impacto

Día sin IVA: los cambios diarios que puede hacer para cuidar el río Bogotá

La compra inteligente de electrodomésticos es una forma de proteger su bolsillo y esta importante fuente hídrica.


Hoy, viernes 19 de noviembre, es el segundo día sin IVA. Una fecha que significa la reactivación económica y que una serie de productos y bienes quedaran en descuento, gracias al ser exentos del 19% en el impuesto a las ventas incluido.

Desde vestuario, útiles escolares, elementos deportivos, juguetes y juegos, bienes e insumos para el sector agropecuario y electrodomésticos son los productos dentro de esta jornada. Precisamente estos últimos, los aparatos electrónicos, son aquellos que más contribuyen al consumo energético. Un servicio que es posible gracias a las fuentes hídricas, como los embalses y represas, siendo uno de los principales generadores de energía del país.

Un ejemplo de esto es el río Bogotá que, a pesar de su estado, sus aguas generan en el embalse del Muña más de 4.000 gigavatios por hora al año, que benefician a 2,5 millones de bogotanos. Esta cifra representa entre 6 y 8 % de la demanda energética nacional.

En el embalse del Muña inicia la cadena de generación de energía que beneficia a más de 2,4 millones de personas. Foto: CAR.
En el embalse del Muña inicia la cadena de generación de energía que beneficia a más de 2,4 millones de personas. Foto: CAR. - Foto:

El ahorro energético no solo asegura que haya más disponibilidad en el futuro, sino que alivia la carga para fuentes hídricas como el río Bogotá, y garantiza la generación de electricidad. Estos son algunos tips y consejos cotidianos para hacer más compras inteligentes ahorrando más energía y cuidando su bolsillo:

Observar la etiqueta de los productos

El primer gran paso en el ahorro de energía es revisar el Reglamento Técnico de Etiquetado (RETIQ) al momento de comprar un producto es una forma inteligente de ahorrar energía y su bolsillo. Este es un certificado que da a conocer el tipo de consumo, las características técnicas y el desempeño de ciertos electrodomésticos como neveras o lavadoras. Esta es una manera de medir el consumo y comprar de manera inteligente. Las tres etiquetas existentes son:

-Los más eficientes: A+++, A++, A+

-Los de consumo moderado: A y B

-Los de alto consumo: C y D

Uso consciente de electrodomésticos

El constante uso de aparatos eléctricos es una de las principales fuentes de consumo de energía eléctrica. Por eso, acciones como desconectar aparatos que no están utilizando, limitar el uso de calefacción o aire acondicionado, apagar automáticamente televisores o consolas de videojuegos pueden ser un modo de ahorro de energía diaria en el hogar. La constante apertura de la nevera, por ejemplo, puede derivar a un mayor consumo, ya que el electrodoméstico requerirá energía para volver a tener una temperatura estable.

Además, el uso de modos de ahorro de energía en computadores o consolas de videojuegos también contribuye al propósito de salvar al planeta.

Otras recomendaciones

Son diversas las formas en las que diariamente podemos cuidar y proteger las fuentes hídricas que generan energía eléctrica para todos.

El uso de luz natural y bombillas LED, junto con el aprovechamiento del sol durante el día puede ser un gran modo de ahorrar energía en espacios de oficinas como hogares, evitando usar luz artificial. El uso de bombillas de tecnología LED son una gran manera de ahorrar energía, pues reduce el consumo en más de un 60 %, además de tener una vida útil aún mayor.

Optar por la instalación de sensores es otro modo de ahorrar energía, especialmente en salones, pasillos y oficinas, lugares con altos consumos de energía. Por esto es recomendable utilizar tecnología que se active únicamente cuando se requiera utilizar los espacios.

Acciones cotidianas como la separación de residuos según su clasificación, reutilizar elementos y evitar plásticos de un solo uso, no botar residuos sólidos hacia el desagüe, entre otras acciones, es una forma de mitigar los cerca de 690 toneladas diarias de carga contaminante, una combinación entre aguas residuales, basuras y desperdicios industriales.

Close up of a man's hands recycling edible oil from a frying pan into a plastic bottle in his home kitchen.
Envasar el aceite usado en una botella es el primer paso para reciclar este residuo. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Por ejemplo, el aceite, ya sea, de cocina o de motor, es uno de los mayores contaminantes del río, ya que un litro de aceite puede contaminar 1.000 litros de agua. Emplear rejillas y evitar disponerla en el desagüe es son acciones cotidianas de alto impacto, siendo clave disponer correctamente de este producto en contenedores especiales que hay por toda la ciudad.

Estás y más acciones cotidianas son clave, no solamente para el ahorro de energía, sino también para la recuperación y protección de fuentes hídricas como el río Bogotá, el cual tiene un gran potencial energético.

Según la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), la recuperación completa del río, junto con la construcción de las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) de Salitre, en su fase dos, y Canoas, permitirá una mayor producción de energía para los bogotanos.