Dormir con el celular.
El descanso sensorial es fundamental para recuperar energía. - Foto: Getty Images

vida moderna

Estos son los siete tipos de descanso que necesita el cuerpo

Los expertos en salud aconsejan descansar entre 7 y 8 horas, pero es necesario conocer el tipo de descanso que se requiere.

Científicamente, está comprobado que se puede cerrar los ojos y estar en la cama durante muchas horas y aun así levantarse con agotamiento físico y mental. Esto sucede por el ritmo acelerado que lleva el cuerpo y por las exigencias que se le hace para obtener resultados en poco tiempo.

Los expertos en salud siempre han señalado que dormir al menos entre 7 y ocho horas diarias ayuda a reponer la energía; no obstante, esta no es la única forma de descansar porque un descanso saludable también se puede hacer con los ojos abiertos.

De este modo, es importante conocer cuáles son los tipos de descanso que requiere el cuerpo para reponerse del correr constante del día a día. Por ello, el portal web Infobae explica siete de ellos para conocer cuál es el que se requiere:

Descanso físico

El descanso físico se divide en dos categorías, el pasivo y el activo. Como tal, el pasivo consiste en dormir y tomar siestas durante el día. En cambio, el descanso físico activo consiste en hacer actividades como el yoga, mindfulness, estiramientos, meditación, reiki, masajes, entre otras disciplinas.

Descanso mental

El reposo mental consiste en tomar momentos para desconectar la mente lo máximo posible. Esto se logra cambiando el foco, abandonando las tareas que lo hacen sobre pensar demasiado, evitar las preocupaciones y los problemas por un momento. Un ejemplo de ello, son las tensiones que se generan en el día laboral y son arrastradas fuera de la jornada laboral. Por ello, a pesar de dormir, al despertarse se siente agotado y con la sensación de no haber recuperado las fuerzas perdidas.

Infobae aconseja tomar una pausa de al menos 20 minutos cada dos horas en la jornada de trabajo para despejar la mente y dejarla por unos minutos en blanco. Para lograrlo, se debe mover el cuerpo, estirar, dar un corto paseo e incorporar hábitos saludables.

Descanso sensorial

Al dormir se apagan todos los sentidos para desconcertarse del mundo, por ello, si se disminuye la luminosidad del ambiente cuando se apagan las pantallas de los celulares y computadores y se aleja del ruido, es posible que el cuerpo entre en un descanso reparador.

Adicional a ello, es fundamental cerrar los ojos un minuto y respirar profundamente, tomando aire por la nariz y soltando lentamente por la boca. Esto se debe repetir durante el día.

Descanso creativo

Cualquier proceso de innovación o generación de ideas estimula la curiosidad, el pensamiento crítico y apreciación de distintas perspectivas. Este descanso también se da cuando se necesita procesar información, especialmente cuando necesita salir del entonces habitual.

Para conseguir este descanso, se pueden hacer pausas para disfrutar del aire libre, caminar sin rumbo fijo, disfrutar del arte, leer, escuchar música, apreciar aromas y visualizar imágenes que generen gratos recuerdos. Todas estas pequeñas acciones contribuyen a que la mente repose y se estimule la creatividad.

Descanso emocional

Este tipo de descanso consiste en empezar a trabajar internamente en la autoconsciencia para conocerse mejor, explicar y procesar los aspectos de desafío de la vida actual y pasadas. Este espacio es necesario para enfocarse en construir y fortalecer un sentir equilibrado.

Entre tanto, pata logra el descanso emocional, es esencial aprender a decir que no y a evitar querer satisfacer a todas las personas. Esto no se trata de egoísmo, sino de una sana autoestima.

Descanso social

Este descanso implica tomar consciencia de las relaciones que se mantienen y que los agotan, junto con las que lo nutren y le permiten crecer diariamente. A esto, se debe incluir el análisis del vínculo con las redes sociales, que en muchos casos puede generar dependencia. Para lograr el descanso social, es esencial rodearse de personas positivas, compresivas, con las que se pueda compartir metas, anhelos y una forma auténtica de ser.

Otra forma de lugar este descanso es darle prioridad a la elección de qué cosas quieres hacer y a cuáles dirás que no de acuerdo con lo que sientes honestamente. Estro implica evitar aquellas obligaciones sociales innecesarias o a las que no se tiene interés o ganas genuinas.

Descanso espiritual

El descanso espiritual le permite conectarse con algo superior, más allá del cuerpo físico y de la mente. Este espacio consiste en la introspección, la aceptación, el perdón de los errores y estar profundo consigo mismo. Este estado se puede lograr conectándote con una tarea de voluntariado o ayudar con consciencia para llenar el alma espiritual. Los investigadores han señalado que las personas que hacen este tipo de actividades con regularidad son más felices y tienen mayor vitalidad.