Tendencias
- Foto: SEMANA

salud

Estómago inflamado: ¿cuáles son los síntomas?

Existen diversos factores que pueden influir en este tipo de malestar. Así se pueden identificar.

El estómago inflamado es distensión abdominal. Esto hace referencia a esa sensación de llenura en el vientre, que incluso puede llegar a verse hinchado.

Así lo explica el sitio web especializado Medicalnewstoday, en el que se señala que este malestar suele no ser grave si está asociado con ingerir ciertos alimentos, si no empeora con el paso del tiempo y si desaparece en máximo dos días.

Si la hinchazón sigue un patrón predecible, no hay motivo para preocuparse. Pero si esto cambia, y la inflamación se agrava, puede ocurrir por algún padecimiento.

Es común que el estómago y los intestinos se hinchen debido a la acumulación de gases. Cuando esto ocurre, además se pueden presentar otros indicios como eructos, flatulencias en exceso, ganas de ir al baño y náuseas. La intensidad del dolor estomacal ocasionado por los gases puede variar de leve a intenso.

Estos gases atrapados en el sistema digestivo pueden haber sido causados por ciertos alimentos, como los vegetales crucíferos (coliflor, repollo, col rizada, brócoli, entre otros), una infección en el estómago, enfermedades crónicas, como la enfermedad de Crohn (Enfermedad intestinal inflamatoria crónica), y otras afecciones. Lo usual es que los gases desaparezcan en cuestión de horas.

Otra razón por la que se puede sentir el estómago inflamado, es la indigestión. Esta molestia puede ocurrir por comer demasiado o beber demasiado alcohol, o por una infección leve. Tomar algunos medicamentos también puede ocasionar la irritación del estómago.

Sin embargo, los expertos destacan que una indigestión frecuente, si no es causada por los alimentos, puede ser señal de algo más, como una úlcera estomacal, cáncer o insuficiencia hepática, casos en los que es recomendable acudir al médico.

Otro padecimiento que puede ocasionar un estómago inflamado, son las infecciones estomacales, que se pueden manifestar con gases, diarrea vómitos, náuseas y dolor. Esta enfermedad, suele desaparecer sola después de unos días. No obstante, quien la padece podría presentar deshidratación o un agravamiento de los síntomas mencionados y de otros, tales como fiebre, heces con sangre y vómito frecuente. En dichos casos es indispensable consultar con el médico.

De acuerdo a lo que explican los especialistas en Medicalnewstoday, “el estómago y los intestinos albergan una variedad de bacterias, muchas de las cuales ayudan al cuerpo a digerir los alimentos”. Si se ve alterado el equilibrio de esas bacterias, se puede presentar un incremento de bacterias dañinas en el intestino delgado. Esto se conoce como sobrecrecimiento de bacterias en el intestino delgado o SIBO, por su siglas en inglés.

Este trastorno viene acompañado de hinchazón, diarrea e incluso dificultad para digerir los alimentos y absorber los nutrientes. Esta enfermedad puede provocar osteoporosis o pérdida de peso involuntaria.

Cuando se presenta retención de líquidos, las mujeres, en particular, notan inflamación antes del periodo menstrual y al comienzo del embarazo. Aún así, la retención podría también ser causada por otras enfermedades como la diabetes o una insuficiencia renal. Es por eso que se debe prestar atención en caso de que la inflamación no desaparezca.

El estómago también se puede congestionar al comer alimentos a los que se tiene intolerancia. En estos casos, la hinchazón puede estar acompañada de diarrea o dolor de estómago, y suele desaparecer sola.

Por otra parte, están los trastornos intestinales crónicos, como el síndrome del intestino irritable que pueden causar hinchazón en una forma reiterada.

El trastorno conocido como gastroparesia, afecta los músculos del estómago, haciendo que dejen de funcionar con normalidad, lo que produce que los alimentos pasen lentamente a través del estómago y los intestinos.

Los síntomas de la gastroparesia incluyen inflamación, estreñimiento, sensación de llenura que se presenta muy rápido cuando la persona está comiendo, pérdida del apetito, acidez estomacal, náuseas y vómito, además de dolor e incomodidad general. Otras enfermedades como el hipotiroidismo y la diabetes, pueden causar este trastorno estomacal.

Las mujeres también pueden sufrir inflamación estomacal, por cuenta de problemas ginecológicos. Por ejemplo, la endometriosis (cuando el tejido que normalmente recubre el útero crece fuera de él) causa calambres e hinchazón.

Padecer estreñimiento, también puede ocasionar inflamación en el estómago. Las causas del estreñimiento pueden ser falta de fibra en la dieta, deshidratación, intolerancia a ciertos alimentos, embarazo ciertos trastornos intestinales, deficiencias de nutrientes y tomar algunos medicamentos.

Otras causas menos comunes del estómago inflamado, incluyen los cálculos biliares, el cáncer de estómago o el cáncer intestinal y la ascitis, afección que consiste en acumulación de líquido en la cavidad abdominal.