vida moderna

Mujeres: consejos para aumentar los niveles de energía

El género femenino, por lo general, tienen más episodios de estrés que el masculino.


Las mujeres, por lo general, se responsabilizan de más tareas que los hombres, presentándose algunas excepciones. Este grupo de personas se encarga, en su mayoría, de la crianza de los hijos, de cocinar, de mantener la casa al día y ordenada. Además, muchas de ellas deben sumarle a sus tareas, su profesión, lo que puede generar un agotamiento excesivo en algunas de ellas.

Un estudio, realizado por el Departamento de Sociología y Antropología Social de la Universidad de Valencia, reveló que las mujeres fueron quienes sufrieron más episodios de estrés durante el confinamiento que hubo ante la llegada de la covid-19 al mundo; hecho que se sigue presentando con mayor frecuencia en las personas de este género.

“Aunque en algunas parejas hay una mayor disposición por parte de los hombres a hacer tareas que no solían efectuar antes, como poner lavadoras, cocinar, ir a la compra o compartir horas de juego con los niños, la carga mental y organizativa sigue recayendo en las madres”.

“Son ellas las que hacen malabarismos para coordinar y dedicar tiempo a todas las partes de su vida, muchas veces renunciando a tiempo para ellas. Madrugando para poder sacar adelante las horas de trabajo, conectadas continuamente a sus correos profesionales, mientras educan, cuidan y gestionan las necesidades de la casa, y están agotadas. Es lo que se conoce como el síndrome de la mujer agotada. El mal del siglo XXI”, afirma Mónica García, coach de liderazgo personal y profesional y fundadora de El Factor Humano.

Al respecto, García ofrece algunos consejos para manejar las cargas y evitar los episodios de estrés crónico.

Mujer enojada
Las mujeres pueden presentar más episodios de estrés que los hombres. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Priorizar el sueño

El sueño es lo primero que se deja de lado. “Me quedo más tarde por la noche” o “me levanto antes” es lo primero que se piensa cuando no se cuenta con el tiempo suficiente para llevar a cabo todas las tareas que se tienen pendientes.

El sueño es reparador, ya que pone en regla a todos los órganos del cuerpo. Es recomendable dormir entre siete y nueve horas. Una o dos horas antes de ir a dormir, bajar el ritmo de actividad, evitar empezar conversaciones que requieren resolver o solucionar problemas o tareas que activen la mente. También se aconseja no mirar pantallas y mantener las luces con intensidad baja.

Renovar la energía durante el día

A la hora de gestionar la energía, lo peor que se puede hacer es esperar a descansar al final de día. Es muy común seguir haciendo cosas hasta no poder más, llevando al cuerpo a un límite del que es más difícil recuperarse.

Por esto, se recomienda renovar la energía durante el día y hacer descansos, que realmente permitan que el cuerpo se relaje. En este tiempo no se deben hacer tareas pendientes. Para ello, se recomienda estirar el cuerpo de forma regular, consumir la suficiente cantidad de agua durante el día y que los alimentos que se ingieran sean los adecuados para las tareas que se realizan a diario.

Atender la relación consigo misma

Los conflictos internos, bien de auto exigencia, bajo auto reconocimiento o comportamientos que pueden herir, conllevan un gran desgaste energético. En este aspecto se puede considerar el convertirse en una buena amiga o compañera. De esas que siempre tienen tiempo para escuchar, una palabra de ánimo y sobre todo, que se ven capaces de lograr lo que se proponen.

La manera en como las personas se sienten consigo mismos influye en cómo se sienten con los demás. Cómo las personas manejan las relaciones personales y profesionales tiene mucho que ver en cómo se relacionan con ellas mismas.

Con información de Europa Press.