vida moderna

Dieta mediterránea: estos son sus beneficios para reducir la mortalidad

La dieta mediterránea es la que más ha sido estudiada por los especialistas.


Algunos se preguntan cuál es la mejor dieta que se debe llevar a cabo para poder adquirir todos los nutrientes y vitaminas que el cuerpo necesita. Cabe mencionar que a la hora de elegir una dieta influyen aspectos económicos, de accesibilidad y de preferencia. Los especialistas aseguran que se deben consumir alimentos de todos los grupos e ingerir frutas de todos los colores. La dieta mediterránea es una de las más recomendadas por los especialistas.

El doctor Gurutz Linazasoro, portavoz de la Sociedad Española de Neurología, dijo a la BBC Mundo que “el patrón dietético que más se ha estudiado es la dieta mediterránea. Se sabe que disminuye el riesgo de padecer alzhéimer y párkinson, también disminuye el de sufrir enfermedades cardiovasculares y baja el nivel de riesgo de obesidad, que indirectamente también induce sobre la salud cardiovascular”.

Por otra parte, el profesor de nutrición clínica de la Universidad de Florencia, Italia, Francesco Sofi aseguró que no es coincidencia que la dieta mediterránea sea muy colorida. “Seguir la dieta mediterránea tradicional significa que consumes diferentes nutrientes y fitonutrientes”, aseguró el especialista.

La dieta mediterránea incluye muchos vegetales, frutas, legumbres, cereales y productos ricos en carbohidratos saludables como el pan, la pasta y el arroz integral. También contiene cantidades moderadas de pescado, carnes magras blancas y algunos productos lácteos. En está modalidad de alimentación se usa para cocinar el aceite de oliva extravirgen.

Alimentos saludables, que forman parte de una dieta mediterránea, dispuestos para crear una forma de corazón, caballa (pescado), pimientos de Ramiro, pimientos morrones, tomates, aceitunas nocellara y leccino, espárragos, zanahorias, coles de Bruselas, berenjenas, cebollas rojas, aguacates. , judías verdes, espinacas, maíz, brócoli, papas, ajo, fresas, arándanos, uvas rojas, plátanos, naranja, nueces pecanas, nueces, semillas de calabaza y semillas mixtas.
La dieta mediterránea disminuye el riesgo de padecer alzhéimer y párkinson. - Foto: Getty Images

Expertos aseguran que no hay un alimento mágico que prevenga las enfermedades neurológicas, sin embargo, una dieta equilibrada puede ayudar a reducir el riesgo de padecerlas. Una buena alimentación mantendrá de manera sana a todos los órganos del cuerpo, incluyendo el cerebro.

El doctor Gurutz Linazasoro le dijo al diario BBC Mundo que “la alimentación es uno de los pocos factores de riesgo de enfermedades neurológicas que está en nuestras manos modificar y controlar”.

La revista BMC Medicine publicó un estudio en el que le hizo un seguimiento a 642 personas de más de 65 años en Toscana (Italia), durante dos décadas. La investigación confirmó que la dieta mediterránea reduce el riesgo de mortalidad en personas de la tercera edad.

Para este estudio se analizaron biomarcadores dietéticos en plasma y orina; y se hizo un seguimiento durante 20 años a 642 participantes (el 56 % de ellos, mujeres) de 65 años o más, de los que se obtuvieron datos completos sobre sus biomarcadores alimentarios.

Frutas y verduras
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir cinco porciones de frutas y verduras al día. - Foto: Getty Images

Cristina Andrés-Lacueva, catedrática de la Universidad de Barcelona (UB), en España, y jefa del Grupo de Investigación de Biomarcadores y Metabolómica Nutricional de los Alimentos de la Facultad de Farmacia y Ciencias de la Alimentación del mismo centro universitario es una de las especialistas que lideró la investigación.

La médica aseguró que han desarrollado “un índice de biomarcadores dietéticos basado en grupos de alimentos que forman parte de la dieta mediterránea, a partir del cual se evalúa su asociación con la mortalidad”.

Para ello, eligieron los niveles de referencia de los siguientes biomarcadores dietéticos determinados en orina (polifenoles totales y metabolitos de resveratrol) y presentes en plasma (carotenoides plasmáticos, selenio, vitamina B12, ácidos grasos y su proporción de monoinsaturados y saturados).

Durante los 20 años de seguimiento, se produjeron 425 muertes, de ellas 139 por enfermedades cardiovasculares y 89 por causas relacionadas con el cáncer.

El investigador del Ciberfes en la UB Tomás Meroño destacó que constataron “cómo una adherencia a la dieta mediterránea evaluada por un panel de biomarcadores dietéticos se asocia inversamente con la mortalidad a largo plazo en las personas mayores, lo que apoya el uso de estos indicadores en evaluaciones de seguimiento prolongado para observar los beneficios para la salud asociados a la dieta mediterránea”.