La causa más común de la calvicie es el factor hereditario junto con la edad. - Foto: Revista Fucsia.com

vida moderna

Los tratamientos que ayudan a solucionar la pérdida de cabello

La causa más común de la calvicie es el factor hereditario junto con la edad.

La pérdida de cabello, se conoce también como alopecia, la cual afecta directamente al cuero cabelludo y en muchos casos, distintas zonas donde hay vello. De acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, este problema puede ser temporal, pero en casos más complejos puede ser permanente.

Por lo general, la causa más común de la calvicie es el factor hereditario junto con la edad. Sin embargo, existen otros factores como los cambios hormonales, algunos medicamentos y suplementos, radioterapia en la cabeza, altos niveles de estrés y peinados agresivos en el cabello. Así mismo, hay factores de riesgo que también pueden ocasionar este problema, como la mala nutrición, enfermedades como la diabetes y el lupus, y la pérdida significativa del peso.

Para tratar la calvicie y disminuir la pérdida de cabello, existen algunas estrategias que pueden ayudar a mejorar el aspecto del cuerpo cabelludo. Por esta razón, el portal Tua Saúde, explica algunos de ellos:

Uso de medicamentos

El principal medicamento para la calvicie es el finasterida, un comprimido que se debe tomar todos los días, pero que debe estar recetado por un médico porque solamente está indicado para hombres. Como tal, este medicamento impide la formación de una hormona conocida como dihidrotestosterona que interfiere en el crecimiento del cabello.

Además de este medicamento, otro que se ha estudiado es la dutasterida que actúa impidiendo la formación del DHT, sin embargo, se cree que su efecto es más prolongado. Así mismo, muchos especialistas de la salud pueden indicar el uso de inyecciones de glucocorticoides en el lugar afectado, para disminuir el efecto del sistema inmune y permitir que el cabello crezca más fácilmente.

Uso de cremas

Por lo general, los especialistas en salud recetan cremas para la calvicie femenina y masculina. Estas tiene como objetivo principal promover el crecimiento del cabello. Entre las más recomendadas está el minoxidil, una sustancia que se puede comprar en farmacias sin receta médica y que facilita el crecimiento del cabello.

La antralina es otra crema que debe ser recetada por el dermatólogo y se debe se aplica antes de la ducha para estimular el crecimiento de cabellos nuevos. También, las pomadas con glucocorticoides, son utilizadas para tratar los problemas de calvicie, pero a su vez son recetadas para problemas del sistema inmune.

Láser y electroestimulación:

Específicamente, el láser de baja frecuencia y la electroestimulación, son tratamientos estéticos que tiene como objetivo estimular la multiplicación de las células capilares. Del mismo modo, este tipo de tratamientos promueven la dilatación de los vasos sanguíneos que transportan nutrientes y oxígeno al cabello, dejándolo más fuerte, nutrido y previniendo la caída. Los expertos remiendas que el tratamiento dure 6 meses.

Trasplante de cabello

Este es un tipo de tratamiento quirúrgico que se puede realizar para tratar la calvicie. El trasplante capilar consiste en retirar una pequeña porción de cuero cabelludo de una parte de la cabeza con muchos cabellos y después dividir la muestra hasta obtener hebras de cabello individuales. Estos cabellos serán colocados en los sitios sin cabello para promover el crecimiento de nuevos cabellos.

¿Cómo prevenir la calvicie?

Mayo Clinic, señala algunos consejos útiles para prevenir la pérdida de cabello:

  • Usar un desenredante y evita tirones al cepillar y peinar el cabello, especialmente si está mojado. Así mismo, limitar la tensión en el cabello de los estilos en los que se usan bandas elásticas, hebillas y trenzas.
  • Protege el cabello de la luz del sol y de otras fuentes de luz ultravioleta.
  • Evitar fumar, pues algunos estudios han demostrado una relación entre el tabaquismo y la calvicie en los hombres.
  • Evitar los tratamientos fuertes, como los rizadores calientes, las planchas para el cabello y los tratamientos con aceite caliente.