Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/10/2019 6:45:00 PM

"Quizá me habría ido mejor si hubiera pertenecido a un grupo armado": Andrés Felipe Arias

El exministro cumple 500 días preso en una cárcel de la Florida por su responsabilidad en Agro Ingreso Seguro. Desde ahí, envió un mensaje en el que afirma que la justicia colombiana lo habría tratado mejor si fuera Santrich, Petro o Iván Cepeda.

"Quizá me habría ido mejor si hubiera pertenecido a un grupo armado": Andrés Felipe Arias Andrés Felipe Arias cumple 500 días preso en una cárcel federal de la Florida, desde donde envió un mensaje cuestionando el proceso. Foto: Guillermo Torres // SEMANA

El proceso jurídico de Andrés Felipe Arias, quien fuera uno de los más cercanos alfiles del líder del Centro Democrático, Álvaro Uribe, continúa. La Corte Suprema lo declaró culpable de peculado y firma irregular de contratos, y lo condenó a 17 años y 5 meses. Tras 500 días privado de la libertad, Arias envió un breve mensaje, emitido a través del Canal Caracol, en el que denuncia presuntas anomalías en su proceso. 

"Soy Andrés Felipe Arias. Hoy es domingo 10 de febrero y se cumplen 500 días desde que fui encarcelado, por tercera vez, por un delito que nunca cometí tras un juicio abundante en anomalias y por una condena que no me permiten apelar. Hace unos días, mi hijo Juan Pedro, de 7 años le manifestó a mi esposa que había pasado más de la mitad de su vida separado del papá y es cierto: ya voy a sumar cuatro años sumando todas las veces que me han encarcelado. La primera vez cuando Juanpi apenas tenía 30 días de nacido.

Admito que no es fácil darme cuenta de que todo esto se ha materializado bajo el silencio sepulcral o la sonrisa cómplice de aquellos que muy bien conocen la injusticia cometida en contra mía y de mi familia. Me pregunto, qué hubiera sucedido si el dictamen de Naciones Unidas que ordena al Estado colombiano a concederme una segunda instancia y a restaurarme los derechos políticos no hubiera sido a mi favor sino a favor de Santrich o de Petro o de Iván Cepeda, supongo que se habría movilizado todo el aparato institucional y judicial del país para cumplir con el dictamen sin demora alguna. Parecería que los derechos humanos en Colombia solo rigen para los amigos de quienes rigen la justicia.

También me pregunto ¿qué hubiera sido de mi vida si yo hubiera pertenecido a un grupo armado? Quizá me hubiera ido mucho mejor, no exagero. En el caso de Santrich hasta sus mismos jueces en Colombia abogan por su libertad. En mi caso, cuando alguien se atreve a pedir por mi libertad los jueces colombianos se rasgan las vestiduras y lo califican de disparatado, el doble rasero.

Sin duda, unos pocos hoy disfrutan de su retaliación, justificando una condena insostenible e injustificable, ignorando el dolor que recae sobre un hombre y su familia, pero al fin y al cabo la venganza es su motivo y algún día responderán ante El Creador. Lo que no se entiende y duele es la indiferencia, el silencio y el temor de tantos otros frente a la misma injusticia. Duele y duele mucho. En cualquier caso, la injusticia es mejor padecerla que infringirla e incluso que permitirla. Gracias hasta el cielo a quienes todo esto también les duele, y a quienes siguen luchando por mi libertad; ellos saben quiénes son. Por encima de todo, seguimos confiando en Dios".

El exministro lleva casi año y medio en una cárcel federal de Estados Unidos, desde donde ha llevado a cabo una activa campaña jurídica y en redes sociales para defender su causa. En diversos momentos, Arias ha despertado duras reacciones de sectores políticos y ha contado, por otro lado, con declaraciones de apoyo de Álvaro Uribe y otras figuras cercanas al uribismo como Óscar Iván Zuluaga y el presidente Iván Duque.

Arias fue privado de la libertad en su casa en el condado de Miami-Dade en el 2016, dos años después de tomar la decisión de salir de Colombia ante la sentencia de la corte. Desde entonces, ha tenido diferentes encuentros con la justicia estadonidense para tramitar su excarcelación. En septiembre de 2017, Uribe y la esposa de Arias lo acompañaron ante el juez federal John O‘Sullivan para una primera solicitud de detener la extradición. La respuesta fue negativa. La escena se repitió hace pocas semanas. 

El más reciente episodio se vivió el pasado 10 de enero, cuando Álvaro Uribe se presentó ante la justicia estadounidense para intervenir en una audiencia apoyando la defensa de quien fuera su ministro de Agricultura. Uribe argumentó que la condena recibió presiones ejercidas por el gobierno del ex presidente Juan Manuel Santos y su canciller María Ángela Holguín. También sostuvo que la sentencia no afirma que Arias se haya robado un peso para favorecer a sus amigos.

Lea también: Corte en Miami vuelve a negarle la libertad bajo fianza a Andrés Felipe Arias

Tras escuchar la solicitud de Arias y los argumentos de Uribe, el juez James Lawrence King negó el pedido de libertad bajo fianza ratificando el peligro de fuga. 

EDICIÓN 1929

PORTADA

EE.UU y Colombia.: con amigos así...

La injerencia del Tío Sam está comenzando a preocupar a algunos y a incomodar a otros. Desde hace mucho tiempo no había tantas decisiones tan estructurales bajo la lupa de Estados Unidos.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1929

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.