vida moderna

¿Cuál es la peor forma de morir según la ciencia?

El fuego es una de las causas más aterradoras de morir.


Para muchas personas la muerte es un proceso natural que aceptan una vez se hayan planteado el panorama, pero para otras este punto causa temor e incluso curiosidad por saber cuándo, cómo y de qué manera pueden morir. Antes este dilema, la ciencia ha estudiado el impacto que tienen varias formas de morir y las que son más aterradoras.

Para ello, la revista Muy Interesante señaló que el científico Paul Doherty y el escritor Cody Cassidy estudiaron las perores formas de morir y escribieron un libro publicado por Penguin Books y que el New York Times calificó de “entretenido y desgarrador”, denominado And then you’re dead: What Really Happens If You Get Swallowed by a Whale, Are Shot from a Cannon, or Go Barreling over Niagara, el cual explica a detalle cuáles son las formas más escabrosas de quedar sin vida.

  • Empalamiento: Se trata de una técnica medieval en la que la víctima podía tardar varios días en morir. Como tal, se colocaba a la persona sobre una espiga de madera engrasada y luego se insertaba parcialmente en el recto o la vagina. Debido al propio peso del cuerpo, la estaca se abría paso a través de los órganos lentamente hasta encontrar la salida que, por lo general, era la garganta o el hombro.
  • Morir por privación de sueño: Morir por permanecer despierto durante mucho tiempo, es una de las formas más difíciles de morir, ya que la presión sanguínea aumenta, el estado de ánimo cambia y la confusión tiende a nublar la mente. Una persona puede permanecer despierta durante 11 días o más, pero los órganos colapsara, el sistema inmune dejara de funcionar y por ende se producirá la muerte. Cabe mencionar que el cuerpo es menos capaz de tolerar el dolor cuando se produce la falta de sueño, por ello, a medida que el cuerpo deja de funcionar, dolerá mucho más la privación de sueño.
  • Escafismo: Es una técnica de tortura persa en el que metían a la víctima en un tronco de árbol hueco, con la cabeza y los pies sobresaliendo. Después, les hacían tomar leche y miel descompuesta y también les untaban la mezcla para atraer las moscas y los insectos. Adicional a ello, el consumo de esos ingredientes les causaba diarrea, lo cual atraía muchos más insectos y convertían el cuerpo en un nido ideal para poner huevos. Tanto las larvas como los insectos se enterraban en la piel y se comían la carne durante varios días.
  • Desollamiento: Este es un método de tortura brutal que fue implementado por muchas civilizaciones. Se trataba de cortar la piel de la víctima y retirar los tejidos, manteniendo vivo a la persona el mayor tiempo posible. Algunos lo hacían hasta el punto de quitar por completo la piel del rostro. La muerte de las víctimas se daba por lo general por la perdida de sangre y un shock, pero había casos en los que las víctimas vivían varios días antes de morir.
  • Morir de hambre: Otra forma cruel de morir es cuando el organismo no recibe alimentos y comienza a utilizar la grasa corporal y los músculos para mantenerse vivo. Cuando los músculos se agotan, los órganos vitales se desintegran desde adentro y es ahí cuando llega la muerte por medio de un paro cardiaco.
  • Quemarse vivo: Este es uno de los escenarios más aterradores para cualquier ser vivo y es una de las formas más crueles de morir, debido al excesivo dolor que experimenta el cuerpo cuando se destruyen los tejidos de la piel y los órganos por el fuego. Como tal, la persona puede morir de asfixia, puede quedarse ciega y luego morir de shock o dolor.