vida moderna

¿Cómo saber si tiene alguna enfermedad grave en los huesos?

El cáncer de hueso es poco frecuente: representa menos del 1 % de todos los tipos de cáncer.


El cáncer de hueso puede comenzar en cualquier hueso del cuerpo, aunque en la mayor parte de los casos, afecta la pelvis o los huesos grandes de los brazos y las piernas.

De acuerdo con el portal Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, este es un tipo de cáncer poco frecuente: representa menos del 1 % de todos los tipos de cáncer.

Incluso, el portal resalta que los tumores óseos no cancerosos son mucho más frecuentes que los cancerosos.

Este tipo de cáncer no hace referencia a cuando hace metástasis a los huesos. En cambio, a esos tipos de cáncer se los denomina según dónde se originaron, por ejemplo, cáncer de mama que hizo metástasis en los huesos.

La extirpación quirúrgica es el tratamiento más frecuente para esta afección, pero también pueden usarse quimioterapia y radioterapia. “La decisión de cirugía, quimioterapia o radioterapia se basa en el tipo de cáncer de hueso que se desee tratar”, destacó el portal.

Entre los síntomas que destacan esta afección, están:

  • Dolor de huesos
  • Inflamación y dolor a la palpación cerca del área afectada
  • Debilidad en los huesos, que provocan fracturas
  • Fatiga
  • Pérdida de peso involuntaria

Y aunque se desconoce la causa de la mayoría de los casos de cáncer de hueso, un pequeño porcentaje de los casos se ha relacionado con factores hereditarios, mientras que otros se relacionan con una exposición anterior a la radiación.

Cómo regenerar la masa ósea de manera natural

Especialistas en el portal de Cuerpo Mente dicen que desde el año 2000 hay una medicación para tratar la afectación en el organismo interno, pero “puede producir más problemas de los que soluciona, entre ellos un aumento de cáncer”.

Además, existe un imaginario de que la soya es un ingrediente activo para mejorar a los huesos, pero los expertos dicen que no es recomendable porque actualmente hay dudas sobre su acción estrogénica.

La primera forma para aumentar la masa ósea es consumiendo calcio; los huesos necesitan de este nutriente porque a medida que crecen se descomponen y lo absorben. Medical News Today recomienda incluir en una dieta leche, queso, yogur, col, frijoles y sardinas, alimentos ricos en calcio.

Siguiendo la línea del equilibrio alimenticio, también se recomienda evitar una dieta baja en calorías porque pueden conducir a problemas de salud, incluyendo la pérdida de densidad ósea.

No obstante, hay que saber diferenciar las calorías. De acuerdo con información recopilada por el portal web Feda, se debe evitar el consumo de calorías vacías, que son aquellas que tienen los alimentos que aportan mucha energía pero casi ningún nutriente al organismo.

Específicamente, varios de los productos que contienen estas cualidades se potencian por apropiarse calóricamente, ya que tienen una cantidad significativa de calorías, pero elementos importantes para el cuerpo como la fibra, las vitaminas y los minerales carecen en su composición.

Es por ello que se aconseja evitar comer zumos envasados, comidas rápidas, gaseosas, salsas precocinadas y alcohol.

Siguiendo la vertiente de métodos naturales, Cuerpo Mente consigna que para evitar o tratar la osteoporosis hay que estar en contacto con el Sol, la luz y el aire; es decir, tomar paseos y no permanecer en casa. Todo esto porque el cuerpo necesita tomar un respiro, además, el Sol comparte vitamina D y a través de sus rayos se ha comprobado que estos tienen mayor actividad y potencia para proteger la masa ósea y la salud en la menopausia.