medio ambiente

El último refugio de hielo del océano Ártico empieza a derretirse

La zona sirve en el verano para que osos polares, focas y morsas encuentren sustento para ellas y sus crías. Sin esa reserva, que desaparece por el calentamiento global, estarían más vulnerables.


Una región del Ártico al norte de Groenlandia y las islas del archipiélago ártico canadiense se considera refugio para especies dependientes del hielo en un contexto de calentamiento generalizado. Pero una investigación dirigida por la Universidad de Washington señala que algunas partes de la zona del Ártico ya están mostrando una disminución del hielo marino en verano. El pasado agosto, el hielo marino al norte de Groenlandia mostró su vulnerabilidad a los efectos a largo plazo del cambio climático, según este estudio publicado en la revista de acceso abierto Communications Earth & Environment.

“La idea actual es que esta zona puede ser el último refugio para las especies que dependen del hielo. Así que, como muestra nuestro estudio, puede ser más vulnerable al cambio climático de lo que la gente ha estado asumiendo y eso es importante”, señala en un comunicado el autor principal Axel Schweiger, un científico polar en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad de Washington.

La evolución de las últimas regiones cubiertas de hielo es importante para los osos polares, que utilizan el hielo para cazar; también para las focas, que utilizan el hielo para construir guaridas para sus crías, y para las morsas, que utilizan el hielo como plataforma para alimentarse.

La foto de una osa polar desnutrida, el año pasado, mostró la impactante realidad de estos animales. (Foto de Kerstin Langenberger).
La foto de una osa polar desnutrida, el año pasado, mostró la impactante realidad de estos animales. (Foto de Kerstin Langenberger). - Foto: .

“Hace tiempo que se espera que esta zona sea el principal refugio para las especies que dependen del hielo, ya que es uno de los últimos lugares en los que esperamos que sobreviva el hielo marino de verano en el Ártico”, añade la coautora Kristin Laidre, científica principal del Laboratorio de Física Aplicada de la UW.

El estudio se centró en el hielo marino en agosto de 2020 en el mar de Wandel, una zona que solía estar cubierta todo el año de hielo grueso y plurianual.

“El hielo marino circula por el Ártico, tiene un patrón particular y, naturalmente, acaba amontonándose contra Groenlandia y la costa norte de Canadá –apunta Schweiger–. En los modelos climáticos, cuando los haces girar hacia adelante durante el próximo siglo, esa zona tiene la tendencia a que el hielo sobreviva en verano más tiempo”.

Al igual que en otras partes del océano Ártico, el hielo de esta zona se ha ido reduciendo gradualmente, aunque el hielo marino de la pasada primavera en el mar de Wandel fue, de media, ligeramente más grueso que en años anteriores. Pero las imágenes de satélite mostraron un mínimo histórico de apenas un 50 % de concentración de hielo marino el 14 de agosto de 2020.

El nuevo estudio utiliza los datos de los satélites y los modelos de hielo marino para determinar la causa del mínimo histórico del verano pasado y concluye que alrededor del 80 % se debió a factores meteorológicos, como los vientos que rompen y desplazan el hielo. El 20 % restante, es decir, una quinta parte, se debió al adelgazamiento a largo plazo del hielo marino debido al calentamiento global.

El modelo simuló el periodo comprendido entre el 1.° de junio y el 16 de agosto, y descubrió que los vientos inusuales desplazaron el hielo marino fuera de la zona, pero que la tendencia de adelgazamiento a largo plazo también contribuyó, al permitir que más luz solar calentara el océano. Luego, cuando los vientos aumentaron, esta agua caliente pudo derretir los témpanos de hielo cercanos.

El récord de concentración de hielo en 2020 fue sorprendente porque el grosor medio del hielo al comienzo del verano era en realidad cercano a lo normal.

“Durante el invierno y la primavera de 2020 hubo zonas de hielo más antiguas y gruesas que se habían desplazado hasta allí, pero también había suficiente hielo más fino y nuevo que se derritió para exponer el océano abierto –explica Schweiger–. Eso inició un ciclo de absorción de energía térmica para derretir más hielo, a pesar de que había algo de hielo grueso. Así que en los años en los que se repone la capa de hielo en esta región con hielo más antiguo y grueso, eso no parece ayudar tanto como cabría esperar”.

Los resultados suscitan preocupación por la última zona de hielo, pero no pueden aplicarse inmediatamente a toda la región, advierte Schweiger. También se desconoce cómo afectaría a corto y largo plazo el aumento de las aguas abiertas en esta región a las especies que dependen del hielo.

Los efectos del cambio climático han exiliado a miles de especies de sus hábitats naturales. En el Ártico, las focas y otros animales luchan por su supervivencia.
Los efectos del cambio climático han exiliado a miles de especies de sus hábitats naturales. En el Ártico, las focas y otros animales luchan por su supervivencia. - Foto:

“Sabemos muy poco sobre los mamíferos marinos de la zona de los últimos hielos, señala Laidre, quien también es profesor asociado de la Facultad de Ciencias Acuáticas y Pesqueras. Casi no tenemos datos históricos ni actuales, y la realidad es que hay muchas más preguntas que respuestas sobre el futuro de estas poblaciones”.

*Con información de Europa Press.