Tendencias
¿Qué tan seguro para la salud es el uso diario de tapabocas?
El coronavirus está evolucionando para propagarse por el aire, revelan estudios - Foto: AP

coronavirus

El coronavirus está evolucionando para propagarse por el aire, revelan estudios

Investigadores coinciden en que el virus se transmite principalmente a través de partículas que pueden flotar a distancias más largas en interiores y asentarse directamente en los pulmones, donde el virus es más dañino.

Las autoridades sanitarias del mundo han insistido en la necesidad de avanzar en la vacunación contra el coronavirus en la búsqueda de controlar la pandemia que apareció hace cerca de dos años en Wuhan, China.

A pesar de esos esfuerzos, todavía hay regiones en el orbe donde la inmunización sigue siendo baja, lo que imposibilita llegar a la denominada inmunidad de rebaño para controlar el virus que hasta este lunes ha provocado al menos 4′798.207 de muertes en el mundo.

Además, de acuerdo con cifras oficiales, 234′850.860 de personas contrajeron la enfermedad, la gran mayoría de los cuales se han recuperado, pero una parte aún mal evaluada conserva los síntomas durante semanas o, incluso, meses.

Por esa razón, se mantiene el llamado a que las personas acudan a la vacunación como único tratamiento real contra el coronavirus, además porque las variantes delta y alfa, según se ha determinado, son altamente contagiosas e infectan a muchas más personas que el virus original.

Y lo más preocupante es que, de acuerdo con dos recientes estudios, la covid-19 está evolucionando para propagarse de manera más eficiente por el aire, lo que pone en riesgo sobre la aparición de nuevos picos de contagio.

Desde el comienzo de la pandemia se logró demostrar que el virus se transmite por el aire en interiores, lo que llevó a las autoridades sanitarias mundiales a emprender una lucha para controlarla, especialmente con la inmediata imposición de medidas de bioseguridad como el uso de tapabocas, el distanciamiento social y la ventilación en los espacios públicos.

En los diferentes análisis que se han hecho, los investigadores coinciden en que el virus se transmite principalmente a través de partículas que pueden flotar a distancias más largas en interiores y asentarse directamente en los pulmones, donde el virus es más dañino.

Aunque esta conclusión ha sido bastante difundida, se ha avanzado en otros estudios que sí se ha podido demostrar que el coronavirus ha venido evolucionando de manera que se hace más eficiente y, por tanto, temible.

El virólogo del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU. y director de los nuevos estudios, Vincent Munster, señaló que “aunque este no es un escenario de Armageddon, es como una modificación del virus para una transmisión más eficiente, que es algo que creo que todos esperábamos, y ahora lo vemos sucediendo en tiempo real”.

El equipo científico demostró, en un primer análisis, que las partículas del virus más pequeños se desplazaban distancias mucho más largas que las gotas más grandes y que la variante alfa tenía muchas más probabilidades de causar nuevas infecciones por transmisión.

Entre tanto, el segundo estudio encontró que las personas infectadas con alfa exhalaban alrededor de 43 veces más virus en diminutas partículas que aquellas infectadas con variantes más antiguas.

En ese sentido, los dos nuevos análisis compararon la variante alfa con el virus original u otras variantes más antiguas, mientras que se evidenció las razones por las cuales la variante delta es tan contagiosa y por qué desplazó a todas las demás versiones del coronavirus.

Para la experta en virus transmitidos por el aire en Virginia Tech, Linsey Marr, y quien no participó en ninguno de los estudios los resultados de los mismos ponen de manifiesto que “realmente indica que el virus está evolucionando para volverse más eficiente en la transmisión a través del aire. No me sorprendería si, con delta, ese factor fuera aún mayor”.

De acuerdo con los expertos, la ultratransmisibilidad de las variantes puede deberse a una combinación de factores, como por ejemplo que se requieran dosis más bajas de las variantes para la infección, o que las variantes se repliquen más rápido, o que se exhale más del virus variante en aerosoles, o los tres.

En lo que coinciden los resultados es que la variante alfa ha resultado ser dos veces más transmisible que el virus original, y la variante delta tiene mutaciones que aceleraron aún más su contagio.

Eso ha llevado a que los especialistas envíen una advertencia frente a este variantes, ya que han señalado que a medida que el virus continúa cambiando, las variantes más nuevas pueden resultar aún más transmisibles, de acuerdo con los expertos.