salud

Bicarbonato de sodio: estos son los beneficios “milagrosos” para su salud

Control de la acidez estomacal, incremento en el rendimiento físico y mejora en la salud bucal son solo algunas de sus utilidades.


Con el paso de los años, el bicarbonato de sodio se ha convertido en un producto indispensable no solo en las cocinas sino también en los botiquines familiares. Esto se debe a que ofrece diversos beneficios saludables que pueden obtenerse tan solo disolviendo una cucharadita en agua.

Una de las principales utilidades de tomar agua y bicarbonato es que reduce la acidez estomacal, la cual se manifiesta en una sensación de ardor y dolor que comienza en la zona superior del estómago y puede extenderse hacia la garganta.

Esto puede producirse por comer alimentos grasos, picantes o en exceso. Mezclar una cucharada de bicarbonato con agua fría y beberlo podría aliviar este problema, estimulando los eructos y reduciendo la hinchazón. Sin embargo, esta mezcla también puede generar otros efectos positivos para la salud.

Una publicación realizada por Journal of The International Society of Sports Nutrition, reveló que los atletas que consumen bicarbonato de sodio consiguen una mejora en su rendimiento físico.

Otro de sus beneficios está relacionado con mantener la boca saludable y fresca. Esta es precisamente una de las razones por las que muchas cremas dentales incorporan este componente en su fórmula. Por eso, utilizar un enjuague casero con la mezcla de agua y bicarbonato puede propiciar una buena salud bucal.

De a cuerdo con información de la revista Bienestar de Colsánitas, el bicarbonato también puede utilizarse para eliminar la inflamación de la garganta y para evitar el mal aliento por cuenta de la aparición de bacterias o infecciones.

Hay quienes lo utilizan también para aliviar la congestión causada por alergias o resfriados. Se puede realizar una irrigación nasal o lavado de la nariz y de los senos nasales.

Por otro lado, el consumo de bicarbonato de sodio es eficaz a la hora de reducir los síntomas que pueden aparecer en el tracto urinario inferior de las personas. Su consumo puede reducir o retardar posibles afectaciones renales. No obstante, los análisis científicos siempre hacen énfasis en que antes de iniciar cualquier tratamiento se debe consultar con el médico.

Recomendaciones al tomar agua con bicarbonato

Si bien la utilidad al usar este producto puede ser diversa, es importante mencionar una serie de consideraciones antes de proceder a su ingesta.

Lo primero es consultar al médico. Según MedlinePlus, se debe informar sobre cuáles medicamentos con y sin prescripción se están consumiendo, especialmente otros antiácidos, aspirinas o medicamentos similares a ésta, benzodiazepinas, flecainida (Tambocor), hierro, ketoconazol (Nizoral), litio (Eskalith, Lithobid), metenamina (Hiprex, Urex), metotrexato, quinidina, antibióticos que contienen sulfa, tetraciclina (Sumycin) o vitaminas.

No se recomienda tomar más de dos semanas seguidas o que lo consuman menores de 12 años. Tampoco es bueno tomar esta mezcla antes de otros medicamentos, pues podría reducir la velocidad de absorción de los fármacos por parte del organismo.

Además, tomar agua con bicarbonato a diario podría producir alcalosis metabólica. Esto es que la sangre se vuelve alcalina y genera que los pulmones y riñones hagan un sobreesfuerzo para limpiar la sangre.

También es importante indicarle al médico si la persona alguna vez ha tenido hipertensión, insuficiencia cardíaca congestiva, o enfermedades al riñón. Además, es aconsejable decirle al doctor si se está en embarazo, si tiene planes de estarlo o si está amamantando.

No es recomendable usarlo en la piel, ya que puede provocar efectos adversos como irritación y ardor. Esto se debe a que el pH de las personas oscila entre 5.5 y 6, mientras que el del bicarbonato de sodio se calcula en 8.5.

Es importante revisar que el bicarbonato no esté vencido. Para ello se vierte una pizca en un vaso, se agrega unas gotas de vinagre o jugo de limón fresco y si no produce efervescencia, absténgase de usarlo. Además, tenga en cuenta que una caja cerrada tiene una vida útil de 18 meses y una abierta de 6 meses. Es recomendable mantenerlo alejado de la humedad.