Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 9/15/2018 3:47:00 PM

Yo no me llamo Rubén Blades

Este documental, planteado por el mismo cantante como parte de su testamento, ofrece un repaso poco incisivo sobre su vida y obra.

Yo no me llamo Rubén Blades reseña de Kalmanovitz El cineasta panameño Abner Benaim junto a Rubén Blades en una calle de Nueva York, durante la filmación del documental, que recorre los casi 50 años de carrera del músico.

País: Panamá, Argentina, Colombia

Año: 2018

Director: Abner Benaim

Protagonistas: Rubén Blades, Ismael Miranda, Gilberto Santa Rosa

“Soy un hombre con más pasado que futuro”, dice dos veces en este documental el cantante Rubén Blades, que, por lo menos matemáticamente, parece tener razón. Pero una cosa son las matemáticas y otra la realidad, y en este filme no queda la sensación de estar ante un hombre de 70 años despidiéndose de un mundo que está próximo a dejar.

Es más, ni siquiera da la idea de un hombre dispuesto a echarle una mirada penetrante a lo que ha sido su vida. Lo que se ve acá es un esfuerzo de un hombre exitoso y serio en su trabajo por celebrar en una película su éxito y su seriedad.

Para lograrlo, desfilan un buen número de celebridades hablando bellezas del homenajeado, aunque a menudo resultan ser bellezas de poco peso y sin gran interés. “Es un tipo musical… con un gran talento. Y tiene un gran corazón… que se nota de verdad”, dice el cantante Paul Simon, quien, junto a Sting, es uno de los pocos famosos angloparlantes entrevistados.

Le sugerimos: 30 años del concierto de conciertos: la noche que todos maduramos

No está claro qué sentido tiene semejante testimonio, que dice tan poco, aparte de demostrar que Blades tiene conocidos importantes dispuestos a donarle cinco minutos de su tiempo a un filme.

El resto de los cumplidos corren por parte de figuras de la salsa como Gilberto Santa Rosa, Francisco ‘Bush’ Buckley, Ismael Miranda y Andy Montañez, que no dicen generalidades tan anodinas como las de Simon, pero que tampoco resultan especialmente iluminadores ni sobre la personalidad de Blades ni sobre el mundo de la salsa en la que surgió ni sobre la naturaleza del estrellato anglolatino que encarna.

Su historia en la Fania, ese conglomerado legendario al que entró trabajando en el cuarto de correo, es contada por el mismo Blades y, en un momento, por Larry Harlow. De resto no aparece ninguno de sus compañeros: ni Tito Allen, el cantante al que reemplazó en la orquesta de Ray Barretto cuando tuvo su primera oportunidad; ni Willie Colón, su socio de tantos discos; ni los directivos que impulsaron a (y se aprovecharon de) esta camada de latinos ansiosos de reconocimiento, rumba y poder.

Blades mismo menciona el litigio con el que recuperó el copyright de sus canciones, pero sin profundizar ni contrastar lo que dice con otras voces. En cambio, hay varias escenas de Blades caminando por las calles, siendo reconocido, con gente pidiéndole que se tome fotos con ellos, que escriba sobre Venezuela, que les dé la mano, cosas que el cantante concede rápidamente y sin dudarlo.

“Esto es parte de mi testamento”, contesta Blades a una pregunta sobre por qué está haciendo el documental. En ese sentido, cumple su función. Es un recuento sin contrastes ni críticas sobre lo que ha logrado un tipo talentoso y decidido, una especie de curaduría propia sobre lo que considera importante en su vida.

Para sus seguidores incondicionales, el documental ofrece el raro privilegio de acceder a su intimidad –repasando su colección de cómics, sacando la basura–, pero para los demás es una muestra de que darles el control de sus retratos a los retratados no siempre produce efectos interesantes. 

Somos calentura *½

Una serie de duelos de baile urbano sirven de columna vertebral en esta película llena de giros inverosímiles y situada en Buenaventura.

Detrás de las colinas ***

Película israelí que sigue a una familia cuyos miembros, cada uno y por separado, se enfrentan a distintas versiones del absurdo.

Locamente millonarios **½

Comedia romántica sobre una mujer asiática-estadounidense ennoviada con un multimillonario.

Un sueño entre sombras **

Un muchacho casi ciego sueña con trabajar en un hotel de lujo en este drama de superación alemán.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1950

PORTADA

María Paula Correa, el poder en la sombra

Su nombramiento como jefe de gabinete convierte a esta joven abogada en la segunda persona más importante del Gobierno después del presidente Duque. ¿Quién es ella?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1950

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.