nación

Contratos polémicos de Presidencia: ¿una necesidad o un abuso?

Los senadores Aída Avella y Alexander López calificaron de “macabra” la contratación que hizo el Ejecutivo durante la crisis mientras que sus defensores, Julián Quintana y Sergio Araújo afirman que dicha información fue sacada de contexto.


En debate en Vicky en Semana, distintos sectores se refirieron a las revelaciones realizadas por este medio de comunicación referidas a la contratación que hizo la Presidencia de la República, en plena pandemia, sobre hechos que nada tendrían que ver con la mitigación de la crisis derivada de la misma. Entre ellos, la compra de camionetas blindadas o, incluso, uno más que buscaba implementar una estrategia de comunicación para posicionar la imagen del presidente Iván Duque.  

De dichas revelaciones, además, se conoció que los recursos para hacer tales contrataciones habrían salido del Fondo Paz, un fondo creado, inicialmente, para implementar proyectos relacionados con ese sector. Así las cosas, la senadora Aída Avella, de la Lista de la Decencia, cuestionó fuertemente la postura que ha asumido el Gobierno nacional que ha explicado que, pese a que dichos contratos se celebraron cuando ya la emergencia estaba decretada, no habrá marcha atrás para evitar, dicen funcionarios del Ejecutivo, sanciones futuras.

Gastos injustificados: Aída Avella

“Le han sacado la plata a la paz. No se puede decir otra cosa, han estado haciendo gastos que no son del Fondo Paz y que no se justifican en este momento. Entonces, porque al presidente no le gustaban las camionetas en las que andaba el señor Santos, ¿las cambian?. Estamos en una situación delicada porque hay gente que no tiene qué comer, y la plata no puede ser para los que tienen”, fueron las palabras de la legisladora de oposición.

Por su parte, el analista y columnista Sergio Araujo desvirtuó las palabras de la senadora, pues dijo que "la tarea de hacer oposición implica usar cualquier argumento para defenestrar la acción del Gobierno. Lo que creo es que las inversiones que el Gobierno ha hecho para mitigar las contingencias del coronavirus han sido absolutamente cuantiosas, eficaces y han tenido el respaldo de la ciudadanía". Explicó, además, que el Gobierno no gira en torno al coronavirus, sino que tiene muchos más frentes que atender y, por lo tanto, "no puede quedarse sin los instrumentos básicos para desarrollar la estrategia y las políticas del Gobierno. Es una inversión normal, como la que han hecho gobiernos normales. La oposición ha utilizado el nombre del fondo desde el cual se ha invertido el dinero para crear la sensación que se están utilizando los recursos de la Paz para propósitos distintos", señaló Araujo.

A su turno, el senador Alexander López, del Polo Democrático, dijo que lo menos relevante es de dónde surgen los recursos para firmar esos multimillonarios contratos sino que lo importante es en qué se los gastan. “Lo que estamos discutiendo es: para el presidente Iván Duque cuáles son las prioridades. ¿La prioridad es mejorar su imagen? La gente que ve esto se pregunta: ¿a qué le juega el presidente cuando miles de familias requieren de su apoyo, y él dándose estos lujos?”, señaló López.

No se ha tocado un peso de la paz: Sergio Araujo

"El aprovechamiento que se está viendo bien claro es el de la oposición, con una circunstancia completamente normal", enfatizó el analista Araujo, quien explicó la "confusión", como el llamó, que estaría teniendo la oposición frente a los contratos que ha celebrado el Gobierno nacional en el marco de la pandemia. "El Fondo Paz no es una cuenta que maneje dineros de los destinados al Acuerdo de La Habana. Hay una confusión porque el Fondo Plante, creado por la ley 368 en 1997 es una cuenta adscrita al Departamento Administrativo de la Presidencia de la República (Dapre) que tiene un régimen de contratación privada, maneja dineros y ha hecho contrataciones desde 1997. No se parece sino en el nombre al Fondo Colombia en Paz que creó el patrimonio autónomo en 2017, que tiene 10 años de vigencia y que lo maneja el doctor Emilio Archila para efectos de la implementación del Acuerdo de La Habana". Aclaró que los dineros de la paz no han sido utilizados por la Nación para otros propósitos diferentes a los concebidos en el documento: "no se ha tocado un peso de la Paz para hacer contratación con nada que no se haya hecho antes", dijo.

