vida moderna

Los beneficios de dormir bien para bajar de peso

Es importante contar con la supervisión de un médico.


Para bajar de peso es importante realizar muchos cambios en la búsqueda de buenos resultados. Es importante que antes de hacerlo se consulte a un médico para conocer cuántos kilos es saludable perder y cuál es el proceso que se debe llevar a cabo.

Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, señala algunas preguntas para tener en cuenta antes de iniciar un proceso de pérdida de peso. Este cuestionario puede ser una ayuda para conocer si se está preparado.

  • ¿Estoy motivado para bajar de peso?
  • ¿Estoy demasiado distraído por otras presiones?
  • ¿Utilizo la comida como medio para hacer frente al estrés?
  • ¿Estoy listo para aprender o utilizar otras estrategias para hacer frente al estrés?
  • ¿Necesito otro tipo de apoyo, ya sea de amigos o profesionales, para manejar el estrés?
  • ¿Estoy dispuesto a cambiar mis hábitos de alimentación?
  • ¿Estoy dispuesto a cambiar mis hábitos de actividad?
  • ¿Tengo el tiempo necesario para hacer estos cambios?

Es importante tener en cuenta que para perder peso se deben experimentar diferentes cambios. Por eso, se debe contar con supervisión de un equipo de profesionales, lo que incluye nutricionista, entrenador físico y en caso de que sea necesario un psicólogo.

“Habla con tu médico si necesitas ayuda para abordar los factores estresantes o las emociones que parecen obstáculos para tu preparación. Cuando estés listo, te será más fácil establecer metas, mantener el compromiso y cambiar hábitos”, recomienda Mayo Clinic.

Para bajar de peso la alimentación, el ejercicio físico y otros hábitos son fundamentales para obtener buenos resultados al momento de subirse a la báscula y mirarse al espejo. Sobre la alimentación se debe tener cuidado con no seguir dietas extremas, que pueden ser vistas en redes sociales o internet, ya que pueden poner en riesgo la salud.

“Los cambios repentinos y radicales en los hábitos de alimentación, como no comer más que sopa de repollo, pueden llevar a una pérdida de peso a corto plazo. Pero estos cambios exagerados no son saludables ni buenos y no ayudarán en el largo plazo, indican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Dormir también es un factor clave para bajar de peso saludablemente. “Cuando no se duerme lo suficiente, se puede sentir hambre incluso si se está lleno. La falta de sueño puede conducir a comer en exceso, lo que compromete la capacidad del cuerpo para metabolizar los hidratos de carbono de forma suficiente. La consecuencia puede ser un aumento de peso, y dificultades para perderlo”, detalla el sitio web especializado en salud y cuidado personal Mejor con Salud.

Además de contribuir a ello, dormir es importante para la salud integral del cuerpo humano. Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) señalan que el sueño no solo es importante para el cerebro sino para todos los tejidos del cuerpo.

“La investigación demuestra que la falta de sueño aumenta el riesgo de padecer obesidad, enfermedades del corazón e infecciones. Durante la noche, la frecuencia cardíaca, la frecuencia de respiración y la presión arterial suben y bajan, un proceso que puede ser importante para la salud cardiovascular. Mientras duerme, el cuerpo libera hormonas que ayudan a reparar las células y a controlar el uso de la energía que hace el cuerpo. Estos cambios hormonales pueden afectar su peso corporal”, aclaran los NIH.

Recomendaciones

Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, brinda algunos consejos relacionados con la alimentación, los cuales pueden ser de gran ayuda para bajar de peso saludablemente.

  • No saltarse las comidas. Algunas personas creen que no comer es una opción saludable para perder peso. Esto puede poner en riesgo la salud.
  • Comer de 5 a 6 porciones de comidas pequeñas con meriendas entr
  • e cada una.
  • Desayunar. Es importante para iniciar el día con energía.
  • Tomarse el tiempo necesario para comer sin realizar otras actividades al mismo tiempo. Algunas personas tienen por costumbre comer mientras ven televisión, trabajan frente al computador o revisan el celular.
  • Mantener un termo con agua cerca, para recordar el tomar agua.
  • Disminuir el consumo de bebidas como jugos, gaseosas y productos con azúcar añadida.
  • Comer las frutas enteras en lugar de prepararlas como jugo.
  • Comer los alimentos preferiblemente asados que fritos.