Recomendación saludable
La remolacha es un alimento con alto contenido de proteínas, fibra y folatos que ayudan a reforzar la salud del sistema circulatorio. - Foto: Getty Images

vida moderna

Remolacha, ¿cómo consumirla para ayudar a reducir la presión arterial?

Por medio de una alimentación sana y equilibrada se pueden prevenir múltiples enfermedades.

Los alimentos de origen natural se usan con frecuencia para tratar y prevenir ciertas enfermedades, y aunque deben ser consumidas solo con aprobación de un médico, estos generan un efecto de mejoría cuando se trata de manejar ciertas enfermedades. Es importante recordar que consumir un determinado alimento no reemplaza la medicación, ni las recomendaciones dadas por un profesional de la salud para manejar determinada patología.

Una de las enfermedades más diagnosticadas en la etapa del envejecimiento es la presión arterial elevada, está por lo general, no genera síntomas en los pacientes, por lo que se recomienda hacerse los chequeos médicos cada que el especialista lo indique y más en la etapa de la vejez.

El portal de salud y medicina de la biblioteca de Estados Unidos, MedlinePlus, explica que cada vez que el corazón late bombea sangre que se desplaza hacia las arterias. La presión arterial aumenta cuando este órgano transporta el líquido rojo por medio de sus latidos, en un proceso llamado presión sistólica. Cuando el corazón está en reposo, entre latidos, la presión arterial baja y se conoce como presión diastólica.

Beneficios del consumo de remolacha

El blog Molsa en su sección de salud y cuidado personal menciona las propiedades y beneficios del consumo de remolacha. La manera más frecuente de involucrar esta hortaliza en el plan de alimentación es en ensaladas; aunque hoy en día, se ha hecho puesto de moda consumirlo en hummus, que es realizar una especie de crema con determinado producto.

  • Reduce la presión arterial y cuida de la salud del corazón: la remolacha contiene unos componentes que se les conoce como nitratos y vitamina C, juntos se convierten en la fórmula perfecta para mejorar el flujo sanguíneo en el cuerpo.
  • Mejora la resistencia atlética de los deportistas: su consumo frecuente ayuda a reducir la fatiga durante la práctica deportiva y mejora la resistencia de los músculos y del cuerpo en general.
  • Reduce la inflación que se generan en algunas zonas del cuerpo: las frutas, verduras y hortalizas en general tienen compuestos, vitaminas y nutrientes que previenen la inflamación del cuerpo y la retención de líquidos, la idea es consumirlas de manera frecuente y variarlas para obtener los beneficios de la mayoría. “En el caso de las remolachas la betalaína es el compuesto que más ayuda en este ámbito. Sus efectos antiinflamatorios son realmente positivos y marcan una diferencia”.
Las tres convocatorias son una posibilidad para acceder a diversas instituciones de educación superior. ¿Cómo participar?
La remolacha previene el estreñimiento y cuida de la salud intestinal. - Foto: Guillermo Torres Reina
  • Mejoran la salud digestiva: gracias a su alto contenido de fibra, la remolacha previene y ayuda a reducir el estreñimiento cuando se consume de manera frecuente y dentro de una dieta sana y equilibrada que involucre la práctica deportiva. Además, “comer fibra ayuda a reducir los niveles de glucosa en la sangre y a disminuir el colesterol en la sangre”.
  • Estimula el desarrollo cognitivo y mejora la salud del cerebro: gracias al ácido nítrico que contiene esta hortaliza, la circulación sanguínea dentro del cuerpo mejora, beneficiando al cerebro, ya que este compuesto combate las bacterias que se quieren adherir en el cerbero y el sistema inmune.
  • Fortalece el sistema inmune: las remolachas con ricas en zinc, cobre y vitaminas A y C, todos estos nutrientes juntos, se encargan de fortalecer el sistema inmune. Por eso, es indispensable involucrar alimentos como estos en el plan de alimentación de manera diaria. Otros alimentos ricos en vitamina C son: el brócoli, la naranja, la mandarina, la papaya, la piña, el pimentón, las fresas, el tomate, el kiwi, la espinaca, entre otros.