medio ambiente

Video: así fue el rescate de un oso polar que tenía una lata atorada en su hocico

El ejemplar tenía atorada una lata de leche condensada que le impedía alimentarse.


Un fascinante rescate animal tuvo lugar en Dixon, un pueblo ruso ubicado en el norte de la región de Krasnoyarsk. Un grupo de personas vio a un oso polar mientras este buscaba alimento, sin embargo, notaron una característica inusual en su hocico.

La contaminación humana ha hecho que innumerables desechos afecten hoy a la vida silvestre. De hecho, en el pasado ya se han viralizado videos con rescates impactantes, como el retirar un pitillo de la nariz de una tortuga marina o plásticos atorados en el cuerpo de focas, por ejemplo.

En esta ocasión, el oso polar en cuestión tenía una lata de leche condensada atorada en su hocico. Por esta razón, el animal no podía comer ni beber, poniendo en serio peligro su supervivencia.

El oso fue visto por algunos habitantes de Dixon, pues merodeaba cerca del pueblo. Luego de difundir las imágenes en redes sociales, expertos llegaron al lugar para avanzar con las labores de rescate.

La jefa del Servicio Federal de Supervisión de Recursos Naturales de Rusia, Svetlana Radiónova, informó a través de Telegram que se había conformado un grupo especial de rescate para atender al animal. Sin embargo, el primer intento debió posponerse debido a las condiciones meteorológicas del Ártico. Una vez fue posible, emprendieron camino en helicóptero.

Al llegar a Dixon, localizaron al oso polar para inmovilizarlo y atender minuciosamente su condición. La lata atorada fue retirada y sus heridas desinfectadas. “Se le proporcionará toda la asistencia necesaria y se le transportará de 60 a 100 km desde el pueblo hasta su hábitat natural”, agregó Radiónova en su comunicado.

En las imágenes difundidas en redes sociales se muestran algunos detalles de la intervención, así mismo, el lugar donde fue dejado el animal para que se recuperara y regresara a su vida silvestre.

Encuentran una nueva población de osos polares en una región sin hielo marino

Los osos polares se enfrentan a una amenaza existencial por la rápida disminución del hielo marino del Ártico, del que dependen como superficie para cazar focas.

Pero en un reciente estudio, científicos identificaron una subpoblación aislada de osos polares en el sureste de Groenlandia que, en cambio, utilizan el hielo de agua dulce que se vierte en el océano desde los glaciares de la región como plataforma, lo que sugiere que este hábitat en particular es menos susceptible que otros al cambio climático.

Sus hallazgos, descritos en la revista Science el jueves (16 de junio), sugieren la posibilidad de que al menos algunas poblaciones de la especie puedan sobrevivir más allá de este siglo, cuando se espera que el hielo marino del Ártico desaparezca por completo durante los meses de verano.

“Una de las grandes preguntas es en qué lugar del Ártico podrán sobrevivir los osos polares”, le dijo a la AFP una de las autoras de la investigación, Kristin Laidre, científica polar de la Universidad de Washington y el Instituto de Recursos Naturales de Groenlandia.

Creo que los osos que viven en un lugar como este pueden enseñarnos mucho sobre dónde podrían estar los otros lugares”, agregó. Laidre y sus colegas primero pasaron dos años entrevistando a cazadores Inuit que proporcionaron información y conocimiento ecológico.

Luego comenzaron su propio trabajo de campo, desde 2015 hasta 2021, en una región inhóspita que durante mucho tiempo no se estudió debido a su clima impredecible, fuertes nevadas y montañas.

Cada año, el equipo pasaba un mes en primavera alojándose en la localidad de Kuummiit, que está a dos horas en helicóptero de donde viven los osos. El equipo etiquetó a los osos con dispositivos de rastreo satelital y recolectó muestras genéticas, capturándolos o disparando dardos de biopsia en sus nalgas.

Se cree que son unos pocos cientos de individuos y “la población de osos polares genéticamente más aislada del planeta”, dijo la coautora Beth Shapiro, genetista de la Universidad de California en Santa Cruz e investigadora del Instituto Médico Howard Hughes.

“Sabemos que esta población ha estado viviendo separada de otras poblaciones de osos polares durante al menos varios cientos de años”, señaló. A diferencia de otros osos polares, se descubrió que estos son hogareños y rara vez se alejan mucho para cazar.

Su aislamiento se explica por la geografía del lugar: viven en una zona de fiordos en el extremo sur de Groenlandia, muy por debajo del círculo polar ártico, sin ningún lugar adonde ir.

Mientras que el hielo marino permite que la mayoría de los aproximadamente 26.000 osos polares del Ártico cacen, los osos del sureste de Groenlandia tienen acceso al hielo marino solo durante cuatro meses, entre febrero y finales de mayo.

Durante los ocho meses restantes, dependen de trozos de hielo de agua dulce que se desprenden de la capa de hielo de Groenlandia en forma de glaciares que terminan en el mar.

“Estos tipos de glaciares existen en otros lugares del Ártico, pero la combinación de las formas de los fiordos, la alta producción de hielo glaciar y la gran reserva de hielo que está disponible en la capa de hielo de Groenlandia es lo que actualmente proporciona un suministro constante del hielo de los glaciares”, dijo en un comunicado otro coautor, Twila Moon, del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo.