Vista superior de cuatro tipos diferentes de proteína animal como un filete de ternera cruda, una pechuga de pollo cruda, un filete de salmón crudo y un filete de cerdo crudo en una bandeja de piedra. La bandeja de piedra está en el centro de la imagen y está rodeada de condimentos, especias y verduras.
El consumo de alimentos saludables, pero que aporten vitaminas y proteínas es clave en la cena. - Foto: Getty Images

salud

Alimentos que no se deben comer después de las 7 de la noche para evitar molestias al dormir

Algunos de ellos causan indigestión, pesadez y dificultar para digerirlos.

La cena es una de las principales comidas del día y por ello lo ideal no es eliminarla, pero tampoco reemplazarla con productos poco saludables. La recomendación es incluir alimentos que no generen indigestión y le aporten al cuerpo los nutrientes que requiere.

Si bien es cierto que esta comida debe ser más ligera que los demás platos del día, es importante saber no solo que hay productos que ocasionan aumento de peso, sino que también están aquellos que inciden de manera negativa en el estómago y que, por ende, terminan afectando la calidad del sueño.

Lo ideal, según los especialistas, es comer en la cena una proteína como pollo, pescado o pavo, un vegetal y una grasa saludable como aguacate. La proteína ayuda a mantener el cuerpo funcionando y quemando calorías, señala el portal Salud 180, de México.

La fibra de los vegetales, por su parte, también es clave porque ayuda al sistema digestivo a trabajar durante la noche y así limpiar el cuerpo de las toxinas que no requiere. Pero, además de lo que se come, también es clave tener en cuenta las cantidades. Estos son algunos de los alimentos que deben evitarse después de las siete de la noche o antes de irse a dormir.

Cítricos

Frutas cítricas como las naranjas o las mandarinas pueden formar parte del menú nocturno, pero es posible que generen algún tipo de molestia en el estómago. “Lo que pasa con los cítricos, como ocurre con otros alimentos -como el café- es que a veces hacen que el esfínter que une el esófago con el estómago no cierre bien”, precisa Beatriz Robles, tecnóloga de alimentos, dietista-nutricionista y autora del libro Come seguro comiendo de todo, citada por el portal Cuídate Plus.

Esto hace que parte del contenido del estómago se devuelva por el esófago y se genere lo que se conoce como acidez, la cual causa síntomas como ardor.

Pasta

Este alimento también debería evitarse en la noche, según el portal Gastrolab, de México. Esto se debe a que es una fuente importante de carbohidratos, por lo que ingerirla antes de ir a dormir hará que la digestión se vuelva pesada, ocasionando incomodidad y problemas para descansar, además de que se puede provocar un aumento de peso.

Legumbres

Si bien las legumbres son alimentos sanos, es posible que ocasionen molestias en el estómago, especialmente, gases. Lo aconsejable es evitarlas para no interrumpir el sueño, que es clave para mantener el organismo saludable. Adicionalmente, los expertos aseguran que hay algunas personas no están acostumbradas a consumir estas verduras y que independiente de la hora en que las ingieran ocasionan malestar.

Carne

El consumo de carne roja siempre debe hacerse con moderación y más cuando se trata de incorporarlo a la cena, pues es rico en proteínas por lo que resulta difícil de digerir y, por tanto, pueden provocar malestar y problemas de insomnio. Adicionalmente, según información del portal Saber Vivir TV, las grasas saturadas que contiene reducen la serotonina, hormona que se encarga de regular el estado de ánimo y el sueño, entre otras funciones.

Chocolate

Cuando el chocolate se consume en pequeñas cantidades no es un problema, pero si su ingesta es en exceso es posible que incida en el proceso digestivo, lo que deriva en dificultades para dormir bien. Lo ideal de este alimento es consumirlo a lo largo del día y no antes de dormir.

Alimentos picantes

Los alimentos picantes pueden generar los mismos problemas que los cítricos. Sin embargo, hay personas que los toleran bien por lo que en estos casos su ingesta no ocasionaría inconvenientes.

Embutidos

Un artículo publicado por el diario La Vanguardia, de España, asegura que en la noche no se debe consumir salchichón, chorizo y demás derivados grasos del cerdo, como tampoco jamón, e incluso pechuga de pavo y si bien los embutidos magros son más saludables que los grasos, lo aconsejable es no convertirlos en alimentos recurrentes para la noche.