Tendencias
Osteoporosis en los hombre
El ácido úrico suele aparecer con frecuencia en las articulaciones de las manos. - Foto: Getty Images

vida moderna

¿Cómo eliminar los cristales de ácido úrico en las articulaciones?

Solo el médico puede determinar si se posee o no ácido úrico en las articulaciones.

Las articulaciones son los lugares donde se unen dos o más huesos. Por ejemplo, los hombros, codos, caderas, rodillas y nudillos. Incluso, la columna también tiene articulaciones, según explica Medline Plus, web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

En las articulaciones no se cuentan solo huesos, estas también están compuestas por tejidos blandos como cartílagos, tendones y ligamentos, los cuales, pueden estar expuestos a trastornos dolorosos derivados del uso excesivo de una articulación o de una lesión o accidente repentino.

Así mismo, en las articulaciones se pueden acumular cristales de ácido úrico cuando esta sustancia se produce en exceso. Dicha retención puede provocar enfermedades como la gota, una de las enfermedades más dolorosas en el cuerpo.

Por lo anterior, es necesario estimular la eliminación del ácido úrico para que no desencadenen dolores o inflamación articular. El portal especializado Mejor con Salud explicó que las partes más afectadas suelen ser “las manos, los dedos de los pies, los tobillos y los pies”.

Aunque primero se debe consultar con el médico, es posible reducir los cristales de ácido úrico en el cuerpo con remedios naturales. El mismo medio listó algunos:

Infusión de diente de león

Ingredientes: una taza de agua (250 ml) y una cucharadita de raíz de diente de león (3 g).

Preparación:

1. Poner a calentar una taza de agua.

2. Cuando comience a hervir, agregar un cucharadita de raíz de diente de león.

3. Esperar tres minutos más en el fuego.

4. Retirar del fuego y dejar en reposo un par de minutos.

5. Colar, servir y consumir.

Zumo de pepino, apio, limón y jengibre

Ingredientes: un pepino, dos tallos de apio, una rodaja de limón, un trozo de jengibre y medio vaso de agua (125 ml).

Preparación:

1. Lavar y desinfectar todos los ingredientes.

2. Cortar el pepino y el apio en trozos pequeños.

3. Meter el pepino y el apio en la licuadora junto con el medio vaso de agua.

4. Agregar también el trozo de jengibre y el limón y procesar.

5. Cuando todo quede bien integrado, servir y consumir de inmediato.

6. Es posible sustituir el limón por la naranja.

Infusión de cebolleta

Ingredientes: un puñado de cebolletas y una taza de agua (250 ml).

Preparación:

1. Cortar el rallo de las cebolletas y parte del bulbo en trozos pequeños.

2. Calentar el agua.

3. Cuando comience a hervir, agregar las cebolletas picadas y dejar tres minutos más en el fuego.

4. Retirar del fuego y dejar reposar cinco minutos.

5. Servir y beber.

Por otro lado, de acuerdo con información del portal Salud Mapfre, de España, hay unos alimentos que tienen un alto nivel de purinas y cuyo consumo se debería evitar completamente si las personas enfrentan este padecimiento.

Se trata de la carne de cordero, ganso, perdiz, cerdo, res, vísceras, extractos y caldos de carne; pescados y mariscos como anchoas, sardinas, arenques, caballa, mejillones; levaduras de panadería y de cerveza. Los mariscos no deben consumirse ni frescos, ni enlatados.

“Comer carne de vacuno, cerdo o cordero dos o más veces a la semana aumenta un 50 % el riesgo de padecer un evento de gota y consumir atún y otros pescados azules una o más veces por semana aumenta el riesgo el 30 %”, asegura este sitio web.

Hay otros alimentos de los cuales se puede tener un consumo moderado como, por ejemplo, las lentejas, alubias y guisantes; vegetales como los espárragos, las espinacas y las setas, los cuales se pueden ingerir unas dos veces a la semana.