vida moderna

Actividad física: así puede beneficiar el ejercicio a la salud mental

Media hora al día puede ser suficiente para propiciar el buen estado de ánimo.


Siempre que se habla de mantener la buena salud, dos factores sobresalen: la alimentación y la actividad física. Acerca de este último aspecto, los profesionales de la salud resaltan que el ejercicio pueden incidir positivamente en la prevención de enfermedades, debido a que se reduce el riesgo de pasar el límite saludable de peso, se libera energía y se estimula todo el organismo.

Muchas personas creen que los ejercicios cardiovasculares benefician solamente a aquellos que buscan adelgazar, pero la realidad es que esta actividad física tiene efecto más allá de la quema de calorías y la salud mental puede agradecerlo.

Mejorar el estado físico, bajar de peso, aumentar su resistencia, tonificar el cuerpo y tener un estilo de vida más saludable son algunas de las razones por las que muchas personas deciden empezar a ir al gimnasio, sin tener en cuenta que existe una cualidad que en estos tiempos toma mayor protagonismo.

¿Puede incidir el ejercicio en la salud mental?

Antes de entrar en las ventajas de realizar ejercicio para el estado de ánimo y emocional, hay que decir que la salud mental se ha convertido en un asunto de salud pública. A nivel global se ha visto cómo el tema ha tomado cada vez mayor relevancia en los últimos años y el campo de los atletas no es ajeno a ello.

Hoy en día se conocen las historias de deportistas que confesaron haber sufrido o estar atravesando por ansiedad, estrés o depresión. En general, también ha sido así para las personas, pues se ha notado el crecimiento de trastornos tras la pandemia del coronavirus.

Según la Organización Mundial de la Salud, en 2019 casi mil millones de personas, entre ellas un 14 % de los adolescentes de todo el mundo, estaban afectadas por un trastorno mental. Los suicidios representaban más de una de cada 100 muertes y el 58 % de ellos ocurrían antes de los 50 años de edad.

Así las cosas, la misma OMS destaca que la actividad física puede beneficiar a las personas en su salud mental, independientemente del ejercicio que se realice. Entre las bondades de este hábito se lista la disminución de los síntomas de depresión y ansiedad.

Como señalan desde el centro de entrenamiento Smart Fit, la actividad física haga parte de la vida de una persona lo beneficia en su estado psicológico y para esto los ejercicios cardiovasculares pueden ser grandes aliados.

Estrés

El ejercicio después de un día de trabajo ayuda en gran medida a liberar la mente del estrés que se pudo generar, debido a que permite la desconexión de los factores que desencadenaron la respuesta del organismo, así como propicia el alivio de los efectos del cortisol, la hormona del estrés.

Mejora la memoria y la concentración

Tener un hábito de ejercicio o realizar algún deporte de manera constante puede beneficiar la mente a su capacidad de concentración y memoria. El ejercicio ayuda a la producción de neuronas y número de conexiones entre estas, lo que significa que el cerebro aumenta su capacidad de aprendizaje.

Enfermedades cognitivas

Enfermedades como demencia y alzhéimer pueden aparecer durante el envejecimiento, como señalan desde el centro de entrenamiento, por lo que hacer ejercicio desde una edad temprana puede ayudar a prevenir el desarrollo de enfermedades degenerativas, ya que mejora la función cognitiva.

Old Woman make exercise why she is protected Alzheimer's disease
Hacer ejercicio desde una edad temprana puede ayudar a prevenir el desarrollo de enfermedades degenerativas, ya que mejora la función cognitiva. - Foto: Getty Images

Amor propio

La regularidad en el ejercicio tiene como resultado ver cumplidos los objetivos que cada persona se traza, ya sea bajar de peso o aumentar masa muscular. La realidad es que esto también beneficia la autoestima gracias a ver en el espejo el reflejo de lo que se quiere llegar a ser. La confianza en sí mismo es un alto estimulante para mantener una buena salud mental.