Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 6/27/2019 12:06:00 AM

Shots de ciencia: la iniciativa de dos jóvenes que buscan poner de moda el conocimiento

Efraín Rincón y Esteban Pardo han hecho de la ciencia un cóctel. Su interés es aportar herramientas para entender este campo que muchos consideran lejano y aburrido. En conversación con María Elvira Talero cuentan el proceso.

Shots de ciencia: la iniciativa de dos jóvenes para poner de moda el conocimiento Shots de ciencia: la iniciativa de dos jóvenes que buscan poner de moda el conocimiento Foto: SEMANA

¿Quién habría imaginado que la ciencia pura y concreta sería la protagonista de historias que se escuchan como si fuera un partido de fútbol, o la artista invitada en un video o el espectáculo en una noche de viernes en un bar y hasta tendencia en las redes sociales?  Pues bien, este fenómeno que se expande hoy en el país es el resultado de la explosiva colaboracion de dos jóvenes que, desde hace un año, combinaron talento artístico y pasión por la ciencia en un original producto que ellos llaman “shot de ciencia”.

Efraín Rincón de 27 años, biólogo de formación y especializado en periodismo, y Esteban Pardo de 26 años, también biólogo y además  músico, definen sus contenidos como piezas en las que se aborda un tema científico de forma corta, precisa, inspiradora y con humor explicándolo como si se tratara de una conversación casual. En efecto, los “shots de ciencia” se encuentran en diferentes formatos digitales y presenciales y constituyen una mezcla de saberes y talentos en la que, como en un cóctel, se destilan con destreza la ciencia, el humor, los efectos sonoros y el arte.

Lea también: El mundo necesita mujeres en la ciencia 

Sus seguidores contados por miles en redes sociales como Facebook e Instagram, la mayoría entre los 20 y 35 años, retroalimentan sus publicaciones, pues sus  podcasts son descargados hasta 2.000 veces. Esto sin contar con el público de bares y universidades y las tías fanáticas, personajes mencionados con frecuencia en sus creaciones.

Y es que si en algo están comprometidos este par de quijotes es en aplicar la rigurosidad científica en los temas escogidos pero haciéndola asequible a todos. “Nos dimos cuenta que la ciencia se  alejó mucho de la gente o viceversa y queremos que esta llegue a ser parte de un tema de conversación en el comedor o como si fuera un chisme” concluye Esteban. De esta forma, buscan que la gente perciba  la ciencia como algo acogedor, cotidiano. De ahí que algunas de sus piezas se llamen:” que lloradera cortar cebolla… ¿porque?” o “¿a qué distancia cayó el rayo?”.

De cómo la ciencia salió del closet

Si bien Efraín Rincón y Esteban Pardo se conocían con anterioridad y compartían su gusto por la biología y la música, solo fue hasta que Rincón le pidió a Esteban hacer un jingle para el podcast con el que se graduaría en periodismo, que la idea creativa que los condujo a  “shots de ciencia” comenzó a bullir. Luego del jingle incursionaron en un espectáculo en vivo y desde entonces no han podido parar pues continuaron con lo audiovisual, el teatro, la música y diferentes narrativas.

En contexto: La otra cara de la ciencia 

Así, no solo sacaron del closet a la ciencia sino también muchos temas que estaban en el aire, pues su interés es el de aportar herramientas científicas no solo para entender la ciencia misma, sino para analizar incluso la coyuntura del país o asuntos locales. Según Efraín “queremos que la gente se apropie de las  herramientas que se utilizan para generar el conocimiento científico desde la pregunta, el análisis, la hipótesis y puedan analizar la coyuntura del país para tomar mejores decisiones” y Pardo agrega:” fue clave encontrar la forma de confluir y lograr que más gente se interese por la ciencia haciendo así interesante lo importante”.

El proceso creativo para Efraín y Esteban implica  definir un tema que ellos extraen del mundo que les rodea, desde Transmilenio hasta datos curiosos por internet o documento científicos. Luego hacen un trabajo periodístico y de investigación científica, ya que según Efraín “en nuestras línea editorial es prioritario que se apoyen las visiones con evidencias”. Ellos son enfáticos en distinguir la franja informativa de la de opinión pues, “lo que aprendí de la ciencia es que hay muchas estrategias para mantenerse objetivo, se hace enfocándose solo en hechos y esto se puede aplicar en cualquier tema, sea coyuntural o político” afirma Pardo. Fue así como produjeron el video sobre Hidroituango para el que investigaron durante meses.

En sus podcasts también suelen hacer entrevistas a expertos científicos, testimonios que luego desmenuzan didáctica y amenamente, cotejando siempre la información. Basta escuchar el de la enfermedad de Chagas titulado:” Silencio tropical” cuya  entretenida explicación permite entender a fondo el proceso que la genera. La reacción de los científicos hacia su producto ha sido positiva si bien al principio hubo barreras pero hoy se sabe de profesores que incluso han utilizado “shots de ciencia” para explicar temas en clases de la universidad.

Por amor a la ciencia

El tema de la financiación ha sido difícil pues, por ahora, sus creaciones son producto del puro “amor a la ciencia “y de la gratificación por la gran respuesta del público. Si bien esto indica que hay potencial económico a futuro, hasta ahora solo perciben ingresos por las presentaciones en vivo y las invitaciones de las universidades.  Otra línea de ingresos han sido las donaciones de patrocinadores a través de una plataforma de internet.

Le podría interesar: “Me dijeron que era una mala pobre por querer salir adelante”: Alexandra Olaya-Castro

Actualmente buscan otras opciones de donación más eficientes en el contexto nacional de forma que más colombianos, incluyendo a las tías de Efraín,  puedan apostarle a “shots de ciencia”. También exploran la posibilidad de aplicar a becas y desarrollar alianzas con actores estratégicos.

Recientemente hicieron una convocatoria pública invitando al público a apoyarles con trabajo de forma gratuita y la respuesta fue tan grande que tuvieron que hacer una selección. Hoy cuentan con el voluntariado de una editora, ilustrador, investigador, entre otros. Además la sede de este emprendimiento es la casa de la madre de Esteban Pardo, Martha Madrid quien los ha apoyado desde el principio: “Aquí sucede la magia” afirman ellos.

En el portal digital de “shots de ciencia”  se encuentran de forma gratuita los múltiples y variados productos desarrollados por este par de científicos y artistas. Antes de ingresar le invitan a aceptar las ‘cookies’ que esta vez ¡por fin! entenderá en qué consisten, pues ellos fieles a su estilo, se lo explican de forma amena.

Se puede decir que “shots de ciencia” es un producto de factura nacional y el resultado de explorar múltiples posibilidades. Al respecto Rincón concluye: “En esta Colombia megadiversa hay mucho potencial pero nos acostumbramos a que nos digan cómo vivir y nos alejamos de la posibilidad que tiene la gente, pero  ¿Qué tal si pensamos de manera distinta…?”

EDICIÓN 1963

PORTADA

Cementerio del horror: el lugar donde estarían ocultos los falsos positivos que el país no conoce

Acaba de aparecer la que podría ser la primera fosa común masiva con más de 50 cuerpos de falsos positivos. SEMANA estuvo ahí y revela la escabrosa historia.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1963

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.