Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 1/18/2020 3:00:00 AM

John Williams, o la prueba viva del poder de la música en el cine

El compositor de bandas sonoras más notable de la historia, rompió su propio récord al recibir su nominación número 52 al premio Óscar, más que ningún otro artista vivo. Solo lo supera Walt Disney, quien recibió 59. SEMANA repasa su recorrido y varias de sus piezas memorables.

John Williams, el compositor de bandas sonoras más importante de la industria cinematográfica y más nominado al Óscar John Williams, prolífico compositor y un narrador desde lo musical, lleva más de 60 años haciendo de grandes películas obras inolvidables. Foto: Afp
Escucha este artículo
ES EN

*El audio de este artículo está hecho con inteligencia artificial.

Es imposible dividir la idea de un tiburón de sus notas in crescendo, o imaginar a la Guerra de las Galaxias sin su clamorosa fanfarria. Y si no resulta tan descabellada la idea de que hay algo de Superman, Indiana Jones o Harry Potter en cada espectador, se debe a las notas grandiosas y terrenales con las que John Williams definió a estos personajes.

A Williams la palabra leyenda no le queda grande. Decenas de composiciones memorables entre las que también se cuentan Encuentros cercanos del Tercer tipo, Jurassic Park, Nacido el 4 de julio, Hook, prueban que, en sesenta años, el neoyorquino ha establecido un estándar irrepetible en su campo. Enormes compositores (vivos y muertos) como Jerry Goldsmith, Ennio Morricone, Hans Zimmer, Danny Elfman Alexandre Desplat, y talentos actuales como Hildur Guðnadóttir, prueban que la música en el cine es un vehículo de narración emocional sin par. Pero nadie cuenta en su carrera tantas melodías capaces de evocar aventura, magia, nostalgia, añoranza, tristeza y miedo como Williams, responsable de ponerle la piel de gallina, repetidas veces, a millones.

Al respecto Leonardo Niño, experto en bandas sonoras, explica que su capacidad de narrar musicalmente lo distingue. “No solo es un prolífico compositor, de los más talentosos del último medio siglo, sino un cineasta que contribuye a narrar y describir desde lo musical la trama de una película y los personajes que la integran”, dijo a SEMANA.

Cerca de cumplir 88 años, el maestro sigue su marcha. Acaban  de hacerle la nominación número 52 al Óscar por su banda sonora para Star Wars: El ascenso de Skywalker, que concluye su presencia en la saga que empezó en 1976. Ningún artista vivo ha sido nominado más veces, y solo se ubica detrás de Walt Disney, quien sumó 59. Su primera nominación llegó en 1968 por El valle de las muñecas, y recibió su primera estatuilla, a mejor orquestación, adaptación y coro original, cuatro años después por Un violinista en el tejado. Desde entonces ha ganado el Óscar cuatro veces por mejor banda sonora: Tiburón (1975), La Guerra de las Galaxias (1977), E.T. el extraterrestre (1982) y La lista de Schindler (1993). Solo Alfred Newman, representante de otra era de Hollywood, tiene más (9).

Las cuatro cintas que le valieron el premio Óscar a Mejor banda sonora.

Steven Spielberg, con quien ha colaborado en más de 40 producciones, en una de las duplas más prolíficas de la historia de Hollywood, supo rendirle homenaje en 2016 con palabras contundentes. “Sin John las bicicletas no vuelan, tampoco las escobas en partidos de Quidditch. Tampoco vuelan hombres en capas rojas, la ‘Fuerza’ no existe y los dinosaurios no caminan la tierra”, sentenció. “No nos maravillamos, no lloramos, no creemos. John, le inyectas vida a cada una de las cintas que hacemos. A través de tu genio musical tomas cintas que muchas veces se basan en nuestros sueños más imposibles y las haces reales y eternas para millones”. 

En efecto, Williams demuestra siempre su capacidad para hacer de las películas obras inolvidables. Con su aporte elevó a un estatus impensado a Star Wars (1977), una cinta que incluso los actores Harrison Ford y Alec Guinness, y su mismo creador George Lucas veían con escepticismo.

En el caso de Mi Pobre Angelito (1990), una cinta que por costos casi no se realiza, el director Chris Columbus bromeó sobre la posibilidad de conseguir a Williams, ya entonces una figura prominente en una muestra de la sencillez que exaltan quienes lo conocen, el compositor aceptó pues le gustó lo que vio del corte inicial. Luego, con su música, procedió a sumar su toque mágico y así contribuir a hacerla la película navideña más exitosa de todos los tiempos.

Nacido en 1932 en el seno de una familia musical,  intentó abrirse paso como pianista de jazz pero en los años sesenta cambió de rumbo. Comenzó a trabajar en el cine. Y qué gran fortuna para el séptimo arte y quienes lo viven.

EDICIÓN 0

PORTADA

Atrapados en Wuhan

En una dramática situación, 14 colombianos se encuentran a la deriva en el epicentro del coronavirus en China. SEMANA habló con ellos y revela el calvario que están viviendo

03

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1972

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.