vida moderna

¿Qué enfermedades cura el consumo de tomate de árbol?

Debido a sus vitaminas y su gran aporte en fibras, este puede ser muy beneficioso para la salud del cuerpo.


El cultivo de tomate de árbol se desarrolla más eficientemente en clima frío moderado, con temperaturas que oscilan entre los 13°C a 20 °C (grados centígrados); temperaturas superiores a los 25° C, e inferiores a los 10° C durante el período de floración, generan caída de la flor y afectan el cuajado del fruto.

De igual manera, el tomate de árbol, cuyo nombre científico es solanum betaceu, es un fruto originario de América del Sur y de acuerdo con la Cámara de Comercio de Bogotá, se cree que su centro de origen está ubicado en los bosques de la reserva de Tucumano entre Bolivia y el norte de Argentina, ya que en dicha zona se ha encontrado una alta diversidad genética.

El tomate de árbol, es un fruto que ofrece un sabor exótico y algo ácido, perfecto para quienes disfrutan consumir frutas con poca azúcar. Además, el tomate de árbol cuenta con varios beneficios en la salud, como reducir el colesterol.

Esto se debe a su gran aporte de fibra saludable, la cual favorece la absorción y eliminación de grasas a través de las deposiciones, mejorando de esa forma la condición de pacientes con colesterol alto.

Para conseguir este efecto, se recomienda consumir el tomate de árbol siempre con la cáscara y preferiblemente en ayunas. Sin embargo, consumirlo en cualquier hora del día, también es beneficioso.

Asimismo, es una excelente fuente de antioxidantes naturales ya que ayudan a mantener un corazón saludable, lo que también permite reducir los niveles de tensión arterial alta y mejorar la salud cardiaca.

La razón es porque el tomate de árbol cuenta con un alto contenido de vitamina C, favoreciendo de esa forma el sistema inmunológico, combatiendo otras enfermedades.

De igual forma, este fruto contiene ácido gamma aminobutírico el cual es bueno para bajar la presión arterial, pues cuando una persona tiene hipertensión (o tensión arterial alta) se incrementa de manera significativa el riesgo de sufrir cardiopatías, encefalopatías, nefropatías y otras enfermedades.

Además, este fruto es un gran aliado para evitar la formación de radicales libres, los cuales favorecen el envejecimiento prematuro y la aparición de enfermedades como el cáncer.

Consumir el tomate de árbol de forma frecuente, ayudará a mejorar la apariencia de la piel y a lucir una dermis mucho más nutrida y saludable.

De igual manera, esta fruta aporta vitamina A, hierro, calcio y fósforo, lo cual es una opción para pacientes que padecen de anemia ferropénica, pues además de aportar hierro su contenido de vitamina C, facilita la absorción de ese mineral, mejorando así la condición de los pacientes.

El tomate de árbol también ayuda a mantener una visión saludable, favoreciendo también a la apariencia del cabello y la piel al fortalecerlos y nutrirlos por la vitamina A.

De igual forma, su contenido en fibra ayuda regular al tránsito intestinal, previniendo el estreñimiento y reduciendo la inflamación abdominal.

Pero eso no es todo, el tomate de árbol ofrece un bajo aporte de calorías y muy poco azúcar siendo una fruta ideal para personas con diabetes y también para las personas que están pensando en adelgazar, ya que ayuda a saciar y eliminar esas ansias de comer.

Composición nutricional por 100 gramos de tomate de árbol

  • Calorías: 48.
  • Proteínas: 2 gramos (g).
  • Hidratos de carbono: 10,5.
  • Fibra: 1,70 g.
  • Calcio: 9 miligramos (mg).
  • Hierro: 9 mg.
  • Fósforo: 13 mg.
  • Magnesio: 18 mg.
  • Vitamina A: 76,67 mg.
  • Vitamina C: 29 mg.

De igual manera, la pulpa también se puede utilizar para preparar jugo y mezclar con otras frutas como la fresa, naranjas o yogur. Además, sirve para hacer mermeladas, gelatinas y salsas, señala el mencionado portal.