Vegetales verdes
El consumo de vegetales garantiza un buen estado de ánimo. - Foto: Getty Images

vida moderna

Beneficios de una dieta rica en vegetales

Los adultos que consumen menos cantidad de carbohidratos y más frutas sufren menos episodios depresivos y de ansiedad.

Afrontar los problemas con positivismo, disfrutar más de las pequeñas cosas, reír más y encontrarse mejor tanto física como emocionalmente son algunos de los beneficios que le dan alegría al organismo.

Cabe mencionar que cada persona siente la alegría de diversas formas: a través de un abrazo con alguien especial, reencontrándose con amigos, disfrutando de una película, escuchando su canción favorita, viajando o descansando.

Pero, además, en la alegría influye la serotonina -hormona de la felicidad- y la endorfina -encargada de aliviar el estrés-, dos aliados clave para tener un estado de ánimo bueno.

Es importante saber que existen formas para contribuir a la segregación de este tipo de sustancias a través de la alimentación. Según una investigación realizada por la Universidad de Binghamton, de Nueva York (Estados Unidos), lo que se ingiere influye en el estado de ánimo y los adultos que consumen menos cantidad de carbohidratos y más frutas sufren menos episodios depresivos y de ansiedad.

Por ello, conviene cuidar la alimentación e incluir frutas y verduras en el plan de alimentación, así como aquellos alimentos que brindan felicidad, pero que no son nocivos. De hecho, una encuesta realizada por Florette, en España, reveló que el 57 % de los españoles aseguró sentirse más feliz cuando come más frutas y vegetales.

Por este motivo, a continuación se mencionarán los vegetales idóneos para practicar la ‘dieta de la felicidad’:

La alimentación es la principal fuente de nutrientes de las personas.
La alimentación es la principal fuente de nutrientes de las personas. - Foto: Getty Images
  • Brócoli, coliflor y espinaca: estos vegetales son ricos en ácido Gamma-Aminobutírico (aminoácido producido naturalmente en el cerebro y que actúa positivamente en su funcionamiento), que contribuyen a la reducción del estrés, a la mejora del sueño y, por ende, del estado de ánimo.
  • Rúcula y canónigo: ambos brotes tienen un alto contenido de vitamina C, un tipo de sustancia que desempeña un papel importante en la aceleración de la producción de serotonina, hormona de la felicidad. Además, de otros beneficios físicos, reduce el nivel de estrés y ansiedad, ya que regula la producción del cortisol (el exceso de cortisol produce estrés, empeora el sueño, y genera falta de concentración). La carencia de esta vitamina también puede conducir a una sensación de cansancio, fatiga y menos energía.
  • Espinaca y savia roja: contienen vitaminas del grupo B, concretamente la B6, la cual facilita la conversión de aminoácidos en serotonina. Dentro de este amplio grupo de vitaminas, también se encuentra la vitamina B9 o también conocido como ácido fólico, que ayudara a crear nuevas células e interviene en la formación de ADN, además de la regulación de la serotonina. Esta sustancia se puede encontrar en todos los vegetales de hoja.
  • Cilantro y acelgas y frutos secos: con estos alimentos se potencia el magnesio, un mineral que aumenta la producción de serotonina; esta se encarga de optimizar el estado de ánimo y el rendimiento mental. Las propiedades del magnesio son varias: ayuda a mantener el balance hormonal, la función enzimática y la producción de neurotransmisores que regulan el estado de ánimo y la salud en general.
  • “Es aconsejable incluir vegetales frescos, entre otros alimentos, que contengan altos niveles de magnesio o vitaminas, para tener un buen estado de ánimo. Ya sea en ensalada o como acompañamiento, estos ingredientes contribuyen no solo a disfrutar de recetas sabrosas y saludables, sino que también influirán de forma positiva en nuestro estado de ánimo y vivir nuestro día a día con alegría”, concluyó Miren Aierbe, nutricionista.

*Con información de Europa Press.