Tendencias
La importancia del descanso en el ejercicio físico
Uno de cada cuatro adultos no alcanza los niveles de actividad física recomendados, según la OMS. - Foto: Getty Images

vida moderna

Colesterol alto: el ejercicio más efectivo para reducir los niveles

La mejor hora para hacer ejercicio es una cuestión de preferencia, horarios y gusto.

El colesterol es una sustancia cerosa y parecida a la grasa que se encuentra en todas las células del cuerpo, pues se necesita para producir hormonas, vitamina D y sustancias que ayudan a digerir los alimentos, de acuerdo con MedlinePlus, web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Además, Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, explicó que el colesterol alto puede heredarse, aunque suele ser el resultado de la elección de un estilo de vida poco saludable, por lo que se puede prevenir y tratar.

Otras causas del colesterol alto son el sedentarismo, la falta de ejercicio, fumar, la obesidad, la edad y la diabetes. No obstante, el nivel alto de colesterol no tiene síntomas y la única forma de detectarlo es mediante un análisis de sangre.

No obstante, explicó que con el colesterol alto es posible que se formen depósitos grasos en los vasos sanguíneos. Con el tiempo estos crecen y hacen que sea más difícil que fluya suficiente sangre a través de las arterias. A veces, esos depósitos pueden romperse de repente y formar un coágulo que causa un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Por tal razón, el diario español Mundo Deportivo reveló, en su sección de salud, que los ejercicios aeróbicos son los más efectivos para reducir los niveles de colesterol y durante la actividad aeróbica, la persona debe mover repetidamente los músculos grandes de los brazos, las piernas y las caderas.

“El ejercicio aeróbico aumenta la lipoproteína de alta densidad (HDL), el colesterol “bueno”, y reduce la lipoproteína de baja densidad (LDL), el colesterol “malo”. Esto puede reducir la acumulación de placas en las arterias”, explicó la entidad sin ánimo de lucro.

Así las cosas, para mejorar la salud y el bienestar, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda los siguientes niveles de actividad física en función de la edad:

Niños y adolescentes de 5 a 17 años

  • Todos los niños y adolescentes deben practicar una actividad física de intensidad moderada o alta durante un mínimo de 60 minutos diarios.
  • Al menos tres días por semana, esto debe incluir actividades que fortalezcan los músculos y huesos.
  • Hacer ejercicio durante más de 60 minutos diarios aporta beneficios adicionales para la salud.

Adultos mayores de 18 años

  • Todos los adultos deben hacer al menos 150 minutos semanales de actividad física de intensidad moderada, o al menos 75 minutos semanales de ejercicio de alta intensidad.
  • Para obtener beneficios adicionales para la salud, los adultos deben incrementar el tiempo de ejercicio hasta 300 minutos semanales de actividad física moderada o su equivalente.
  • Para mejorar y mantener la salud del aparato locomotor, se deben realizar, dos o más días por semana, actividades que fortalezcan los principales grupos musculares.
  • Además, las personas mayores con problemas de movilidad deben hacer ejercicios durante tres o más días a la semana para mejorar el equilibrio y prevenir las caídas.

Por su parte, es importante señalar que la organización señaló que las personas con un nivel insuficiente de actividad física tienen un riesgo de muerte entre un 20 % y un 30 % mayor en comparación con las personas que alcanzan un nivel suficiente de actividad física.

Asimismo, el ejercicio debe estar acompañado de un buen plan de alimentación que esté balanceado y, de una buena hidratación, ya que el cuerpo antes de estar bien por fuera necesita estar bien por dentro.

De igual forma, los expertos recomiendan ingerir mínimo dos litros de agua, dormir 8 horas y no saltarse ninguna comida diaria.

De todos modos, lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique que es lo más adecuado para cada persona, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.