ciencia

Anuncian Nobel de Medicina para descubridores del virus de la hepatitis C

El descubrimiento del virus de la hepatitis C reveló la causa de los casos restantes de hepatitis crónica y posibilitó análisis de sangre y nuevos medicamentos que han salvado millones de vidas.


Este lunes en Estocolmo el jurado del Premio Nobel de Medicina anunció como ganadores este año a los científicos estadounidenses Harvey Alter y Charles Rice, y el británico Michael Houghton, por el descubrimiento del virus de la hepatitis C.

Los tres fueron galardonados por “su decisiva contribución a la lucha contra esta hepatitis, un importante problema de salud mundial, que causa cirrosis y cáncer de hígado”, explicaron voceros del importante galardón que entrega 10 millones de coronas suecas, aproximadamente 950.000 euros.

Los científicos han hecho una contribución decisiva a la lucha contra la hepatitis de transmisión sanguínea, un importante problema de salud mundial que causa cirrosis y cáncer de hígado en personas de todo el mundo, gracias a que lograron identificar el virus de la hepatitis C.

En concreto, los estudios metódicos de la hepatitis asociada a transfusiones realizados por Harvey J. Alter demostraron que un virus desconocido era una causa común de hepatitis crónica; mientras que Michael Houghton utilizó una estrategia no probada para aislar el genoma del nuevo virus que se denominó virus de la hepatitis C; y Charles M. Rice, proporcionó la evidencia final que muestra que el virus de la hepatitis C por sí solo podría causar hepatitis.

Harvey J. Alter nació en 1935 en Nueva York, recibió su título de médico en la Facultad de Medicina de la Universidad de Rochester y se formó en medicina interna en el Strong Memorial Hospital y en los University Hospitals of Seattle. En 1961, se unió a los Institutos Nacionales de Salud (NIH) como asociado clínico, y pasó varios años en la Universidad de Georgetown antes de regresar a los NIH en 1969 para unirse al Departamento de Medicina Transfusional del Centro Clínico como investigador principal.

Por su parte, Houghton nació en el Reino Unido. Recibió su doctorado en 1977 del King’s College London. Se unió a GD Searle & Company antes de mudarse a Chiron Corporation, Emeryville, California en 1982, y en 2010 se fue a la Universidad de Alberta. Actualmente es Cátedra de Investigación de Excelencia de Canadá en Virología y Profesor de Virología Li Ka Shing en la Universidad de Alberta, donde también es director del Instituto de Virología Aplicada Li Ka Shing.

Charles M. Rice nació en 1952 en Sacramento. Recibió su doctorado en 1981 del Instituto de Tecnología de California, donde también se formó como becario postdoctoral entre 1981-1985. Estableció su grupo de investigación en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, St Louis en 1986 y se convirtió en profesor titular en 1995. Desde 2001 ha sido profesor en la Universidad Rockefeller, Nueva York. Durante 2001-2018 fue director científico y ejecutivo del Centro para el Estudio de la Hepatitis C en la Universidad Rockefeller, donde permanece activo.

Antes del trabajo de estos tres investigadores, el descubrimiento de los virus de la hepatitis A y B fue un paso crítico hacia adelante, pero la mayoría de los casos de hepatitis transmitida por la sangre seguían sin explicación.

El descubrimiento del virus de la hepatitis C reveló la causa de los casos restantes de hepatitis crónica y posibilitó análisis de sangre y nuevos medicamentos que han salvado millones de vidas.

Inicia la semana de los Nobel

Desde 1901, 222 investigadores han sido reconocidos con el Nobel de Medicina, el 95% de ellos hombres. Como cada año, el Nobel de medicina fue el primero en conocerse y esta semana le seguirán los de física, el martes, y química, el miércoles. Luego se divulgarán los dos más esperados: el de literatura el jueves y el de la paz el viernes, en Oslo.

Los dos últimos, sin duda los dos premios más conocidos del mundo, suelen atraer toda la atención, pero este 2020 es excepcional, por ser el año de una pandemia que mantiene al mundo muy pendiente de la medicina.

De hecho, el director de la Fundación Nobel, Lars Heikensten, considera que la pandemia “es una gran crisis para la humanidad que ilustra lo importante que es la ciencia”, pero en la víspera el comité ya había anunciado que era bastante “improbable” que se premien estudios directamente relacionados con la covid-19.

Erling Norrby, exsecretario permanente de la Academia Sueca de Ciencias, que se encarga de los premios de ciencias, incluido el de economía, que se entregará el próximo lunes, había señalado que no estaban “influenciados de ninguna manera por lo que está pasando en el mundo en este momento”.

El experto sueco dijo que “se necesita tiempo para que un premio pueda madurar, a menudo diez años para que se tenga la distancia necesaria para comprender el impacto real”.

Con información de agencias Europa Press y AFP.