Especialistas en nutrición recomiendan 5 raciones diarias entre frutas y verduras. Foto: Getty Images.
Los tomates son uno de los frutos más recomendados para cuidar la piel. - Foto: Foto: Getty Images.

salud

La fruta cuyo consumo cuida la piel, el cabello y fortalece el sistema inmune

Es rica en antioxidantes, fibra y vitaminas A, C y E.

El tomate es uno de los productos más utilizados en las preparaciones gastronómicas. Se le atribuyen propiedades diuréticas, antiinflamatorias y antioxidantes, que le aportan diversos beneficios al organismo.

Es considerado una fruta, a pesar de que normalmente es utilizado como un vegetal en las ensaladas y en los procesos culinarios. Es rico en vitaminas, minerales y fibra. Información del portal Cuerpo Mente destaca las características de este alimento debido a su contenido de tres vitaminas antioxidantes C, E y A, esta última en forma del precursor betacaroteno.

“Consumir 200 gramos de tomate cubre el 80 % de las necesidades diarias de vitamina C, el 27 % de las de la A y el 13 % de la E”, indica la citada fuente. Estos tres nutrientes previenen la degeneración de los tejidos, el envejecimiento prematuro y colaboran con el fortalecimiento del sistema inmunológico. También es fuente de vitaminas del grupo B, especialmente B1 y B6, que favorecen la obtención de energía de los alimentos y benefician al sistema nervioso. Este fruto es fuente de minerales como potasio, fósforo, hierro y magnesio.

Aliado de la piel

Son diversos los beneficios que este alimento le brinda al cuerpo. Uno de ellos es la protección de la piel. Además de tener vitaminas C y E, el tomate es rico en carotenoides, los cuales se transforman en vitamina A. Uno de ellos es el licopeno, que es el que le confiere el color rojo.

De acuerdo con el portal de bienestar y nutrición unComo, este es un alimento rico en antioxidantes y esta es una de las razones por las cuales diversos tipos de cosméticos contienen este ingrediente. Un artículo de la revista Elle indica que usar una mascarilla de tomate ayuda a regular la grasa de la piel, combate los granos, las espinillas y actúa como un perfecto “sellante” para los poros dilatados.

Sus beneficios se extienden también al cabello. La alta concentración de biotina y vitaminas A, E y C favorece su cuidado. Información del portal All Things Hair asegura que al tratarse de un poderoso antioxidante, es capaz de controlar el nivel de radicales libres, que son los principales responsables de que las células envejezcan más rápido, provocando la caída de cabello.

De igual forma, el azufre y el cloro (dos de los componentes principales del tomate) contienen propiedades antibacterianas y astringentes, que permiten eliminar las células muertas y los efectos de la contaminación en el cabello, promoviendo que crezca más y mejor.

Fortalece el sistema inmune

Por otro lado, ese mismo contenido de antioxidantes hace que el consumo de tomates ayude a fortalecer las defensas naturales del organismo debido a que combaten los radicales libres, que en exceso, favorecen la aparición de ciertas enfermedades, como diferentes tipos de cáncer, precisa el portal de salud Tua Saúde.

Esos componentes también son buenos para mantener los vasos sanguíneos saludables, además de poseer fibras que reducen los niveles de colesterol malo (LDL). “Asimismo, algunos estudios han relacionado que el consumo de licopeno que contienen ayudan a disminuir el riesgo de diferentes enfermedades cardiovasculares, como infarto de miocardio, aterosclerosis y derrame cerebral”, precisa el mencionado sitio web.

Se dice también que el tomate es ideal para incluirlo en una dieta tendiente a bajar de peso debido a que tiene muy pocas calorías y contiene mucha agua, antioxidantes y fibra, ayudando a disminuir la grasa corporal y a controlar el apetito.

Por último, es un fruto rico en potasio, un mineral que ayuda a eliminar el sodio del organismo a través de la orina, y contiene buenas cantidades de agua creando un efecto diurético, de esta manera este fruto ayuda a controlar la presión arterial.