vida moderna

Zanahoria: sus propiedades para mejorar la memoria y estimular el cerebro

Junto a otros buenos hábitos, este alimento puede contribuir a mantener la salud del órgano vital.


“¿Dónde quedaron las llaves?” “¿Qué era lo que iba a buscar?”, estos y otros olvidos repentinos son frecuentes entre las personas, pero no necesariamente indican que se esté perdiendo la memoria. No obstante, cuando el cerebro deja de funcionar correctamente o ante la presencia de enfermedades neurodegenerativas puede que el problema sea más serio.

Para prevenir el desarrollo de afecciones que perjudiquen la salud de uno de los cinco órganos vitales del cuerpo es necesario llevar buenos hábitos, tales como alimentarse sanamente, realizar actividad física regular, evitar el consumo excesivo de alcohol y limitar el tabaquismo. Pero, además, resulta esencial asistir a chequeos médicos para cerciorarse de que el organismo esté en buen estado.

Entre los ingredientes que pueden complementar una dieta balanceada figura la zanahoria, una verdura reconocida por sus propiedades nutricionales y los beneficios que tienen estos para el cuerpo humano. De acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición, se trata de un alimento fuente principal de vitamina A, llegando a cubrir hasta más del 80 por ciento de la cantidad recomendada de este nutriente esencial al día.

Jugo de zanahoria
De acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición, se trata de un alimento fuente principal de vitamina A, llegando a cubrir hasta más del 80 por ciento de la cantidad recomendada de este nutriente esencial al día. - Foto: Getty Images

También aporta cantidades menores de otros micronutrientes como la vitamina C y vitaminas del complejo B, como la B6. Con relación a los minerales, resaltan pequeñas porciones de potasio, yodo y hierro.

Según explica el portal Cocina Vital, un medio especializado en nutrición y gastronomía, la zanahoria es recomendado como un ingrediente favorecedor para estimular las funciones cerebrales, debido a su contenido en potasio y fósforo, minerales que contribuyen a revitalizar el sistema nervioso.

Por otra parte, la sección de estilo de vida de Terra señala que este vegetal también contiene nitritos, los cuales se caracterizan por favorecer la circulación de la sangre y, por tanto, propiciar el funcionamiento adecuado del cuerpo y del cerebro.

De acuerdo con el apartado de agricultura del sitio oficial del Gobierno de México, la zanahoria tiene un efecto beneficioso para regular el sistema nervioso y mantener la ansiedad y otros trastornos que puedan afectarlo al margen.

La entidad, además, recalca que se trata de un alimento al que se le atribuye otra variedad de cualidades, como su acción diurética, que combate la acumulación de líquidos en el organismo, una condición que puede generar molestias como dolor e hinchazón.

Igualmente, se considera bondadosa para la correcta digestión, evitando malestares estomacales y los cólicos. “Se ha comprobado que, al comerla, la zanahoria aumenta la producción de saliva y, también, de los jugos gástricos que intervienen en el proceso de la digestión”, explican desde el portal Mejor con Salud.

No es menor su efecto para mantener la salud de la piel, gracias a su contenido rico en micronutrientes, como la vitamina A y la vitamina B. Junto a otros ingredientes que conformen una alimentación balanceada esta verdura puede mantener la dermis lozana y fresca.

Todavía más reconocido es su potencial para conservar la salud ocular. Según explica el portal Cuerpo Mente, generalmente este alimento se aconseja para mitigar la pérdida de la agudeza visual y el desarrollo de enfermedades que alteran el buen estado de los ojos, como la conjuntivitis.

“La zanahoria previene las cataratas y la enfermedad de la retina llamada degeneración macular”, añade el portal.

También puede ser de interés...

Cabe decir que para notar los efectos de este vegetal sobre la salud no solo basta incluirlo en la dieta, sino además que su consumo esté acompañado de buenas prácticas que ayuden a mantener esta capacidad cerebral, tales como realizar ejercicios que la activen, descansar adecuadamente y llevar una rutina organizada.

Algunas tareas provechosas para el cerebro son leer, bailar, escuchar música, realizar sudokus o crucigramas, debido a que estimulan la función del sistema nervioso.