Tendencias
Cuando la sangre está sucia se puede sufrir síntomas como: catarros y resfriados de manera habitual, problemas de piel, dermatitis, sequedad, úlceras cutáneas, manchas o enrojecimientos y el cabello es frágil. Foto: GettyImages.
Cuando la sangre está sucia se puede sufrir síntomas como: catarros y resfriados de manera habitual, problemas de piel, dermatitis, sequedad, úlceras cutáneas, manchas o enrojecimientos. - Foto: Foto Gettyimages

vida moderna

La mejor forma de limpiar la sangre de manera natural

Algunas sustancias llegan al cuerpo por medio del torrente sanguíneo.

A través de la sangre se transportan muchas sustancias vitales para el cuerpo. Este líquido rojo “puede transportar grasas, azúcares, nutrientes, hormonas, oxígeno, células y desechos”. En la sangre se acumulan un sinfín de toxinas, por lo que el hígado y los riñones se encargan de purificarla, según explica el portal de salud, belleza y cuidado personal unComo.

El medio menciona que para ayudar a estos órganos a purificar la sangre del cuerpo se pueden consumir determinados alimentos. La sangre se puede contaminar cuando una persona se alimenta de manera inapropiada o cuando el hígado o los riñones no funcionan de manera óptima. Además, las toxinas en la sangre se pueden elevar ante la presencia de niveles altos de colesterol, triglicéridos o azúcar.

Remedios caseros para purificar la sangre

Antes de llevarlos a cabo se recomienda contar con la aprobación de un médico especialista.

  • Limón: se deben cortar 2 limones en rodajas. Luego, se deben poner en dos litros de agua. Dejar reposar el agua toda la noche en la nevera sin agregarle azúcar. Por la mañana, al levantarse, se debe ingerir un vaso de agua de limón en ayunas. Durante el día, el medio recomienda consumir al menos 5 vasos más de agua. El tratamiento se debe llevar a cabo por 3 días consecutivos.
  • Saúco: esta planta se puede adquirir en una tienda naturista de confianza. Primero, se debe poner a hervir el agua y agregar la hierva cuando esté a punto de ebullición. Dejar hervir durante 3 minutos. Servir el té y tomarlo después de cada comida principal (desayuno, almuerzo y cena). Practicar el tratamiento durante una semana.
  • Ajo: cortar 12 trozos de ajo crudo. Ponerlos en una botella de vino tinto. Dejar reposar la mezcla durante dos semanas en un lugar ventilado y expuesto a la luz solar. Tomar una copa del vino mezclado con ajo luego del almuerzo y la cena durante una semana.
Expertos destacan que el ajo contiene alicina y ajoene, que son dos sustancias terapéuticas muy poderosas para el sistema cardiovascular. Foto: GettyImages
Expertos destacan que el ajo contiene alicina y ajoene, que son dos sustancias terapéuticas muy poderosas para el sistema cardiovascular. - Foto: Foto Gettyimages
  • Zanahoria: pelar 4 zanahorias frescas. Córtalas en pequeños trozos y licuarlas en un vaso de agua. Agregar media taza de zumo de limón y volver a licuar durante un minuto. Colar la mezcla en una jarra. Añadir dos cucharadas de miel si sé cree que el zumo quedó muy ácido. Consumir 2 vasos de zumo de zanahoria por las mañanas durante 3 días.
  • Aloe vera: pelar una penca de aloe vera. Remover la capa amarillenta que hay debajo de la cáscara y conservar los cristales de aloe vera. Preparar una jarra de zumo de limón u de otra fruta. Añadir los cristales de aloe vera al zumo y licuar durante un minuto. Beber un vaso del jugo de aloe vera una vez al día durante una semana.
  • Té bardana: conseguir la planta en un sitio de confianza. Agregar 2 cucharadas de bardana en una taza de agua caliente, previamente hervida. Dejar reposar por 10 minutos e ingerir el té 2 veces al día durante 3 días.
  • Infusión de ortiga: adquirir unas ramas de ortiga. Poner a hervir la ortiga en una olla con agua durante 5 minutos. Dejar reposar la infusión por 10 minutos y consumir una taza 2 veces al día (por la tarde y antes de acostarte), durante una semana.