navidad sostenible

Conozca cómo dar regalos sostenibles

Productos nacidos de la economía circular son una manera de proteger los ecosistemas en estas navidades.


Las fiestas decembrinas del 2021 están cerca y para cientos de familias de todo el país llega el momento de pensar en una tarea importante: la compra de regalos y diversos productos que también se encuentran en oferta. Millones de colombianos aprovecharon jornadas como el día sin IVA para estos objetivos.

Productos como electrodomésticos, vestuario, útiles escolares, juguetes, videojuegos, elementos deportivos, entre otros bienes de consumo, son los productos que suelen estar en las navidades. Sin embargo, es aquí cuando cabe hacer la pregunta: ¿Qué pasa con los regalos y más productos una vez ya no se utilizan? Desafortunadamente, terminan en importantes fuentes hídricas como el río Bogotá.

Aproximadamente 690 toneladas de escombros, basuras, arenas, residuos tóxicos y sólidos, entre otros productos comprados durante festividades, van a parar al río Bogotá todos los días, poniendo en riesgo la vida de más de 500 especies de animales y plantas que habitan a lo largo de su cuenca. ¿Cómo reducir la huella contaminante en ríos y ecosistemas? Una de las formas es a través de conceptos como lo es la economía circular.

¿Qué es la economía circular?

Esta idea es definida como aquellos “sistemas de producción y consumo que promuevan la eficiencia en el uso de materiales, agua y la energía, teniendo en cuenta la capacidad de recuperación de los ecosistemas, el uso circular de los flujos de materiales y la extensión de la vida útil a través de la implementación de la innovación tecnológica”, define el Gobierno Nacional en su Estrategia Nacional de Economía Circular en 2019.

En otras palabras, la economía circular, explica la Organización de las Naciones Unidas (ONU), busca el intercambio, el mantenimiento, la reutilización, la remanufactura y el reciclaje de productos de consumo ya fabricados.

El Aeropuerto El Dorado logró aprovechar el 56 por ciento del total de residuos generados en 2020.
La economía circular tiene como objetivo la reutilización, la remanufactura y el reciclaje de productos de consumo ya fabricados. - Foto: OPAIN

Convencionalmente, la generación de objetos de consumo se realiza de la siguiente manera: se extraen materias primas, se manufactura y luego se desecha. Por ejemplo, la vestimenta, un producto común en las navidades, se obtiene del algodón, se fabrica, para luego venderse y desecharse una vez no se usa. Lo anterior genera enormes cantidades de residuos o basura, los cuales terminan en los ecosistemas y fuentes hídricas.

La economía circular es hacer acciones cotidianas como una correcta gestión de los residuos sólidos, reducir el uso indiscriminado de plástico, aprovechar los desechos y disponer adecuadamente un producto cuando llega el fin de su vida útil. Esto también siendo una labor de industrias y empresas alrededor de ecosistemas, tal es el ejemplo de compañías como Esenttia y Opain, operador del aeropuerto El Dorado, las cuales han impulsado este tipo de modelo sostenible en su operación.

Cerca de 690 toneladas de basura son arrojadas al río Bogotá en su cuenca media.
Cerca de 690 toneladas de basura son arrojadas al río Bogotá en su cuenca media. - Foto: Nicolás Acevedo Ortiz

La compra inteligente de productos es una manera de dar regalos sostenibles estás navidades. Los negocios verdes son una manera ideal de incentivar la economía circular. Estos emprendimientos se caracterizan por sus productos y servicios amigables con el medio ambiente. Además, implementan prácticas sostenibles que contribuyen a la protección y conservación de los recursos naturales de la ciudad.

Recientemente, la Secretaría de Ambiente de Bogotá (SDA) actualizó su ecodirectorio de emprendimientos verde como forma de incentivar la reactivación económica, responsable y sostenible con el planeta en la ciudad.

¿Por qué salvar al río?

Pasar de la economía lineal hacia una economía circular implica un cambio y ajuste de las maneras de producir y, muy especialmente, de consumo de las empresas y todos los habitantes de la cuenca. Un objetivo que no solo debe ser estás navidades, sino que debe ser sostenido en el tiempo.

Precisamente, la sentencia del río Bogotá, emitida por el Consejo de Estado en 2014, ordenó la restauración de las zonas de la ronda del afluente, incluyendo a ecosistemas. Este mandato no es solo para públicos y privados, sino también para los 12 millones de habitantes de la cuenca, siendo necesario un cambio en los hábitos cotidianos para proteger este afluente.

La cuenca hidrográfica del río Bogotá concentra el 32 % del PIB y el 26 % de la producción agropecuaria del país.
La cuenca hidrográfica del río Bogotá concentra el 32 % del PIB y el 26 % de la producción agropecuaria del país. - Foto: Nicolás Acevedo Ortiz

El río Bogotá es clave para la vida cotidiana de millones de personas que viven en la cuenca. Municipios como Chía, Cajicá y el norte de Bogotá obtienen su servicio de agua potable de este afluente. Importantes empresas de bebidas usan el agua de la cuenca para sus productos. Cultivos y actividades agropecuarias dependen del recurso hídrico que esta posee para alimentar a la capital y al país.

La economía circular es una forma de contribuir a descontaminar completamente el río y tener una navidad sostenible. Lo anterior traerá un aumento de calidad de vida a todas las personas y sentará un precedente para descontaminar otros afluentes en Colombia y el mundo.

Noticias relacionadas