orden del hogar

Obsesión por el orden: ¿por qué algunas personas no toleran los espacios con algo de caos?

Lo que en principio puede ser algo bueno, en el TOC por la limpieza y el orden se convierte, para quienes lo sufren, en un trastorno severo que afecta negativamente su cotidianidad.


El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) por el orden y la limpieza se enmarca en una serie de patrones inalterables que, con el paso del tiempo, se transforman en rituales dañinos para quien los padece.

Dichos patrones están relacionados con alteraciones psicológicas que se caracterizan por producir pensamientos intrusivos recurrentes y distintas compulsiones que se realizan con el fin de evitar molestias irracionales en el día a día.

Lo que en principio puede ser algo bueno, en el TOC por la limpieza y el orden se convierte, para las personas que lo sufren, en un trastorno severo que afecta negativamente su cotidianidad.

“Los pensamientos irracionales que pueden llevar al acto de la limpieza suelen ser distintos entre persona y persona, pero presentan una serie de características en común. Entre ellas está la angustia que se siente ante la idea de tener suciedad o gérmenes en las manos y partes del cuerpo muy expuestas a los ‘contaminantes’ externos”, destacó el portal Psicología y Mente.

Otro signo de este tipo de TOC aparece en la obsesión por mantener los objetos del hogar o del trabajo en absoluta simetría. Estas personas por lo general no pueden controlar sus manías repetitivas que, a su vez, se manifiestan en ansiedad si no se tiene absoluto control de los espacios que habitan.

Existen distintas variables cognitivas relacionadas con el TOC. De acuerdo con el Obsessive-Compulsive Cognitions Working Group (OCCWG), las más comunes son la intolerancia a la incertidumbre, el perfeccionismo, la responsabilidad excesiva, las creencias sobre la importancia del control de los pensamientos propios y la rigidez de ideas.

Si una persona sabe que sufre de trastorno obsesivo compulsivo por el orden puede seguir estos pasos para minimizar la ansiedad. Antes de empezar a limpiar debe ordenar los pensamientos supersticiosos y puede escuchar música de relajación o meditar.

También es recomendable romper las rutinas autoimpuestas. Aunque todos los trastornos obsesivos tienen diferentes niveles, en los casos más graves se recomienda buscar asistencia profesional.

“Aproximadamente el 50% de los pacientes mejoran y el 10% pueden recuperarse por completo. Únicamente el 10% empeora a pesar de realizar terapia”, manifestó Manuel Mas-Bagà, especialista en el tratamiento de adicciones y salud mental.

Aunque el TOC puede ocurrir desde que se es niño, por lo general hay dos rangos de edad prevalentes en los que los síntomas aparecen por primera vez. La primera etapa es entre los 10 y 12 años; la segunda es entre los últimos años de la adolescencia y los primeros años de la adultez, subrayó la International OCD Foundation.

Esta organización también concluyó que 1 de cada 100 adultos en Estados Unidos sufre de TOC y afecta por igual a hombres, mujeres y niños de todas las razas y orígenes.

De hecho, este trastorno es considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la décima causa médica más frecuente de deterioro personal. También se calcula que en el planeta hay más de 100 millones de personas que sufren de trastorno obsesivo compulsivo.