Tejido social, empleo y bienestar, las otras grandes víctimas del Covid-19

Esfuerzos público-privados le apuestan a tejer nuevamente las relaciones que ha roto la coyuntura actual.


Uno de los grandes retos que enfrenta el mundo en este momento es la reconstrucción del tejido social y empresarial afectado severamente por la pandemia, pues esta coyuntura ha cambiado la forma como nos comunicamos, trabajamos, estudiamos y compartimos, por mencionar solo algunos aspectos, y además ha generado grandes abismos de pobreza y desempleo.

Según la Encuesta Pulso Social realizada por el DANE con el apoyo técnico del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia Unicef, sobre el impacto de la covid-19 en Colombia, el 53,4 por ciento de las personas jefes de hogar y sus cónyuges en 23 ciudades y áreas metropolitanas afirmó, en junio de 2021, que la situación económica de su hogar era peor en comparación con la vivida 12 meses atrás, y para el 33,9 por ciento era igual.

Por otra parte, de acuerdo con Hábitat para la Humanidad, de México, organización de la sociedad civil sin ánimo de lucro, “el tejido social lo conforma un grupo de personas que se unen para satisfacer necesidades humanas elementales o superiores, como: alimento, salud, educación seguridad social, cultura, deporte, servicios públicos, transporte y todo lo que represente una mejor calidad de vida. En este sentido, se refiere a las relaciones significativas que determinan formas particulares de ser, producir, interactuar y proyectarse en los ámbitos familiares, comunitarios y laborales”.

Recuperación de la calidad de vida tras la pandemia

Con el fin de contribuir a reconstruir estas “relaciones”, diferentes organizaciones públicas y privadas en el país han puesto en marcha diversos programas en línea con las nuevas realidades suscitadas por la coyuntura, y Compensar es un ejemplo de ello.

Según Margarita Áñez Sampedro, directora de la Unidad de Bienestar y Desarrollo Social de la entidad, para el caso del sector empresarial, uno de los más afectados en esta crisis, y como una más de las acciones desarrolladas desde el inicio de la pandemia “nuestro Consejo Directivo aprobó una redistribución de recursos para nuevos programas alineados con las actuales realidades, dirigidos a las empresas afiliadas mayormente afectadas por la situación, con foco en sus trabajadores de menores ingresos, con lo que hemos impactado a más de 3.500 empresas y alrededor de 600.000 trabajadores y familias”.

Así mismo, Compensar reconocido operador de programas sociales de alto impacto como el de alimentación escolar en colegios del distrito o en jardines sociales, debió transformar su modelo de operación para dar respuesta a este desafío y garantizar la nutrición de la población infantil a la que impacta, apalancada en la amplia red de comercios aliados con los que cuenta, incorporando 8 cadenas de supermercados para facilitar la dispersión y canje de un promedio mensual de 700.000 bonos alimentarios.

Acciones como estas tienen un gran impacto en el país, pues de acuerdo con los resultados de la encuesta Pulso Social, en julio del año pasado el 25 por ciento de los hogares en Colombia solo hizo dos comidas al día y el uno por ciento apenas una.

El desempleo: la otra pandemia

La difícil situación de los hogares colombianos se debe en parte al aumento del desempleo en el país, problemática en la que se han centrado grandes esfuerzos público-privados.

En el caso de Compensar, por ejemplo, mantuvo la estabilidad laboral de todos sus colaboradores directos, además desarrolló diversas estrategias de reconversión laboral con quienes vieron disminuida su carga debido a los cierres y, en los últimos meses, ha creado más de 700 puestos en respuesta a las necesidades que han surgido en el área de la salud.

Adicionalmente, por medio de su Agencia de Empleo y Emprendimiento, la entidad desarrolló programas específicos para jóvenes y mujeres que, según el gobierno nacional, son las poblaciones más afectadas por el desempleo. Como resultado de estos esfuerzos, en lo corrido del año ha logrado cerca de 25.000 colaciones de empleo, el 57 por ciento, para mujeres. Asimismo, ha ayudado a ubicar laboralmente a más de 10.498 jóvenes, capacitado a 24.524. en competencias como razonamiento abstracto, matemática, redacción de textos, marketing digital, SAP, normas NIIf y NIC, Excel, manipulación de alimentos, PMI, entre otros.

Sumado a ello, la Agencia participa de manera permanente en mesas de trabajo con la Alcaldía Distrital y con otros actores para apoyar con su experiencia las iniciativas de fortalecimiento y generación de empleo.

Envejecimiento activo

De igual manera, una de las poblaciones más afectadas con la pandemia ha sido la del adulto mayor y no solo por su riesgo frente al contagio sino por el aislamiento social y sus consecuencias. Y consciente de ello, desde que inició la emergencia sanitaria Compensar se dio a la tarea de rediseñar algunos de sus programas, trasladándolos a la modalidad virtual. De igual forma, en materia de salud, promueve el mejoramiento de la calidad de vida de las personas mayores a través de programas de atención integral en los que interviene una red interdisciplinaria de profesionales.

“Esta siempre ha sido una de las poblaciones con mayor foco en nuestra gestión y por ello hemos creado un plan estratégico llamado Persona Mayor, precisamente para proteger y velar por su calidad de vida, por medio de un modelo donde se equilibra la salud y el bienestar. Además, nos encontramos construyendo tres grandes centros para dicha población en Fusagasugá, en Bogotá y en el Centro Comercial Centro Mayor, que se suman a las sedes que ya tenemos en donde les ofrecemos actividades diversas para que permanezcan activos y felices”, aseguró Áñez Sampedro.

Nuevas alternativas de bienestar

La contingencia generada por la covid-19 afectó también sin discriminación las dinámicas de esparcimiento y aprovechamiento del tiempo libre de todas las personas, sin importar su edad, suscitando, entre otras cosas, un acelerado crecimiento de problemas asociados a la salud mental. Precisamente, de acuerdo con Pulso Social, en junio de 2021, y durante los siete días previos a la encuesta, el 39,1 por ciento de las personas sostuvo que sintió preocupación, el 16,5 por ciento, cansancio, y el 16,4 por ciento tristezas.

Con este reto a cuesta, que debieron enfrentar organizaciones de todos los tamaños y sectores, con el fin de seguir desarrollando su objeto social, Compensar avanzó rápidamente en la migración a medios no presenciales de muchos de los servicios, dinámica que se le facilitó gracias a que de tiempo atrás venía adelantando un proceso de maduración digital, trasladando de esta manera al ecosistema on line servicios que en otros tiempos hubieran sido impensables, como por ejemplo: recreación, educación, deportes y eventos, lo que le ha permitido ampliar la cobertura y llegar cada vez a más personas.

“Seguimos comprometidos recorriendo el camino hacia el bienestar integral, con el fin de acompañar a la gente en todos sus momentos de vida y sus necesidades, para dotarlos de capacidades que les permitan afrontar de una mejor manera los desafíos a los que se enfrentan diariamente”, concluyó la directiva de Compensar.