Frente al contrato cuestionado, Araujo explicó que "ese contrato busca el posicionamiento de las decisiones del Gobierno, porque tienen que hacerle seguimiento a los contenidos digitales". Citó como ejemplo un contrato "completamente igual", que fue ejecutado en el gobierno Santos. "Entre el 13 de junio y julio de 2018 se llevó a cabo por parte de la empresa Apple Tree, que era la que desempeñaba ese mismo contrato por un valor de $4.600 millones.  Es decir, $1.000 millones más que este".

La posición de Julián Quintana, exdirector del CTI, fue desmentir que la finalidad de los contratos sea mejorar la imagen del presidente Iván Duque. “Creo que en Colombia hay que hacer una oposición de manera responsable y mirar los procesos contractuales del Gobierno. El contrato de estrategia digital e interacción con los ciudadanos trae como objetivo la imagen del presidente, es decir, son estrategias de paz para que el proceso siga funcionando. Hay que poner las cosas en su sitio. El objeto contractual no trae esa misión de la imagen de Duque y no es un derroche. Si el Gobierno utiliza los recursos del covid-19 para otras cosas diferentes, ahí sí se mete en problemas, de resto no hay ningún reproche ni para él ni para sus funcionarios. Criticas descontextualizadas, inmerecidas y una oposición irresponsable que ni si quiera lee el contrato”, dijo.

Además fue enfático en recalcar la cifra que se ha invertido desde la Presidencia para combatir la pandemia en el país. “Pienso que tenemos que mandar un mensaje positivo de unión. y a la oposición que haga las cosas de manera responsable. El presidente tiene como prioridad la atención del covid-19, con 23 billones de pesos. Es un gobierno eficiente que se preocupa por dar información veraz y oportuna. ¿Por qué no resaltamos lo bueno y nos fijamos en los contratos que son para cumplimiento del gobierno?”, preguntó . También agregó que además del covid-19, hay otras inversiones que el Gobierno debe priorizar y que los objetos contractuales están destinados por ley. 

“Los objetos contractuales están destinados por ley y no se lo inventa el presidente Duque. Si le contamos a los colombianos que esto tiene como destino el proceso de paz, no podemos destinar los recursos en su 100% para la pandemia cuando también hay otras necesidades que se pueden tratar de manera paralela”, dijo.

Demos gracias a Duque: Julián Quintana

Sobre el papel que está cumpliendo Hassan Nassar, Julián Quintana opinó "tiene que cumplir su función, debe hacer veeduría de los contratos y velar porque se cumpla el objeto contractual. Es importante que los colombianos vean las proporciones, 23 billones para la pandemia ante una proporción de contratos que no da ni el 5 %. Agradezcamos al presidente por su manejo en la crisis".

Idea que complementó Araujo, pues reveló que "lo que va a destinar Colombia en la proyección final está por encima del 10% del PIB, no del 4%". Así como los recursos que se han dispuesto en lo corrido de la pandemia. "Hasta el momento se han destinado $25 billones porque hay que tener en cuenta que el apoyo a la nómina que son $6 billones. La acción del Gobierno ha sido determinante, eficaz, con resultados absolutamente incontrovertibles. Hasta el momento se ha ejecutado cerca del 4% pero llegaremos a más del 10%". "No hay un Gobierno en la historia de Colombia que haya reaccionado con más eficacia frente a una crisis y con medidas concretas como el actual. El Gobierno le ha dado la talla a Colombia, un hombre como Duque que, serenamente, ha tomado las decisiones adecuadas", puntualizó el analista.