Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 3/25/2020 3:08:00 PM

“Todos aquí tenemos un muerto que llorar por culpa del coronavirus”: colombiana en Italia

Ese es el lamento de la colombiana Liliana Velásquez por el efecto que ha tenido la pandemia en su pueblo de 15 mil habitantes en Piacenza.

Coronavirus: colombiana en Italia habla sobre crisis que atraviesa el país por covid-19 “Todos aquí tenemos un muerto que llorar por culpa del coronavirus”: colombiana en Italia Foto: Vicky en Semana

Desde una de las zonas con mayor índice de mortalidad por el covid-19, esta periodista colombiana recordó cómo sufrió los síntomas del coronavirus junto con su esposo: “son los períodos más duros de mi vida, ha sido una cosa muy fuerte”, dijo en conversación con “Vicky en Semana”.

Velásquez y su esposo empezaron a presentar síntomas hace más de un mes, el pasado 21 de febrero “mi esposo empezó a tener unas líneas de fiebre, pero el coronavirus parecía una cosa muy lejana”.

“Empezamos a sentirnos muy mal, mucha fiebre, dolor en el cuerpo, malestar, sequedad en la garganta. Me empezó a preocupar mi esposo porque él empezó a tener problemas respiratorios”. Según Velásquez, su esposo fue remitido a casa con oxígeno, ya que le diagnosticaron pulmonía de coronavirus.

Tras casi un mes padeciendo la enfermedad y en medio del temor de contagiar a su hijo de 15 años, Liliana asegura que su esposo y ella tuvieron siempre una actitud positiva para salir adelante. “Doy gracias a Dios, porque lo que mi esposo tenía era muy grave. Eso es un milagro. Se recuperó, él está bien ahora”.

Tras la llegada de 2 chinos con coronavirus a Milán, las autoridades afirmaron que los extranjeros estaban aislados y dieron un parte de tranquilidad. “Pero seguían llegando chinos a Italia y seguían abiertos los aeropuertos. La enfermedad ya estaba entre nosotros y las autoridades no lo afirmaban”.

Liliana sospecha que a raíz del paciente 1, un joven de 38 años que desde el 1 de febrero presentaba síntomas del virus, se propagó el contagio por toda la zona norte del país, llegando hasta su hogar.

“Lo que tenía que haberse hecho es cerrar todas las poblaciones donde se habían presentado los casos, eso no se hizo y nosotros ya estábamos todos contagiados. ¿Quién sabe a cuántas personas yo misma contagié”, lamentó en la entrevista.

Liliana afirmó que la ventaja de Colombia es que en Latinoamérica ya se conoce la compleja experiencia que se está viviendo en Europa y se deben tomar las prevenciones que no se aplicaron en su país de adopción.

“En Colombia ya saben, han escuchado nuestras historias. Si queremos cuidar a las personas que queremos, que se queden en la casa. Nosotros lo veíamos como una cosa muy lejana, nadie pensó que esto iba a pasar aquí”, dijo. “Si usted se queda en la casa no le va a pasar absolutamente nada”.

Insiste en que en se tomen las precauciones ya que, en Italia, incluso las autoridades, las tomaron como un problema menor:

“Nadie pensó que esto iba a suceder. Los médicos en Italia dicen “ni en nuestras peores pesadillas nos imaginamos esto”.

Afirmó que un día sí, un día no, está dando condolencias a familiares, amigos o vecinos que han perdido a un ser querido por este virus. “Todos aquí tenemos un muerto que llorar por culpa del coronavirus”, añadió.

Ahora, tanto Liliana como su esposo están a la espera de hacer un nuevo examen donde sean, oficialmente, declarados sanos de covid-19.

EDICIÓN 1978

PORTADA

¿Cómo ganar esta guerra?

SEMANA plantea 15 acciones indispensables para superar la dramática crisis que ha provocado la pandemia.

05

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1978

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.