punta a esta situación aquí y en el exterior, como quien organiza un complot construido con base en el desdén personal de Claudia, francamente produce asco. 

Que haya gente acopiando testimonios, revisando si existen archivos de cámaras de seguridad de hoteles y lugares en los que ‘Él‘ y ella pudieron coincidir y poniendo en su boca -o en su Twitter- nombres y apellidos de un presunto violador frente al que su víctima no ha querido hablar con denominación propia, constituye una nueva forma de abuso. Ninguna de estas conductas se explica por el amor a la verdad o a la justicia sino por el deseo más ruin de interferir en el proceso electoral colombiano. 

Como le dijo la propia Claudia Morales a Yolanda Ruiz, en RCN Radio, no es ella la que ha iniciado con su columna una campaña de desprestigio contra el Centro Democrático, pero es un hecho que su silencio está siendo politizado en un momento que no es cualquiera sino el definitivo para enrutar el futuro político de Colombia. 

Hizo bien la vicefiscal María Paulina Riveros en ponerse al frente de la situación sobre un hecho que no requiere denuncia por la notoriedad pública y noticiosa que ha adquirido y lo grave del delito que pudo haberse cometido. Haríamos bien los ciudadanos, por nuestra parte, en esperar el resultado de la investigación que la doctora Riveros lidera antes de sacar conclusiones basados en nuestros propios prejuicios.

¡No politicen más el silencio de Claudia! 

Twitter: @JoseMAcevedo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1954

PORTADA

Recta final apretada por la Alcaldía de Bogotá

En la lucha por las alcaldías se cierra la pelea en Bogotá y Cali. En Medellín el puntero toma ventaja. En Barranquilla hay un virtual ganador y en Bucaramanga cualquier cosa puede pasar.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1955

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.