Tendencias
En Alianza, el trabajo está centrado en la plataforma de productos alternativos, y en ese sentido, cuenta con una oferta de cuatro fondos de diferentes plazos y con diferentes niveles de exposición en activos alternativos.
Cuarenta horas semanales, u ocho diarias, a las que se suelen sumar horas extraordinarias, es inapropiado tanto para los trabajadores como para las empresas. - Foto: iStock

vida moderna

¿25 horas de trabajo a la semana son suficientes para ser productivo? Esto dice un estudio

La capacidad cognitiva se reduce significativamente y aparecen señales de fatiga o estrés.

Para nadie es un secreto que después de determinadas horas de trabajo, la eficiencia se empieza a disminuir significativamente, el cuerpo se siente cansado, las manos se entumecen, los ojos se van cerrando y la capacidad mental se vuelve menos activa.

Por esta razón, no es casualidad que varias investigaciones respalden dichos efectos, ya que cuarenta horas semanales, u ocho diarias, a las que se suelen sumar horas extraordinarias, es inapropiado tanto para los trabajadores como para la productividad de las empresas, según un estudio publicado por el diario La Gaceta Madrid.

Un documento de trabajo del Melbourne Institute of Applied Economic and Social Research, en Australia, señala que la cantidad óptima de horas de trabajo por semana es de 25, que es equivalente a tres días laborales en lugar de cinco, especialmente para personas cuya edad supera los 40 años. Más allá de ese tiempo, el documento asegura que la capacidad cognitiva se reduce significativamente y aparecen señales de fatiga o estrés. Sin embargo, este concepto contradice completamente la idea del multimillonario chino Jack Ma, que invita a “trabajar 12 horas diarias durante seis días a la semana si las personas quieren una vida mejor”.

Las horas extras de trabajo afectan en la pérdida de la memoria, la rapidez con la que se procesa la información y la capacidad de concentración. Getty - Foto: RevistaFucsia.com

Si bien los efectos se perciben en las habilidades lingüísticas, la pérdida de la memoria, la rapidez con la que se procesa la información y la capacidad de concentración. Igualmente, se dificulta mantener ciertas funciones cognitivas que apenas permanecen en altos niveles durante el tiempo recomendado por los investigadores. Una vez este tiempo se sobrepasa, el cansancio las reduce drásticamente.

La reducción del tiempo de trabajo puede parecer algo irrealizable en muchas regiones del mundo, aunque en Países Bajos ya es toda una realidad. Desde el año 2000 entró en vigencia una ley que permite a los empleados reducir las horas y solicitar trabajo a tiempo parcial. Es común trabajar cuatro días a la semana, lo cual lo han aplicado el 86 % de las mujeres con hijos y el 12 % de los padres.

Por otro lado, una investigación de Vouchercloud dice que la eficiencia durante una jornada de trabajo se limita a unas pocas horas. El informe, basado en un cuestionario hecho a cientos de empleados británicos, proporciona datos de lo que se considera el “ritmo real” de los trabajadores y el tiempo en el que lograban su máximo rendimiento, así como cuándo éste empezaba a disminuir.

Los resultados arrojaron que cerca del 80 % admitieron no ser productivos durante toda la jornada. Esto quiere decir que en promedio, alcanzaban su límite de rendimiento a las dos horas y 53 minutos.

Por otra parte, un segundo grupo, confesó que en 65 % de los casos no conseguían desempeñar sus funciones sin alguna distracción. ¿La razón principal?: leer noticias o hablar con otros compañeros, revisar redes sociales, además de comer o fumar.

Según un informe de la Ocde, los españoles dedican 1.691 horas de trabajo cada año, cifra que está por debajo de la media de la organización: 1.766 horas. Los menos favorecidos son los trabajadores mexicanos, seguidos de Corea del Sur y Grecia. En el lado opuesto están los alemanes, los noruegos y los holandeses.

Por su parte, el economista británico John Maynard Keynes (considerado como uno de los más influyentes del siglo XX) dijo en una de sus predicciones que la tecnología llevaría al hombre a trabajar menos tiempo. Según su teoría, para 2030 el tiempo reglamentario sería de 15 horas. No obstante, falta bastante tiempo para llegar a ese número, a menos que no se sumen cada uno de los minutos de ocio y vida social.