Tendencias
En Colombia existen 827 especies de flora que se encuentran en alguna categoría de amenaza, según el Ministerio de Ambiente. Foto: archivo/Semana

medioambiente

Quedan más de 9.000 especies de árboles por descubrir: estudio

Al menos la mitad y quizá hasta dos tercios de todas las especies conocidas se encuentran en las selvas tropicales o subtropicales de los cinco continentes, estiman los investigadores.

Un equipo de investigadores estimó que quedan más de 9.000 especies de árboles por descubrir en la Tierra, según un estudio publicado este lunes.

“Estimar el número de especies de árboles es fundamental para orientar, optimizar y priorizar los esfuerzos para preservar los bosques en todo el mundo”, subraya este estudio en el que participaron decenas de científicos y que se publicó en la revista de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (Pnas).

Ya se han catalogado unas 64.000 especies de árboles. Pero según este estudio, efectuado a partir de una base de datos más completa y con un método estadístico más avanzado que los anteriores, el número total de especies rondaría las 73.300, es decir un 14 % más.

Esto significa que aún quedan por descubrir unas 9.200 especies.

En general, alrededor del 43 % de todas las especies se encuentran en Sudamérica, seguida de Eurasia (22 %), África (16 %), América del Norte (15 %) y Oceanía (11 %), según el estudio.

Al menos la mitad y quizá hasta dos tercios de todas las especies conocidas se encuentran en las selvas tropicales o subtropicales de los cinco continentes, estiman los investigadores.

Muchas de las especies aún por identificar deberían encontrarse, por lo tanto, en estas regiones, donde se realizan menos estudios.

Además, los científicos estiman que casi un tercio de las especies del mundo son raras y, por lo tanto, más vulnerables a la amenaza de extinción.

Solo el 0,1% de las especies están presentes en los cinco continentes.

Sudamérica tiene la mayor proporción (49 %) de especies endémicas, es decir, sólo presentes en este continente.

“Estos resultados resaltan la vulnerabilidad de la diversidad de especies de árboles en el mundo”, escriben los autores del estudio, en particular frente al “uso antropogénico de la tierra y el clima futuro”.

“Perder regiones de bosque con estas especies raras tendrá un impacto directo y potencialmente a largo plazo en la diversidad global de especies y su contribución a los servicios ecosistémicos”, agregaron.

Extinción de animales obstaculiza la adaptación de plantas al calentamiento global

La extinción de especies capaces de dispersar semillas es perjudicial para las plantas, pues pierden su capacidad de migrar a lugares que el cambio climático no ha vuelto inhóspitos, según un nuevo estudio publicado el jueves en la revista Science.

“Cuando perdemos aves o mamíferos, no perdemos solo estas especies. También perdemos su importante función ecológica, que es dispersar semillas”, dijo a la AFP Evan Fricke, de la Universidad Rice.

Este estudio es el primero en cuantificar el problema a nivel global, y estima que la capacidad de adaptación al cambio climático de las plantas que necesitan la colaboración de los animales ya se ha reducido en un 60%.

Las especies de árboles presentes en regiones que se han vuelto inhóspitas debido al calentamiento global pueden, por ejemplo, migrar a otras zonas donde llueva más, pero lo hacen en forma de semillas.

La mitad de las plantas depende de los animales para comer sus frutos y transportarlos más lejos, mientras que otras quedan a expensas únicamente del viento.

Los investigadores daneses utilizaron datos de miles de estudios previos de comportamiento animal para construir un mapa de su contribución a la dispersión de semillas.

Después compararon un mapa que anula el efecto de las extinciones de especies causadas por los humanos y la reducción de sus territorios.

Los resultados fueron sorprendentes. La pérdida en la dispersión de semillas fue muy pronunciada en las regiones templadas de América del Norte y del Sur, Europa y Australia, a pesar de que solo perdían un pequeño porcentaje de especies de mamíferos y aves.

Y fue menor en las regiones tropicales de Sudamérica, África o el sudeste asiático, pero podría acelerarse si se extinguen otras especies como los elefantes.

Con información de AFP