opinión

GUILLERMO VALENCIA
Guillermo Valencia, columnista de Dinero - Foto: Dinero

Taiwán, la clave en la guerra fría del siglo XXI

El 60 % de la fundición mundial de semiconductores proviene de la isla. Ahí radica su importancia estratégica para EE. UU y China.


Por: Guillermo Valencia

En 1904, el geógrafo, John Mackinder creó la teoría geopolítica que definió las guerras del siglo XX. Según esta teoría: “Quien gobierne en Europa del Este dominará el Heartland; quien gobierne el Heartland dominará la Rimland; quien gobierne Rimland controlará el mundo”.

Los Estados del siglo XX aplicaron este pensamiento con miras a concentrar mayor poder y asegurar su existencia. Los imperios británico, ruso, alemán y Francia libraron sangrientas batallas durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de controlar Europa del Este.

Sin embargo, esta teoría subestimó las islas del exterior. Estas serían clave en el siglo XXI porque es allí donde se encuentra Estados Unidos. El cual, tras la Segunda Guerra Mundial, emergió como un nuevo superpoder.

A su vez, la Unión Soviética dominó todo el Heartland y parte del Rimland, a través de su alianza con la China comunista de Mao Zedong. A pesar de ello, Moscú no controló el mundo.

La importancia de Taiwán

En la nueva guerra fría que está comenzando, China es el gran rival de Occidente y tiene en Rusia a su aliado menor. Ambos ya controlan parte del Heartland y del Rimland. Sin embargo, además de la geografía, existen dos campos de batalla nuevos: el espacio exterior y el ciberespacio (Internet).

En este sentido, tanto China como Estados Unidos necesitan dominar la exploración espacial. Este campo tendrá mayor relevancia al ser el equivalente en el futuro a lo que hoy es superioridad aérea en las guerras.

A su vez, el ciberespacio tiene dos caras: internet y la inteligencia artificial. Taiwán juega un rol clave en estas dimensiones: fábrica los semiconductores más avanzados y domina el 66 % del mercado mundial de su fundición, proceso obligatorio para su manufactura.

Su importancia en el mercado es tal que supera a Corea del Sur, China y Estados Unidos. De hecho, es muy probable que el computador o smartphone desde el cual esté leyendo esta columna tenga chips que pasaron por instalaciones taiwanesas.

Taiwán es la intersección entre el mundo de los átomos, representado por la geografía y los recursos naturales; y el de los bits e Internet. El mundo digital de hoy no puede entenderse sin los semiconductores que la isla fabrica.

¿Cómo se comportarán los mercados en una guerra fría?

Teniendo en cuenta la información de la anterior guerra fría, los grandes ganadores son las acciones de tecnología, los conglomerados industriales y las materias primas. Los grandes perdedores son los tesoros y la renta fija en general.